Costa

Los coquineros desafían a la Junta y salen a mariscar sin respetar la veda

  • Las asociaciones están a la que espera de que se publique la nueva orden de marisqueo, que incluye poder faenar en Doñana y reducir la parada biológica a un mes

La Guardia Civil controla la actividad de un grupo de coquieros. La Guardia Civil controla la actividad de un grupo de coquieros.

La Guardia Civil controla la actividad de un grupo de coquieros. / H. Informacion (Huelva)

Los mariscadores de la coquina a pie han vuelto a desafiar a la Junta de Andalucía y salen a diario a faenar pese a la veda impuesta. Aseguran que lo hacen porque es una cuestión de supervivencia por la continua pérdida de jornales y de que desde el pasado 24 de agosto está prohibido coger el bivalvo porque el caladero está en reposo para su regeneración.

Inicialmente, la veda estaba establecida para un período de dos meses seguidos, concretamente en mayo y junio, pero fue modificada y se fijó para este año entre el 1 y el 31 de mayo y entre el 24 de agosto y el 23 de septiembre.

La Junta argumentó que el cambio había sido una petición del sector y que debían mantenerse el total de dos meses de parada, según aconsejan los informes de asesoramiento científico para preservar la conservación de la especie y la actividad de los mariscadores, pero que debía hacerse de forma escalonada y permitiendo poder trabajar en junio, en el que la coquina aumenta su valor por el incremento de la demanda por la afluencia turística en las playas.

Varias asociaciones de mariscadores de la coquina de Huelva, Sevilla y Cádiz firmaron con la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible el cambio de la veda de esta especie, teniendo en cuenta que en lo que va de año han tenido que interrumpir su actividad en varias ocasiones por el cierre de las zonas de producción motivado por la presencia de toxinas.

A los meses de parada biológica se suman los continuos cierres por la toxina DSP

Lo rubricaron todas menos de la onubense de Nueva Umbría, la mayoritaria de todas por el mayor número de asociados. Según esta asociación, las de Huelva lo hicieron con el compromiso de la Administración de poder mariscar en las dos zonas de Doñana (inicialmente están previstas 160 licencias), reservadas ahora para unos pocos, y además de reducir la veda a un mes.

En este contexto, los coquineros de Huelva continúan aún a la espera de conocer cuándo podrá acceder a la zona restringida en la que solo pueden faenar los de Almonte, Hinojos, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Villamanrique, Pilas y Carrión (Sevilla).

Mientras tanto, algunos mariscadores han decidido no respetar la veda y seguir con el trabajo diario. Lo hacen, aseguran por una cuestión de resistencia a abandonar este trabajo, porque acumulan pérdidas no solo por el último mes de parada obligatoria, sino también por el cierre intermitente del caladero por la presencia de la toxina DSP y, porque además, las capturas en las zonas donde faenan cada vez son más escasas (no ocurre lo mismo en Doñana). Los coquineros denuncian que su situación es insostenible debido también al marisqueo ilegal y los bañistas, que durante el verano capturan masivamente bivalvos, de ahí la necesidad de no respetar la veda.

Zonas de captura de coquina en la provincia de Huelva Zonas de captura de coquina en la provincia de Huelva

Zonas de captura de coquina en la provincia de Huelva / H. Información (Huelva)

Así, a plena luz del día, siguiendo las mareas, a diario salen a faenar. Desafiando a la Junta de Andalucía, los mariscadores jalonan la costa onubense sobre todo desde Isla Canela a Punta Umbría para “poder llevar a sus casas el sustento para sus familias”. Trabajan con normalidad, aunque con el recelo de que en cualquier momento aparezcan las fuerzas del orden público y a sabiendas de que se exponen a fuertes sanciones.

Los dos meses de parada suponen “un nuevo varapalo para las maltrechas economías de los mariscadores” y recuerdan que en tiempo de veda los coquineros deben seguir pagando el sello de la licencia a pesar de no poder faenar y de no contar con esta fuente de ingresos, la única que tienen muchos de ellos, ya que éste es su trabajo de toda la vida. También que no reciben ningún tipo de ayuda, como otros sectores pesqueros, de ahí que para poder “mantener” su economía familiar hayan decidido no respetar la parada sin temor a las sanciones, por la “situación límite”. Alguno cuenta con multas por valor de 170.000 euros, una cantidad que no podrá pagar.

La Asociación Nueva Umbría sostiene que con un mes de veda sería suficiente de aplicarse una regulación adecuada y así lo solicitaron, aunque su petición no ha sido atendida.

Los coquineros afirman que atraviesa por una situación insostenible por el “desbarajuste”

Este colectivo demanda la aplicación de la nueva orden para regular el marisqueo y evitar la situación por la que atraviesa el sector para acabar con los obstáculos que tienen, que se traduce en la escasez de recursos y un caladero esquilmado en una parte esquilmado debido también a la acumulación de coquineros (no en Doñana), lo que motiva renunciar a las licencias.

Una nueva orden que incluye poder mariscar en la zona de Doñana, reservada hasta ahora para unos pocos mariscadores. Así, los coquineros piden a la Administración andaluza acabar con los agravios comparativos que sufre y que se les permita mariscar en el “coto”, donde se concentra gran parte de la cría y engorde de la coquina. Hasta ahora la normativa permite a los coquineros del Espacio Natural mariscar en todo el litoral onubense, mientras que el resto pueden hacerlo en todas las zonas menos en la del Parque.

En cuanto al número de licencias para faenar la coquina, determina que será un máximo de 350 para la provincia de Huelva, mientras que las capturas diarias no pueden sobrepasar la cantidad máxima de 25 kilos al día.

En la actualidad se diferencian las siguientes zonas en el litoral onubense: Isla Canela, Barra del Terrón, Desembocadura del Piedras, Punta Umbría, Mazagón, Matalascañas y Doñana Norte y Doñana Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios