Regadíos

Feragua pide el cierre de los pozos y obras para preservar el acuífero de Doñana

  • La asociación de regantes reclama la ejecución con urgencia de la obra de recrecimiento del embalse del Agrio, en el río Guadiamar

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Joaquin Páez, muestra uno de los 77 pozos de agua ilegales. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Joaquin Páez, muestra uno de los 77 pozos de agua  ilegales.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Joaquin Páez, muestra uno de los 77 pozos de agua ilegales. / Huelva Información (Huelva)

La Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía, Feragua, con una superficie asociada superior a 10.000 hectáreas en el entorno de Doñana, ha reclamado el cierre de pozos ilegales y la ejecución de obras hidráulicas que eviten la sobreexplotación del acuífero que nutre de agua al espacio natural.

Para el acuífero de la Rocina, Feragua pide “no solo ejecutar de forma urgente el trasvase de 20 hectómetros cúbicos ya aprobado más sus obras complementarias, declaradas de interés del Estado, sino iniciar también los trámites en la planificación hidrológica para aumentarlo hasta 50 hectómetros cúbicos”.

Asimismo, esta asociación solicita, en relación con el acuífero de las Marismas, la ejecución con urgencia de la obra de recrecimiento del embalse del Agrio, en el río Guadiamar.

“Ambas obras podrían aportar recursos en el entorno natural de Doñana, reduciendo la presión sobre el acuífero”, ha explicado el presidente de Feragua, José Manuel Cepeda, que ha incidido también en la necesidad de “un mayor orden y control por parte de las administraciones del uso sostenible de los acuíferos” y “un aprovechamiento más integrado y conjunto de las aguas superficiales y subterráneos”.

Feragua entiende que a la actual situación de los acuíferos se ha llegado “ante la dejadez, pasividad y permisividad de todas las administraciones"

El presidente de Feragua también ha señalado que a la actual situación de los acuíferos se ha llegado “ante la dejadez, pasividad y permisividad de todas las administraciones en relación a las extracciones ilegales”.

Cepeda ha criticado la baja dotación asignada a los cultivos existentes en el entorno Doñana, y ha solicitado “una adecuación de las dotaciones contempladas para los diferentes cultivos ajustándolas a la realidad del agua que demandan”.

Por último, ha insistido en la importancia de la compatibilización de los objetivos ambientales y el desarrollo socioeconómico de la zona, sustentado fundamentalmente en la actividad agrícola. Feragua persigue como objetivos la garantía de agua, el aumento de la capacidad de regulación, la modernización del regadío y la reducción de costes eléctricos y el fomento de las energías renovables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios