Frutos rojos

El contingente de temporeras de Marruecos se queda en Huelva

  • Solo siete jornaleras regresan a su país de origen, acompañadas por un consultor de integración del Prelsi

  • Las trabajadoras permanecerán en las viviendas facilitadas por los freseros

Trabajadoras en plena faena de recolección de la fresa. Trabajadoras en plena faena de recolección de la fresa.

Trabajadoras en plena faena de recolección de la fresa. / Jordi Landero (Huelva)

El grueso del contingente de las temporeras con contrato en origen de Marruecos que han participado en la campaña de recogida de la fresa y frutos rojos permanecerá de momento en la provincia onubense. Tan solo siete de ellas iniciaron ayer el camino de regreso a su país de origen, después de que Rabat anunciara la repatriación de los súbditos marroquíes atrapados en España por la pandemia del coronavirus.

Se trata de cinco jornaleras marroquíes que han dado a luz en su estancia en Huelva y otras dos que están embarazadas. El resto, hasta completar las 7.200, continuará en la provincia en la que han estado trabajado durante varios meses.

Las siete mujeres van acompañadas por un consultor de integración del Plan de Responsabilidad Ética, Social y Laboral (Prelsi) de la Interprofesional de la Fresa y los Frutos Rojos de Andalucía (Interfresa) que dan cobertura a las jornaleras del país norteafricano. Ayer fueron trasladas en autobús al aeropuerto donde tenían previsto coger el avión para retornar a sus poblaciones de origen.

El Gobierno de Marruecos ha puesto en marcha un plan de repatriación, pero en primer lugar sólo pueden regresar a su país los marroquíes con un visado de estancia corta en el extranjero, los desplazados por motivos familiares y médicos y los turistas.

También personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad como son éstas cinco mujeres con sus hijos recién nacidos y las que se están en estado de gestación, pero no el grueso del cotigente onubense.

El plan de repatriación del Gobierno marroquí no incluye de momento al colectivo de temporeras

Según fuentes diplomáticas marroquíes, en España se encuentran 4.000 ciudadanos marroquíes que no han podido volver a su país en los tres meses que se han prolongado las medidas limitadoras de la movilidad por el estado de alarma, además de las 7.200 temporeras.

Las organizaciones agrarias de la provincia de Huelva han pedido un plan extraordinario de repatriación las jornaleras después de que la campaña de la fresa haya llegado a su fin y la del resto de frutos rojos esté a punto de hacerlo. Por el momento, su petición no ha sido atendida. Por contra el Gobierno de Marruecos ha decidido prorrogar hasta el próximo 10 de julio el estado de emergencia sanitaria por el Covid-19, con cierre de fronteras incluido, tanto para entrar como para salir.

Las organizaciones agrarias, entre ellas Interfresa (Asaja, Freshuelva y Cooperativas Agro-Alimentarias), han llevado a cabo diversas gestiones a través de llamadas telefónicas y escritos ante las autoridades españolas y marroquíes pero no han obtenido ningún resultado positivo a las pretensiones.

Hasta ahora, ningún gobierno ha dado respuesta a los de los requerimientos de los productores onubenses, a pesar de que las trabajadoras han manifestado su deseo de volver a su país.

La evolución de la campaña de la fresa, venida a menos por la situación sanitaria y sus consecuencias económicas, ha provocado que a finales de mayo los productores hayan dado por finalizada su cosecha, por lo que la necesidad de mano de obra ha ido cayendo salvo para aquellas personas vinculadas a explotaciones que han solicitado ampliar la estancia laboral hasta final de junio.

Un grupo de temporeras marroquíes recolecta fresa en una finca de Cartaya. Un grupo de temporeras marroquíes recolecta fresa en una finca de Cartaya.

Un grupo de temporeras marroquíes recolecta fresa en una finca de Cartaya. / Jordi Landero (Huelva)

Ante estas circunstancias, los freseros dieron la voz de alarma e iniciaron los trámites para solicitar un plan extraordinario de repatriación para el contingente de 7.200 temporeras de Marruecos con contrato en origen para la campaña de la fresa y los frutos rojos.

Las organizaciones remitieron un escrito el pasado 20 de mayo a la Dirección General de Migraciones del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en el que se dejaba constancia de la intranquilidad que se estaba creando entre estas mujeres y la necesidad de articular medidas para que se posibilite el retorno a su país de origen.También al Consulado de Marruecos para trasladar la situación e instar a que se actúe en amparo de estas trabajadoras, ante la incertidumbre del colectivo y su aspiración a volver a sus hogares.

Recientemente, Interfresa ha mantenido una reunión con el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, para abordar la problemática surgida con el cierre de fronteras con el contingente de trabajadoras.

A fin de proponer una alternativa a la situación creada, UPA-Huelva propuso una solución similar al retorno habitual pero a través de habilitar con agilidad y seguridad un corredor sanitario desde Huelva a Tarifa en autobús para posteriormente cruzar el estrecho en ferry. La propuesta tampoco ha sido tenido en cuenta.

El consultor de integración con una madre y su hijo recién nacido. El consultor de integración con una madre y su hijo recién nacido.

El consultor de integración con una madre y su hijo recién nacido. / H. Información (Huelva)

Ante el bloqueo de la situación para la repatriación del colectivo de temporeras, los productores de frutos rojos han acordado mantener el alojamiento a las trabajadores hasta que se resuelva su futuro de traslado, por lo que no van a ser expulsadas de las viviendas facilitadas, aunque seguirán necesitando la cobertura económica que ya no tienen porque ha cesado la actividad de recolección.

Y eso que de las 16.500 trabajadoras seleccionadas en origen al inicio de la campaña solo cerca de 7.200 llegaron a Huelva a trabajar en la campaña de recogida debido al cierre de fronteras decretado por la pandemia de coronavirus.

Estas personas son repetidoras de campañas anteriores, por lo que su experiencia y cualificación es considerable y se han mantenido contratadas debido a que han suplido parte de la mano de obra del contingente que no pudo venir.

Que haya transcendido, no se ha registrado ningún caso de Covid-19 entre las jornaleras del país norteafricano. La Junta de Andalucía trasladó por escrito al Gobierno de España la disposición a que desde el Servicio Andaluz de Salud se realicen a estas mujeres test rápidos y pruebas PCR para garantizar que no son portadoras de la Covid-19 con el fin de facilitar su regreso. Una propuesta que tampoco ha obtenido contestación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios