Acto institucional

Distintos acentos para celebrar el Día Internacional del Migrante en Almonte

  • En el municipio almonteño casi el 25% de la población es inmigrante

Representantes de las distintas asociaciones que participaron en el acto. Representantes de las distintas asociaciones que participaron en el acto.

Representantes de las distintas asociaciones que participaron en el acto. / A. Uceda (Almonte)

“No hay personas ilegales”. Esa fue una de las frases que pronunció la edil de Cultura e Igualdad del Ayuntamiento de Almonte, Rocío Pérez, en el acto institucional que se celebró con motivo del Día Internacional del Migrante durante la tarde de ayer. El objetivo, visibilizar y dar voz a la realidad de la migración en una localidad como la almonteña, donde casi el 25% de la población es inmigrante.

El acto se desarrolló en el Ayuntamiento y contó con la participación de varias asociaciones invitadas como ASI Almonte, Fundación Fecons, Asociación de Mujeres Entre Mundo y Asociación Asnusi. La voz de la joven artista almonteña María del Mar Ojeda puso la nota musical con canciones de Vanesa Martín y Aute que hablaron de tolerancia y de encuentros entre personas, por encima de cualquier otra condición, siempre secundaria.

Así lo manifestó Pérez, que insistió en el privilegio que es para Almonte el contar con la posibilidad de enriquecerse con todo aquello que aportan personas que vienen de fuera buscando una vida mejor. “Tenemos que ser conscientes de lo valioso que es que en este pueblo se den tantas culturas distintas”, subrayó la concejala, “y aprovecharlo”, no solo las personas que llegan sino los propios almonteños.

Igualmente, cinco personas leyeron un manifiesto sobre la conmemoración, tanto oriundas de Almonte como inmigrantes, donde se destacó el número de personas migrantes, 6.350, pertenecientes a diversas nacionalidades y culturas.

“Este lugar nos ha acogido de forma hospitalaria” dijo Maribel, mientras que Jesús puso de relevancia la necesidad de articular políticas efectivas con las que proteger los derechos fundamentales de las personas implicadas en el hecho migratorio y la promoción de medidas de integración social y laboral de las personas inmigrantes. La sensibilización de la población autóctona en actitudes de acogida y respeto fue otra de las peticiones del manifiesto que se pusieron de relevancia, entre otras.

El sencillo acto comenzó con las palabras del concejal de Inmigración, Daniel Franco, que mostró su agradecimiento a la labor de los técnicos que se dedican al movimiento migratorio en la localidad y remarcó el principal motivo por el que se produce este fenómeno social desde todos los tiempos: para buscar una vida mejor. Después, Boleka Masa, como hijo de inmigrante y andaluz y como representante de la asociación de Mujeres Entre Mundos, insistió en la cooperación para el desarrollo en los países de origen y en la educación como eje transversal en los países receptores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios