Provincia

El Ayuntamiento de Almonte ve “equivocada” la actitud del Sindicato de Policía

  • El Consistorio insiste en su compromiso con la dignificación del cuerpo y ratifica su apoyo al concejal de Seguridad Ciudadana, al que el Sppme-A solicitó su dimisión

Dos agentes de la Policía Local de Almonte en la plaza Virgen del Rocío de la localidad. Dos agentes de la Policía Local de Almonte en la plaza Virgen del Rocío de la localidad.

Dos agentes de la Policía Local de Almonte en la plaza Virgen del Rocío de la localidad. / H. Información (Almonte)

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Almonte asegura haber recibido "con estupor" las acusaciones vertidas por el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España-Andalucía (Sppme-A) en la localidad, que esta semana solicitó la dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Manuel Ángel Fernández (PP), por considerar que los "denigró y humilló" en una reciente rueda de prensa, tal y como avanzó Huelva Información.

El Consistorio refiere en un comunicado que "su actitud es de todo punto equivocada, inoportuna teniendo en cuenta el difícil momento social y económico que estamos atravesando y fuera de lugar". Y esto último, sobre todo, atendiendo a la notable mejora que el cuerpo de la Policía Municipal de Almonte ha experimentado en los últimos meses, fruto del compromiso que el equipo de Gobierno integrado por PSOE, PP y Mesa de Convergencia adquirieron públicamente en el Pleno de investidura "y que han demostrado con hechos y no con simples palabras".

Así, recuerda que el pasado mes de agosto ambas partes alcanzaron un acuerdo histórico por el cual se derogaba el plan de productividad –que "se regía por un mecanismo injusto que hacía perder al agente este complemento en caso de faltar un solo día, y fuera por el motivo que fuera, a su puesto de trabajo"–, y se aumentaba el complemento específico. Así, tras el acuerdo, un agente de Policía pasaba de cobrar 891 euros de complemento a 1.390 euros; en el caso de un oficial, este pasó de cobrar 1.027 euros a 1.525 euros, precisa el Ayuntamiento.

Es decir, "el salario de los agentes de Policía se vio consolidado en 500 euros al mes, a razón de 14 pagas anuales, lo que supone percibir al año 7.000 euros más".

La Administración local destaca que el compromiso no quedó en lo meramente económico, sino que en los últimos meses el Ayuntamiento de Almonte "ha procedido a acometer mejoras en las dependencias policiales de los tres núcleos de población; adquirir una nueva flota de vehículos para sustituir la antigua, ya en malas condiciones después de años de uso; también se ha dotado al cuerpo de uniformes nuevos, un programa informático para la gestión de las diligencias y otras herramientas tecnológicas, así como cámaras de vigilancia".

En definitiva, "una apuesta ambiciosa y decidida que el equipo de Gobierno considera más que justa y que está comprometido a mantener, a pesar de la actitud de confrontación y crispación con la que el sindicato está perjudicando claramente a todo el colectivo y está tratando de confundir a los ciudadanos de Almonte".

Es por ello que el Consistorio, en un "ejercicio de transparencia hacia los ciudadanos" de Almonte, El Rocío y Matalascañas, hace público en la nota de prensa que "un agente cobra de media entre 2.000 y 2.100 euros netos (limpios) al mes, en 14 pagas; en bruto, el coste del salario de los agentes supone alrededor de 2.700 euros mensuales".

A esto hay que sumar, afirma, los servicios extraordinarios. Debido al déficit de plantilla que padece el municipio, los agentes realizan servicios extraordinarios por los que cobran entre 136 y 176 euros, dependiendo de las características del servicio. Es en este punto en el que surge la fricción "a todas luces injustificada, ya que, en la negociación de los servicios extraordinarios navideños, el sindicato exigió el pago de 420 euros por servicio, algo que el Ayuntamiento de Almonte no está de ningún modo en condiciones de afrontar teniendo en cuenta la situación económica".

Como contraprestación, el Ayuntamiento ofreció a la Policía un aumento en el pago de los servicios extraordinarios hasta llegar a los 200 euros, "algo que ya supone un esfuerzo considerable y que el sindicato rechazó sin contemplaciones, procediendo a continuación a sembrar la discordia".

Para el Ayuntamiento de Almonte, la negociación supone "diálogo, flexibilidad y renuncia de todas las partes y, sobre todo, la función pública ha de tener y transmitir al ciudadano una vocación de servicio por encima de otras aspiraciones".

Por todo ello, el equipo de Gobierno exige al sindicato policial que "desista de unas prácticas con las que lo único que está consiguiendo es perjudicar significativamente ante la opinión pública al colectivo al que dice representar". Entretanto, se mantendrá firme en la hoja de ruta que se había marcado para cumplir con su compromiso con el colectivo policial siempre dentro de las posibilidades de la institución.

Finalmente, el Ayuntamiento manifiesta su "más firme apoyo al concejal de Seguridad Ciudadana, Manuel Ángel Fernández, sobre el que el sindicato ha vertido acusaciones y descalificaciones graves".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios