Provincia

El incendio de “sexta generación” de Almonaster ya abarca más de 10.000 hectáreas

  • Crespo asegura que “se asemeja mucho” a los fuegos más devastadores del planeta

  • Moreno destaca la “audacia” de los técnicos para minimizar daños materiales y humanos

Los bomberos intentan contener el incendio producido en el cementerio de Valverde del Camino.

Los bomberos intentan contener el incendio producido en el cementerio de Valverde del Camino. / Rafa del Barrio (Valverde del Camino)

Un incendio de sexta generación, el más devastador de todos los conocidos, es implacable. Atestado de focos con largas lenguas de fuego que avanzan a toda velocidad y frentes muy difíciles de controlar para los efectivos que les plantan cara por tierra o por aire, se alimenta de la biomasa y encuentra refugio en las sequías y las olas de calor propiciadas por el –cada vez más– evidente cambio climático. Es el caso del de Portugal en 2017, o de los de California en 2018. En España no se había detectado ninguno de estos megaincendios. Hasta ahora.

Porque ayer fue la propia consejera de Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, la que dijo del siniestro forestal de Almonaster la Real que "se asemeja mucho a un incendio de sexta generación, donde la orografía, el tiempo, la zona y las condiciones de las personas indican esto".

En la jornada de ayer, la cuarta desde que se declaró el siniestro en la localidad serrana el pasado jueves, el viento que había soplado con fuerza en los días precedentes dio una tregua a los medios de extinción.

El director del COR estima que todavía es "muy difícil" evaluar cuándo se estabilizará el siniestro forestal

Para hacerle frente, el Plan Infoca desplegó toda su artillería, poniendo especial énfasis en el frente de La Zarza, el más activo y el más peligroso del perímetro del fuego, que perfilaba sus irregulares bordes infernales a lo largo de 10.000 hectáreas.

Se realizaron desde primera hora de la mañana labores de refresco en los focos calientes, desde el aire y también desde tierra. El Infoca desplegó a 280 bomberos (que a las 16:30 ya eran 330), la Unidad Militar de Emergencias (UME) a 157 militares, el Consorcio Provincial a 20 efectivos y el cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Huelva, a otros ocho profesionales.

En total, por la tarde se empleaban a fondo para cercar el fuego 515 efectivos, a los que se sumaban 25 medios aéreos, 12 autobombas, nueve máquinas pesadas, nueve vehículos pesados y 10 coches del Consistorio capitalino. Todo para tratar de controlar los frentes más graves antes de que empezara a soplar de nuevo el viento, con rachas de 26 kilómetros por hora a partir de las 18:00.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, siguió de cerca la evolución de la jornada desde el puesto de mando avanzado del Infoca, trasladado ayer al Centro de Defensa Forestal (Cedefo) de Valverde del Camino, "fundamentalmente por operatividad".

Moreno destacó la labor de los que pelean duro contra este destructor incendio con origen en el paraje de Olivargas y agradeció de manera "muy especial a los alcaldes de la zona, que han estado trabajando codo a codo y han dado lo mejor de sí mismos para prevenir y evitar daños mayores". La colaboración entre todas las administraciones ha hecho que "todos rememos en la misma dirección".

A su juicio, estamos ante un incendio "terriblemente complejo", con un terreno plagado de barrancos y una masa forestal conformada en esencia por "eucalipto, que prende de manera rápida". Las pavesas, que recorren decenas de metros todavía incandescentes, hacen que "vayas apagando por detrás pero te salga un incendio nuevo por delante", como precisaron a Huelva Información desde el Infoca.

Despegue de un helicóptero del Servicio de Emergencias 112. / Rafa del Barrio (Valverde del Camino)

El presidente de la Junta subrayó "la audacia y la experiencia del equipo técnico del puesto de mando avanzado, que ha conseguido probablemente evitar más daños materiales y, posiblemente, incluso daños humanos. Se han tenido que tomar decisiones cada 15 minutos porque el viento cambiaba y había que adaptarse". Ayer Juanma Moreno se mostraba ante la prensa "moderadamente optimista" tras la mejora de las condiciones climatológicas.

El máximo representante de la Administración andaluza lamentó este fin de agosto catastrófico para Andalucía, donde "desgraciadamente estamos acostumbrados en verano a estos incendios que nos generan ansiedad, miedo y sufrimiento por ver parajes bellos que desaparecen, por ver peligrar el patrimonio personal y de familiares y, por supuesto, por el riesgo de perder vidas humanas".

No obstante, consideró que se ha puesto toda la carne en el asador por parte de las instituciones implicadas: "No hay medios humanos y materiales que no estén aquí, no hay más talento y más experiencia en la gestión de este tipo de incendios que la que está en ese puesto de mando".

En la misma línea, Carmen Crespo evidenció que "se ha trabajado con mucha inteligencia. Hemos visto a lo largo de los días que se han tomado decisiones rapidísimas por parte de la dirección del Centro Operativo Regional (COR) del Plan Infoca, que han sido muy acertadas en todo momento; si no, las circunstancias hubieran sido más complejas".

Precisamente el director del COR, Juan Sánchez,confesó ayer a los medios de comunicación que por el momento es "muy difícil" evaluar cuándo se estabilizará el siniestro. "Dependerá de las condiciones meteorológicas".

Si estas son óptimas, "podríamos hablar de, a lo largo de esta noche o mañana (por hoy), avanzar en una estabilización", pero si las condiciones siguen como en los últimos días, "con vientos con rachas por encima de 50 kilómetros por hora, rolando además en distintas direcciones, pues desde luego esa estabilización durará más".

Efectivos del Infoca en el incendio en La Zarza. Efectivos del Infoca en el incendio en La Zarza.

Efectivos del Infoca en el incendio en La Zarza. / Rafa del Barrio (La Zarza)

El dispositivo coordinador del Infoca trabaja continuamente de una forma táctica, "punto a punto para mitigar los daños que puedan hacer los posibles cambios de viento". Como explicó Sánchez, se siguen atacando "puntos concretos" para reducir al máximo el impacto de las llamas.

En lo que concierne al perímetro del incendio de Almonaster, el director del COR resaltó que puede superar la 10.000 hectáreas, pero la realidad es que es "irregular", por lo que estimó que hablar de una medición es "muy difícil". Como detalle, explicó que lo relevante es saber "que la zona activa del incendio generalmente está al lado contrario de donde sopla el viento". Esto motivó, por ejemplo, que en la madrugada del domingo el viento del norte provocara estragos en el flanco sur del incendio, mientras que el domingo roló hacia el este y provocó un foco más activo en el área oeste.

La noche de ayer fue dura. Lo escarpado del terreno de las tres comarcas por las que discurre a estas alturas el fuego (Sierra, Cuenca Minera y Andévalo) volvió a dificultar las labores de extinción, ya por tierra desde que se retiraron los medios aéreos con la caída del sol. El nuevo amanecer de este último día de agosto dará inicio a otra batalla de esta guerra sin cuartel contra el fuego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios