Sorteos Euromillones: Un acertante de Huelva se lleva 110.000 euros

Provincia

Manzanilla da el último adiós al abuelo desaparecido con su nieto

Manzanilla da el último al abuelo desaparecido con su nieto

Manzanilla da el último al abuelo desaparecido con su nieto / Rafa del Barrio (Manzanilla)

El pueblo de Manzanilla da el último adiós a Antonio Blanco, el vecino desaparecido el pasado miércoles junto a su nieto Daniel de dos años.

Tras realizarse la autopsia en la mañana de este jueves, la Guardia Civil ha descartado que el hombre quisiera acabar con su vida, como apuntaban las primeras hipótesis tras el testimonio de su entorno familiar y la madre del pequeño Daniel.

Tanto el hermano del fallecido como la madre de su nieto de dos años, apuntaban al estado depresivo que padecía desde hacía ya algunos años, como posible causa de su desaparición. Sin embargo, la delicada situación física del hombre, que padecía diabetes, ha sido la principal razón del terrible desenlace. 

Las pesquisas indican que Antonio sufrió "un desvanecimiento" como consecuencia de la diabetes que sufría. En este sentido, se encontraron restos de insulina en el coche. Cristóbal Carrillo, alcalde del municipio, descarta que el abuelo quisiera hacerle daño alguno a su nieto: "Era la luz en medio de su depresión. Un vecino ejemplar". Se desorientó y su enfermedad lo llevó a ese terrible final.

Según la reconstrucción de los hechos, el hombre acudió a revisión médica con el pequeño, ya que era quien habitualmente estaba con él. Al regreso y debido a la lluvia, se desorientó, quedando ambos atrapados en el camino donde fueron encontrados. La falta de insulina provocó, según parece, el desvanecimiento, como consecuencia de una posible subida de azúcar. 

El pequeño Daniel fue encontrado con síntomas de hipoglucemia, desnutrición por las horas sin comer y frío por las largas horas allí en el camino. Su pronóstico es reservado. 

Antonio era un vecino "ejemplar"

Quienes le conocieron aseguran que era un buen hombre trabajador y sencillo. "Trabajaba en una finca de Villarrasa y se le veía poco por el pueblo. Pero era buena persona y quería mucho a su nieto", cuenta un vecino a este periódico al observar el vaivén de cámaras y medios de comunicación pasar junto al Ayuntamiento.

En los bares de la zona tampoco se habla de otra cosa. El trágico suceso de Antonio y su nieto Daniel mantiene en vilo a todo el pueblo, donde estos días se especula con multitud de hipótesis y datos entorno a la desafortunada desaparición.

Por su parte, familiares del fallecido aseguran que tras el último adiós en la Iglesia de Nuestra Señora de la Purificación en Manzanilla, los restos de Antonio serán trasladados al Tanatorio del Atlántico en Huelva, donde será incinerado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios