Provincia

Cartaya ve nacer al primer híbrido del mundo entre águila mora y esteparia de la mano del cetrero Pareja Obregón

  • El cetrero natural de Sevilla pero afincado en Cartaya desde hace ya varias décadas, también ha obtenido en las últimas semanas dos pollos del primer híbrido nacido en España del cruce entre águila real y de la estepa

El cetrero Manuel Diego Pareja Obregón con los dos pollos de águila. El cetrero Manuel Diego Pareja Obregón con los dos pollos de águila.

El cetrero Manuel Diego Pareja Obregón con los dos pollos de águila. / J. Landero (Cartaya)

Sansón, por las fuerzas para sobrevivir que ha mostrado desde que estaba en el interior del huevo, es el nombre del primer pollo híbrido nacido en cautividad en el mundo como resultado del cruce entre un ejemplar hembra de águila mora -de nombre precisamente mora y con 20 años de edad- y otro macho de águila de la estepa -de nombre Lino y con 9 años de edad-.El nacimiento ha tenido lugar en la provincia de Huelva, concretamente en Cartaya, y ha sido posible gracias al trabajo del conocido cetrero y criador de aves rapaces natural de Sevilla, pero vecino desde hacer muchos años de dicha localidad costera onubense, Manuel Diego Pareja Obregón, quien concreta que el pollo ha sido obtenido por inseminación artificial.

En declaraciones a Huelva Información, el conocido cetrero añade que el proceso “ha sido muy complicado” por la “enorme dificultad” que ha supuesto extraer una muestra de semen válida y con la suficiente calidad reproductora al águila de la Estepa, e inseminarla posteriormente de la forma adecuada al ejemplar de águila mora. En este sentido, confiesa, “también hemos tenido en el proceso una importante dosis de suerte”.

La madre, el águila mora (Geranoaetus melanoleucus) es natural del hemisferio sur en el continente americano –entre Ecuador y la Patagonia Argentina-, y el padre, el águila de la estepa (Aquila nipalensis), muy parecida a nuestra águila real, es propia, entre otros, de países como Mongolia o Kazajistán, todos en el continente euroasiático.

Por el momento el cetrero desconoce cuáles van a ser las características concretas del pollo cuando alcance la edad adultas, porque “aún tiene apenas unos días y es el primer híbrido del mundo obtenido de dicho cruce”. No obstante, añade, ya se vislumbra que tendrá cabeza con plumón oscuro, lo cual es extraño en las águilas, o que en las patas las plumas le llegan hasta las manos. “Pero finalmente –subraya- lo normal es que tenga características propias de ambas especies”.

Uno de pollos de águila híbrida. Uno de pollos de águila híbrida.

Uno de pollos de águila híbrida. / J. Landero (Cartaya)

Manuel Diego Pareja Obregón también reconoce que hasta hace apenas dos años no empezó a trabajar en la reproducción de águilas, materia en la que aún “me queda muchísimo que aprender”, ya que hasta ahora su especialidad han sido los halcones.

Sansón pesó 66 gramos en el momento de nacer, lo cual se produjo el pasado día 17 de mayo, después de un periodo de incubación que se inició con la puesta del huevo el 9 de abril.Por otra parte, el cetrero sevillano afincado y enamorado de Huelva, también ha obtenido en las últimas semanas dos pollos híbridos -macho y hembra-, en este caso como resultado del cruce entre un águila real (Aquila chrysaetos), -de nombre Dama y con 20 años de edad-, y el mismo águila de la estepa y padre de Sansón, tratándose de los primeros ejemplares de este tipo que nacen en cautividad en España, si bien ya habían sido obtenidos con éxito en otros países europeos como Alemania o Austria.

El pollo macho se llama Flan y nació el 28 de abril con 85 gramos de peso, mientras que la hembra, su hermana, lleva por nombre Nata y nació el 4 de mayo con el mismo peso que su hermano. Con estos híbridos, asegura Manuel Diego con una enorme satisfacción, “hemos unido en Huelva a través de las aves rapaces tres de las águilas más emblemáticas de otros tantos continentes: Europa, Asia y América”.

Entre las curiosidades de ambos procesos reproductivos, el cetrero señala que el águila mora recibió dicho nombre de los primeros españoles que llegaron a la Patagonia Argentina, los cuales por su color gris azulado la relacionaron con los tuaregs u hombres azules del desierto.

“Para mí es un orgullo que estos híbridos, en el primer caso el primero en el mundo, y en el otro los primeros de España, hayan nacido en el rincón de nuestro país donde más y mejor luz hay: Huelva, la Costa de la Luz, y más concretamente el municipio de Cartaya”, concluye Manuel Diego.

También en el marco de su trabajo con águilas, hace ahora justo un año el conocido cetrero afincado en Huelva obtuvo igualmente en Cartaya el primer ejemplar de águila calva -Haliaeetus leucocephalus- nacida en cautividad en la provincia onubense.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios