Premios taurinos El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

GENTE DE AQUÍ Y ALLÁ

José Luis Morales Caballero: Puntaumbrieño de pro y de pura cepa

  • Ha hecho de todo en pro de su pueblo, la ayuda a los demás desde todos los ámbitos es una constante en su vida

José Luis Morales Caballero.

José Luis Morales Caballero. / M. G. (Punta Umbría)

Los padres de José Luis vinieron a Punta Umbría hace muchos años. Él, Antonio, nació en Almodóvar del Río, esa ciudad cordobesa que tiene un impresionante castillo medieval; y ella, Mariana, en la localidad extremeña de Castuera, famosa por sus exquisitos quesos y turrones. Habían vivido unos años en Sevilla, donde nació José Luis, pero a los 4 meses se vinieron a Punta Umbría porque el padre, que era constructor y jefe de obras de carreteras y edificios de Renfe, fue designando para construirle un chalet en el Cerrito al ingeniero de Obras Públicas don Manuel Moreno. Un edificio diseñado y proyectado por el gran arquitecto onubense don José María Pérez Carasa.

Tanto le gustó Punta Umbría al matrimonio que, una vez terminado el chalet, decidieron quedarse a vivir aquí. Antonio se dedicó a construir viviendas y Mariana, mujer muy religiosa que hacía muchas obras sociales, consiguió que el vizconde de La Palma del Condado, don Ignacio de Cepeda, donara a la iglesia local la primera imagen de la Virgen del Carmen. En esta etapa fue cuando yo conocí a Antonio, que era muy buen hombre y muy buen constructor, serio, educado y formal. Y como de tal palo, tal astilla, así salió su hijo José Luis, al que también conocí hace muchos años.

Eran varios hermanos. Antonio, que murió en el año 1968 siendo todavía muy joven y hoy, a pesar de los años transcurridos, todavía se le recuerda en el pueblo. Loli, que durante muchos años fue secretaria del Instituto Saltés y siempre ayudaba a los padres que lo necesitaban facilitándoles las matriculaciones o las becas. Y es que por herencia de sus padres estaba acostumbrada a ayudar.

José Luis estudió y aprendió sus primeras letras en el Colegio Público con don Antonio Alaminos Ceballos, al que ya he nombrado en muchas ocasiones porque fue maestro de muchos niños puntaumbrieños. No hace mucho que se le puso su nombre a una plaza para recordarlo, en el mismo sitio donde estaba su escuela. Hizo la primera comunión en la Iglesia de Lourdes, que por aquel entonces se llamaba Iglesia de la Virgen del Carmen, y formó parte del clero infantil con el párroco don José Montero.

Después de estas primeras letras iba diariamente a Huelva en la canoa, lo cual no dejaba de ser una tremenda incomodidad, porque su padre lo matriculó en el Colegio de los Hermanos Maristas de la calle San Andrés de Huelva. Allí hizo el bachiller elemental y la reválida para, posteriormente, matricularse en la Escuela de Magisterio. Aprobó los dos primeros años de carrera, pero abandonó para incorporarse a la empresa de construcción de su padre y realizar el servicio militar voluntario en el Ejército del Aire, con destino en la base de Tablada en Sevilla.

José Luis ha hecho de todo en pro de este pueblo a lo largo de su vida. Además de trabajar, perteneció al club de piragüismo local, jugó al fútbol en el Club Deportivo Punta Umbría, fue miembro de varias asociaciones de vecinos y de padres de alumnos y consiguió que los que estudiaban en los institutos de Huelva viajaran gratis, lo que fue un logro muy importante para este pueblo.

También fue durante muchos años secretario de la Casa Municipal de Cultura Juan Ramón Jiménez y miembro de su constitución y apertura. Tengo en mi recuerdo una foto de José Luis con el célebre pintor onubense José Caballero y su esposa, María Fernanda Thomas, el día que se le puso a una avenida de Punta Umbría el nombre de tan ilustre personaje de las artes españolas. En la imagen José Luis, o Pepe, como a él le gusta que le llamen, le hace entrega de una caja donde hay una copia de la placa que se iba a colocar en la calle.

Él también lleva muy a gala haber pertenecido a otra asociación que se formó con muchos asociados de Punta Umbría, Huelva, Sevilla y Madrid y que se llamó Asociación Amigos de Punta Umbría, a la que perteneció gente muy ilustrada y con demostrado amor por este pueblo por todo lo que en él ocurría.

Siendo alcalde el bueno de Gregorio Jiménez Vidosa cumplió Punta Umbría 25 años de su independencia y nombró una comisión de personas para celebrar el aniversario. Entre esas personas estaba Pepe Luis Morales Caballero y ahí coincidimos, porque a mí también me nombró miembro junto a Antonio Ladrero, que fue el concejal coordinador, y varias personas más representativas de este pueblo.

Junto a otros amigos muy animosos decidieron fundar una cooperativa para hacer un camping en el término municipal de Punta Umbría, más concretamente en el bonito paraje de La Bota. Lo llamaron Camping Derena Mar, que significa Desarrollo de los Recursos Naturales. El ayuntamiento se volcó poniendo el terreno a su disposición y fue muy novedoso, fue el embrión del actual Camping La Bota.

Después, durante dos legislaturas, fue miembro de la Corporación municipal, ya que fue elegido concejal, algo de lo que él tenía ganas porque siempre le gustó trabajar por su pueblo. Durante esa época de su vida fue concejal de Obras y participó en la urbanización de varias calles que eran de arena.

Actualmente José Luis ya está jubilado, pero no deja de seguir ayudando desinteresadamente a todo aquel que le pide que le “eche una mano” en asuntos relacionados con realizar gestiones, informes y escritos. Es lo que siempre se ha dicho, “genio y figura” porque el que nace para ayudar, lo hace toda la vida. Y así es José Luis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios