Provincia

La instalación de una cámara para multar en un semáforo de Beas desata la polémica

  • El alcalde defiende la medida del cruce, que sancionará a quienes se lo salten en rojo

  • Los vecinos ven afán recaudatorio en la iniciativa municipal

El semáforo de la travesía de Beas donde está instalada la cámara de vigilancia. El semáforo de la travesía de Beas donde está instalada la cámara de vigilancia.

El semáforo de la travesía de Beas donde está instalada la cámara de vigilancia. / J. Monterroso (Beas)

El Ayuntamiento de Beas ha instalado una cámara de vigilancia para controlar el paso seguro por uno de los semáforos de entrada a la localidad, una medida que rápidamente ha originado un revuelo en las redes sociales entre aquellos que la consideran una iniciativa recaudatoria.

Tanta ha sido la polémica que el alcalde del municipio, el socialista Diego Becerril, ha tenido que salir al paso de las críticas con una publicación en Facebook en la que defiende el carácter de seguridad de este dispositivo, que sancionará a los conductores que se salten la señal roja del semáforo.

"Era una decisión que había que tomar por seguridad. Sabíamos que iba a generar opinión pública, pero es cierto que quien más ruido hace en las redes sociales es quien está en contra de la medida, aunque pienso que está respaldada por la mayoría de beasinos y beasinas", indicó el regidor.

La nueva cámara de vigilancia está colocada en la intersección entre la carretera nacional 435 y la avenida de Andalucía, frente al Mesón El Olivo, aunque Becerril anuncia que ocupará el sentido de entrada al municipio de manera provisional, ya que la idea del Consistorio es colocarla también de forma temporal en la dirección contraria.

El motivo es la proliferación de accidentes en este espacio: "Es un cruce donde se producen muchos alcances entre vehículos porque los conductores no respetan las normas de circulación", matizó el alcalde, quien explicó que el aparato "procederá a comprobar que los vehículos no se saltan la luz roja del semáforo, una señal de obligado cumplimiento, en la que hay que detenerse para ceder el paso a los otros sentidos u otras direcciones de circulación".

Becerril señala que la medida no se ha tomado antes porque el Ayuntamiento no tenía competencias en la materia. "Al ponerse en marcha la nueva variante, ahora tenemos capacidad para sancionar en esta vía". El regidor beasino no ve la decisión como "negativa" y asegura que "la inmensa mayoría de conductores que respetan las normas de circulación, pueden seguir transitando con absoluta tranquilidad, como venían haciéndolo hasta ahora".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios