Matalascañas

El arrendatario del campo de golf reclama al Consistorio 800.000 euros

  • José Antonio López anuncia que si no se le abona la deuda, se quedará con las instalaciones deportivas municipales

Panorámica del campo de golf Dunas de Doñana, en Matalascañas, cuando estaba activo. Panorámica del campo de golf Dunas de Doñana, en Matalascañas, cuando estaba activo.

Panorámica del campo de golf Dunas de Doñana, en Matalascañas, cuando estaba activo. / José A. Pérez (Matalascañas)

Las repercusiones por el cierre del campo de golf Dunas de Doñana de Matalascañas en noviembre del año 2016 aún no han concluido y el arrendatario de dicha instalación se mostró ayer dispuesto a llegar hasta el final en su propósito de recuperar la inversión y los costes que le supuso su clausura, que cifra en unos 800.000 euros.

Así lo señaló ayer el propio arrendatario del campo, José Antonio López Casas, durante la rueda de prensa que ofreció a las puertas de la casa club de dicho campo de golf, el cual fue inaugurado en el año 2000 como primer campo de golf ecológico de España.

López Casas argumentó que "la falta de agua en condiciones" le llevó a rescindir el contrato de arrendamiento con la empresa Exclusivas Doñana, propietaria del campo de golf y de la que el Ayuntamiento de Almonte era el único accionista, adeudándole "un total de 800.000 euros".

El arrendatario afirmó estar dispuesto a llegar hasta el final con el fin de cobrar dicha deuda a Exclusivas Doñana. "O me los pagan, o ejecuto la deuda y me quedo con el campo de golf", señaló, a lo que añadió que "si no cobro, iré contra los administradores de Exclusivas Doñana, que son todos concejales del Consistorio almonteño".

En relación al cierre de la instalación en noviembre de 2016, José Antonio López Casas indicó que se vio obligado a ello por el expediente abierto por parte de la Junta de Andalucía dada la "nula calidad del agua de riego", la cual llegó a suponer incluso "un riesgo para la propagación de la enfermedad de la legionela, a lo que añadió que "ahora incluso hemos sabido que el campo nunca llegó a tener licencia para uso de agua de riego".

Después de un prolongado periplo judicial, en diciembre de 2017 una providencia de la sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo dictaminó que el Ayuntamiento de Almonte es el propietario definitivo del campo de golf Dunas de Doñana de Matalascañas.

El Tribunal Supremo rechazó de esta forma el recurso de casación presentado por el Consistorio almonteño contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que dictamina que la compra de las instalaciones deportivas se ajustan a derecho.

Con esta providencia concluyó un periplo judicial que se inició después de que en 2009 el Ayuntamiento almonteño adquiriese el campo de golf, tasado en 7,5 millones de euros, de los cuales debían intercambiarse 4 millones por 14 parcelas en la calle Santa Olalla de El Rocío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios