Valverde del Camino

La declaración de testigos aviva la esperanza de la familia de encontrar a Jorge

  • La investigación se centra ahora en los municipios del Condado y de la Costa de Huelva donde los testimonios sitúan al valverdeño desaparecido desde hace ya diez días

Coordinación de las labores de búsqueda del valverdeño desaparecido. Coordinación de las labores de búsqueda del valverdeño desaparecido.

Coordinación de las labores de búsqueda del valverdeño desaparecido. / J. Monterroso (Valverde del Camino)

La investigación sobre la desaparición de Jorge Alamillo Malavé, el valverdeño de 41 años desaparecido hace diez días en la aldea beasina de Candón, se ha centrado en varios municipios del Condado y de la Costa onubense tras las declaraciones de algunos testigos que aseguran haberle visto deambulando por estas comarcas.

Los avisos sobre la presencia de Jorge han partido concretamente desde las localidades de Lucena del Puerto, Bonares, Moguer, Palos de la Frontera y Mazagón. Revelaciones que desde la Guardia Civil y la familia consideran más que creíbles por los detalles aportados y que coinciden generalmente con la fisonomía del desaparecido.

De hecho, algunos testigos aseguran haber visto a un hombre con las características de Jorge, pero con el pelo más corto. Una circunstancia que la familia ha confirmado, ya que el valverdeño se peló días antes de su ausencia, por lo que su imagen sería ahora diferente a la de las fotos que circulan de su búsqueda. Asimismo, por condiciones lógicas del paso del tiempo, su barba ha crecido, otra prueba que añaden estos testigos.

En cualquier caso, hablan de una persona algo desorientada. Es la confesión que, por ejemplo, revela Manuela, uno de los pocos testimonios que ha trascendido más allá del operativo. Mientras esta voluntaria repartía productos frescos en un asentamiento chabolista de Lucena, asegura que vio acercarse a un hombre desconocido, aturdido y muy parecido a Jorge, quien luego se esfumó.

Como ella, temporeros y vecinos de estas localidades también han puesto en conocimiento del Instituto Armado haber visto a Jorge, lo que ha avivado la esperanza de sus familiares y amigos, después de que las batidas a pie por las casi 15.000 hectáreas del entorno de Candón no dieran sus frutos durante la semana pasada.

Imágenes de Jorge Alamillo. Imágenes de Jorge Alamillo.

Imágenes de Jorge Alamillo. / J. M. (Huelva)

Tras peinar toda esta zona, el domingo se desinstaló el puesto de mando avanzado de la aldea beasina, aunque la búsqueda no ha cesado. Al margen del trabajo de la Guardia Civil, sus allegados siguen organizando salidas diarias para encontrarlo. Desde el pasado fin de semana, el cartel con la cara de Jorge recorre chabolas, calles y redes sociales de los municipios donde posiblemente se encuentra el valverdeño.

Los Alamillo Malavé tienen su propia hipótesis sobre la desaparición: “Estamos bastante extrañados. Pensamos que Jorge se perdió y que ahora está con miedo por la que se ha liado y ese temor le está haciendo ocultarse, que es lo que nos estamos temiendo”, revela el portavoz de la familia, su primo David Mora.

El rastreo se está enfocando esta semana en los parajes de estas localidades freseras, precisamente al sur de Candón, donde se ubica el repetidor de Lucena que captó con intensidad las últimas señales de su teléfono móvil antes de apagarse a las 17:00.

Siempre ha sido ésta una de las grandes pistas del caso y ahora parece ganar credibilidad tras escuchar a los últimos testigos que apuntan en esta dirección.

Las otras dos grandes pruebas encontradas han sido la conversación con el dueño de una finca al norte de la aldea y que le indicó el camino de vuelta y el diálogo con su madre media hora después en la que Jorge le dijo que se encontraba cerca de las inmediaciones de Trigueros. La búsqueda en estos puntos del territorio tampoco obtuvieron los resultados esperados.

En la exploración del entorno natural Candón han participado miles de voluntarios y cientos de especialistas de la Guardia Civil, Policía Local, Protección Civil, Cruz Roja, Bomberos, Plan Infoca, Rescate Minero y tres unidades caninas procedentes de las provincias de Córdoba y Sevilla. Junto a ellos, los miembros del Motoclub Valverdeño, que, junto al Seprona, batía en los últimos días del operativo los asentamientos chabolistas de las zonas más calientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios