Doñana La empresa de turismo ecuestre asegura que el camino abierto en el Médano del Asperillo es un antiguo acceso

  • La empresa señala que se verá abocada a "cerrar sus instalaciones y cesar en su actividad"

Imagen satélite del Médano del Asperillo. Imagen satélite del Médano del Asperillo.

Imagen satélite del Médano del Asperillo. / M.G.

Comentarios 0

La empresa Doñana Hípica el Pasodoble, la cual pidió al Ayuntamiento de Almonte una autorización para actuar con maquinaria y facilitar el paso de animales y personas a la playa en el Monumento Natural del Médano del Asperillo, manifiesta que la zona sobre la que se ha actuado es un “antiguo acceso preexistente” que ellos mismos propusieron al Ayuntamiento “tras identificar la localización” de distintos accesos de este tipo.

Todo ello en la “en la búsqueda de dar” la “mejor solución a medio y largo plazo” tras la situación creada en el litoral “a causa de los temporales de los últimos años que han tenido su afección en todos y cada uno de estos accesos” con la desaparición de grandes cantidades de arena, según expresan en un comunicado conocido por Huelva Información. Así, estos accesos “de no ser mantenidos por las administraciones competentes se han naturalizado rápidamente y han quedado total o parcialmente inutilizables”, prosigue el escrito.

De esta forma, la empresa indica que “ante la imposibilidad de utilizar” los caminos de la zona “con un mínimo de seguridad por nuestros clientes y el resto de usuarios” solicitó “para la presente temporada estival” al Ayuntamiento de Almonte que “dispusiera fórmulas a fin de dar una solución factible para recuperar alguno de ellos”.

Por todo ello, desde la empresa propusieron “la adecuación de uno” de los accesos que “llevaban un tiempo sin usarse y por ser el único punto de todo ese tramo de costa donde el mar no estaba combatiendo en estos momentos”, subrayan, para incidir en que han sido “conscientes” en todo momento de “la vulnerabilidad de cualquier actuación por la consabida erosión que afecta a la zona”, de ahí la propuesta de canales ya existentes, como el que se ve en una imagen satélite de 2016 que donde señalan el canal.

En este sentido en el mismo comunicado, la empresa explica que “la dinámica del litoral, en el tramo comprendido entre Matalascañas y Mazagón”, supone que “cada año sean miles las toneladas métricas de arena que son literalmente arrancadas de los acantilados”, lo cual se amplifica por “los efectos del Dique Juan Carlos Primero a la entrada del Puerto de Huelva”. Según indican, “fruto de esta erosión marina” es “el retroceso continuado de los acantilados” lo que “ha venido suponiendo un cambio paisajístico constante, así como la necesidad de mantener y adecuar los distintos accesos”. En este sentido, señalan que este mantenimiento “se ha hecho por las diferentes corporaciones municipales en los últimos años”.

Doñana Hípica El Pasodoble expresa además que ha venido ejerciendo su actividad de “forma ininterrumpida” desde “hace más de 35 años” con “rutas de paseo a caballo por la zona marítimo-terrestre próxima a Matalascañas”, siendo una de las “pocas actividades ecoturísticas existentes en esta localidad”, para lo que utiliza “diferentes accesos a la playa existentes”.

Según su experiencia, la empresa señala que “la dinámica del litoral en el tramo comprendido entre Matalascañas y Mazagón, partiendo desde la bajada de Pichelín en dirección a Mazagón” y “a partir de la zona de bañistas, están identificados hasta cinco accesos de bajada a la playa que se han venido utilizando en los últimos 20 años por distintas empresas de turismo activo y educación ambiental”. A ello hay que unir “pescadores, asociaciones, clubes ecuestres y deportivos, servicios municipales y particulares”, remarcan en el documento.

De esta forma, con estas declaraciones la empresa de turismo ecuestre quiere “informar” de varios “detalles” que para la entidad “son importantes y deben ayudar a entender y aclarar lo sucedido” en torno al Monumento Natural sobre el que ahora mismo hay abierta una investigación judicial en el Juzgado de La Palma del Condado y para la que el Seprona de la Guardia Civil y la Consejería a través del Espacio Natural de Doñana están recabando toda la información pertinente.

Asimismo, debido a la situación creada, anuncian en su escrito que “ante la imposibilidad de prestar los servicios que demandan nuestros clientes” y según ellos, “ante toda esta desinformación y en parte manipulación de los hechos”, la empresa “se verá abocada a cerrar sus instalaciones y cesar en su actividad”, después de “40 años”, lo que supondrá “la consiguiente pérdida de puestos de trabajo directos e indirectos”. Un daño económico “irreparable”, remarcan, sin que se vislumbre” dentro de los criterios de sostenibilidad que tenemos más que acreditados y certificados”, una “solución” cercana.

Por su parte, el Ayuntamiento de Almonte tiene abierta una comisión de investigación para aclarar lo sucedido, además de que se han hecho públicos una serie de documentos difundidos por el partido de la oposición Ilusiona, liderado por Paco Bella, y que apuntan al edil de Urbanismo, el socialista José Miguel Espina, como responsable de la autorización municipal para actuar con maquinaria en el Monumento Natural. Por el momento, el equipo de Gobierno no ha querido ofrecer ninguna declaración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios