Golfo de Cádiz

El cerco demanda al Ministerio que garantice la continuidad del sector

  • Los pescadores de Isla Cristina piden un aumento de la cuota de captura de la sardina y que se establezca en una tonelada diaria por barco, para que sea rentable y “poder vivir”

Representantes de sector pesquero de Isla Cristina en el Ministerio de Pesca. Representantes de sector pesquero de Isla Cristina en el Ministerio de Pesca.

Representantes de sector pesquero de Isla Cristina en el Ministerio de Pesca. / H. Información (Madrid)

Las asociaciones representantes de la pesca de cerco del Golfo de Cádiz en Isla Cristina, la de Armadores de Cerco (Asurabucer), Asociación de Pescadores La Higuerita, Asociación Isleña de Armadores Pesqueros (Asoisamar) y la Cofradía de Pescadores entregaron ayer un escrito en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en el que dejan constancia de la situación actual del sector del cerco, así como sus reivindicaciones.

El cerco del Golfo de Cádiz lleva tiempo reclamando el aumento de las cuotas de pesca para poder garantizar la viabilidad de la actividad y aunque desde las administraciones competentes se ha aumentado en algunas toneladas la tara de captura, los pescadores aseguran que sigue sin ser suficiente. En concreto, el sector del cerco de Isla Cristina solicita poder pescar 1.000 kilos de sardina a diario y por barco, durante seis meses, para que la pesca de cerco rentable, según el presidente de la Asociación de Armadores de Isla Cristina, Francisco Faneca.

Representantes del sector pesquero isleño, que mantuvieron una concertración a las puertas del Ministerio, apuntan la necesidad de poder contar con un nuevo plan de gestión para esta pesquería de la sardina, junto con el boquerón.

El plan de gestión apuesta por el reparto de la cuota que establezca la Unión Europea en función de barco y día, como se hacía hasta 2016, que era al mismo tiempo beneficioso tanto para la actividad como para la regeneración del propio caladero.

Los pescadores solicitan volver a faenar sardina a partir del próximo 1 de mayo

Para garantizar la viabilidad del sector deberían dejarnos pescar al menos 1.000 kilos por día durante seis meses, “una cuota digna para poder vivir”, indica Faneca.

También consideran necesario que se haga un reparto más equitativo entre España y Portugal, ya que el mismo se realiza aún en base a criterios históricos, cuando en la actualidad la flota española es mayor que la lusa.

Los pescadores continúa a la espera de saber cuándo podrán volver a faenar, si bien en principio está previsto que lo hagan a partir del 1 de junio, aunque habían propuesto adelantar la fecha al 1 de mayo.La flota de cerco debería haber salido a pescar el 31 de enero tras la parada biológica, si bien, la mayoría de la misma permanece amarrada a la espera de conocer la cuota definitiva de sardina, ya que “salir para capturar sólo boquerón no es rentable”.

Las asociaciones de pescadores de sardina de España y Portugal han exigido una cuota mínima conjunta de 15.425 toneladas para 2019, frente a la 10.300 propuestas por la Unión Europea.

Las organizaciones ibéricas de la industria de la pesca de la sardina entienden que ninguno de los dos gobiernos debe validar ninguna cantidad de captura de sardina para 2019 que sea inferior a 15.425 toneladas, “teniendo en cuenta la excelencia de los resultados científico de 2018 y la abundancia de la especie que se está observando este año”, si no quieren contribuir al fin de la pesca de la sardina en las aguas de la Península Ibérica.

Pescadores en las puertas del Ministerio Pescadores en las puertas del Ministerio

Pescadores en las puertas del Ministerio / H. Información (Madrid)

Los representantes de las asociaciones pesqueras de ambos países insisten en que las 10.300 toneladas para ambos países no es viable social y económicamente, y además no garantizan la sostenibilidad pesquera.

El año pasado, la cuota conjunta alcanzó las 9.000 toneladas y las asociaciones esperan que, al menos, lleguen a las 15.425 toneladas para 2019, ya que la biomasa actual de la sardina es superior a las 154.000 toneladas, según cálculos del Consejo Internacional de Exploración del Mar (ICES), lo que supone un incremento de un 70% de la biomasa con respecto a 2017.

El sector del cerco del Golfo de Cádiz concentra la mayor parte del consumo de la cuota disponible en el periodo comprendido entre el 1 de junio y el 31 de agosto, periodo estival en el que la demanda de la sardina es mayor. De partida, al Golfo de Cádiz le corresponderían 1.340 toneladas de sardina, 940 a capturar en el primer periodo y el resto en el segundo.

En la actualidad apenas si están saliendo a la mar el 20% de los cerca de 84 barcos que componen la flota de cerco del Golfo de Cádiz, ya que la captura solo de boquerón “no es rentable”, de ahí la necesidad de que las cuotas y la gestión de ambas especies vayan en paralelo al objeto de poder hacer una pesca efectiva, eficiente y equilibrada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios