Provincia

Almonte vive su segunda Navidad consecutiva junto a la Virgen del Rocío

  • La restauración de la movilidad interprovincial incrementa de forma notable la afluencia de fieles en el templo de la Asunción

  • La Patrona de la localidad estrena rostrillo y el Niño viste de rojo

Devotos de la Virgen del Rocío en la parroquia de la Asunción de Almonte, en la mañana de ayer, ante el altar. Devotos de la Virgen del Rocío en la parroquia de la Asunción de Almonte, en la mañana de ayer, ante el altar.

Devotos de la Virgen del Rocío en la parroquia de la Asunción de Almonte, en la mañana de ayer, ante el altar. / Alberto Domínguez (Almonte)

El año 2020 está siendo excepcional para cualquiera, pero para la familia rociera de Almonte es todavía más especial. La pandemia ha impedido que este año la Virgen del Rocío retornara a su santuario marismeño antes de Pentecostés. Así que los vecinos disfrutan por segundo año consecutivo de su Señora y el Pastorcito Divino en el templo de la Asunción, donde ayer los visitaron ordenadamente y siguiendo todos los protocolos sanitarios cientos de devotos.

El presidente de la Hermandad Matriz de Almonte, Santiago Padilla, manifestó ayer a Huelva Información que "desde que se abrió la movilidad entre provincias se ha venido notando más afluencia, que se ha hecho especialmente significativa en la última semana".

Uno de esos visitantes de ayer es el isleño José Barros, quien ha aprovechado estos días para reunirse con otros cinco amigos en la casa que tienen alquilada todo el año en la aldea de El Rocío. El joven explicó a este diario que "apenas se ve gente por la calle, aunque sí hay coches", lo que hace indicar que "la gente está viviendo la Navidad en las casas con los suyos". Él acudió ayer al encuentro con la Blanca Paloma "porque necesito verla".

Padilla resaltó que tener a la Patrona en Almonte produce "sentimientos encontrados: satisfacción porque es un escenario que todos habíamos soñado, que la Virgen prolongara su estancia en Almonte más allá de los nueve meses" pertinentes que separan el Rocío Chico de la romería de Pentecostés; pero "también incomodidad de saber que está aquí por este motivo y que no está en su casa, que volviera a estar en El Rocío sería una buena señal".

Algunas personas paseando por El Rocío ayer, pero con escasa afluencia de gente alrededor del Santuario. Algunas personas paseando por El Rocío ayer, pero con escasa afluencia de gente alrededor del Santuario.

Algunas personas paseando por El Rocío ayer, pero con escasa afluencia de gente alrededor del Santuario. / Alberto Domínguez (El Rocío)

Los que visitan a la Virgen en estos días la han encontrado con rostrillo nuevo, regalo de la familia Muñoz Merino y elaborado por ella en su taller Orfebrería Sanlúcar. Es de estilo barroco, "cincelado en plata sobredorada, con engaste de pedrería fina, flor de romero esmaltada al fuego en la parte baja, ramilletes de azucenas en sus laterales, en plata, y la paloma del Espíritu Santo que sostiene una piedra en forma de gota, en su pico, en la cartela central. Todo montado sobre fondo de tisú de plata", como explica la Matriz en su perfil de Facebook.

El Pastorcito Divino viste el traje rojo confeccionado por José Manuel Vega Morales en 2009. La Virgen del Rocío luce a su vez sobremangas y manto rojo. Las flores que lleva son de talco, las mismas que en su salida extraordinaria de 2013, con motivo del Bicentenario del Rocío Chico.

Entre sus broches y joyas, destacan los corazones de plata, que a veces ha llevado de Pastora, y estrena un camafeo realizado a mano y decorado con perlas naturales y piedras preciosas, que simboliza un homenaje a la música dedicada a la Blanca Paloma, con un ángel que toca un arpa.

En materia de seguridad, fuentes de la Policía Local de Almonte indicaron ayer a este periódico que "hemos estado bajo mínimos, con una patrulla el 24 por la tarde y en la mañana del 25 y dos patrullas el 24 por la noche para los tres núcleos de población". Es por ello que, según las mismas fuentes, "no ha habido refuerzos ni controles de alcoholemia e incapacidad para controlar las medidas Covid, en especial en bares y restaurantes".

No obstante, señalan que "no se han puesto muchas multas, y debemos estar agradecidos al comportamiento de la población, que respetó el confinamiento en su inmensa mayoría" en los momentos más álgidos de la celebración navideña. Este diario contactó con el concejal de Seguridad Ciudadana de Almonte para contrastar esta información, sin éxito.

Ahora se pone rumbo a la celebración de la Nochevieja, de la que Santiago Padilla espera "que todas las personas cumplan y se respeten las medidas que hay que seguir para que no haya contagios y El Rocío sea un lugar seguro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios