Marisqueo

La demanda de licencias para mariscar coquina multiplica por seis la oferta de la Junta

  • Hasta 180 solicitudes se han presentado, mientras que el cupo es tan solo de 30 carnés

Un mariscador selecciona las coquinas recién capturadas en la playa. Un mariscador selecciona las coquinas recién capturadas en la playa.

Un mariscador selecciona las coquinas recién capturadas en la playa. / H. Información (Huelva)

El pasado miércoles finalizó el plazo de presentación de solicitudes correspondientes a la convocatoria para la concesión de nuevas licencias profesionales de marisqueo de la coquina a pie en el litoral de la provincia de Huelva. La demanda ha desbordado con crece la oferta de 30 carnés propuesta por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía.

Hasta 180 solicitudes para obtener el permiso han presentado los interesados, según han informado desde la Consejería, por lo que gran parte de ellos no podrán obtener el carné de mariscador. La Junta deberá ahora otorgar las licencias en función de los requisitos establecidos.

Los coquineros habían anunciado que la oferta de permiso era escasa. Y es que la concesión de nuevos carnés es una petición que una parte del sector viene realizando desde hace tiempo con la idea de regularizar la actividad y de combatir el furtivismo que ha proliferado por la pérdida de jornales y la imposibilidad de hacer frente a los costes que conlleva salir a diario a faenar la coquina. La falta de rentabilidad ha venido motivada no solo por la parada obligatoria de dos meses sin subvencionar sino también por el cierre intermitente de las distintas áreas del caladero debido a la presencia de la toxina DSP.

Los coquineros cifraron en 130 los permisos que se han perdido por abandono de la actividad

Según los mariscadores, por este motivo en los últimos años se han perdido alrededor de 134 licencias que “es necesario reponer” para reglar la actividad. La Asociación de Mariscadores Nueva Umbría es partidaria de que se concedas todas las licencias solicitadas y al mismo tiempo reducir la tara (en la actualidad 25 kilos al día por persona) para que “todo el mundo pueda faenar”. También subir la talla de la coquina hasta los 30 milímetros para que la coquina adquiera más valor en el mercado.

La concesión de licencias se produce después de que la Administración pesquera constatara que existen carnés de marisqueo a pie vacantes en las provincias de Huelva debido a la falta de renovación de los mismos por parte de sus titulares.

El marisqueo a pie es una actividad profesional sometida a regulación y cuyo ejercicio requiere la obtención de un carné. El número de licencias se encuentra limitado con carácter reglamentario atendiendo a la disponibilidad de los recursos marisqueros, si bien la normativa prevé que se pueda establecer nuevos plazos para la concesión de carnés profesionales que hayan resultado vacantes tras los procesos de renovación, basándose en los informes científicos disponibles que reflejen el estado y evolución de los recursos marisqueros objeto de explotación.

Los coquineros de la zona occidental continúan aún a la espera de conocer con exactitud cuándo podrá acceder a las zonas restringidas de Doñana en las que solo pueden faenar los de Almonte, Hinojos, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Villamanrique, Pilas y Carrión (Sevilla).

Algunas asociaciones proponen conceder todas las licencias y rebajar la tara de captura por día y persona

La Asociación de Mariscadores Nueva Umbría reitera los agravios comparativos que sufren, ya que no se les permita mariscar en la reserva natural, donde se concentra gran parte de la cría y engorde y, sin embargo, los coquineros del Espacio Protegido sí pueden mariscar en toda la costa onubense.

Según la asociación, la Junta se había “comprometido” a que medio centenar de mariscadores con licencia pudieran entrar “en el coto”, para diciembre pero se aproxima la fecha y no han recibido ninguna comunicación al respecto.

Los mariscadores pueden faenar la coquina desde el pasado 24 de septiembre cuando terminó la veda de un mes. Inicialmente, la parada biológica estaba establecida para un período de dos meses seguidos, en concreto en mayo y junio, pero fue modificada y se fijó para este año entre el 1 y el 31 de mayo y entre el 24 de agosto y el 23 de septiembre. En este tiempo numerosos mariscadores han desafiado a la Junta de Andalucía y salido a diario a faenar a pesar de la prohibición por una “cuestión supervivencia”.

Ayer se encontraban cerradas al marisqueo las zonas de Isla Canela, Barra del Terrón, Desembocadura del Piedras y Matalascañas por toxina DSP, y abiertas Punta Umbría, Mazagón y las áreas de Doñana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios