Javier Ronchel

jaronchel@huelvainformacion.es

La riqueza de la Huelva milenaria

El domingo pasado adelantábamos en estas páginas el importante hallazgo realizado por arqueólogos en el solar del antiguo edificio de Hacienda, donde la Junta de Andalucía va a levantar la nueva sede de su Delegación del Gobierno en Huelva. Los restos encontrados apuntan a una infraestructura portuaria de Tartesos en pleno centro de la ciudad. Si no han tenido oportunidad de ver las excepcionales fotografías realizadas en exclusiva por nuestro compañero Josué Correa, les invito a que no dejen de hacerlo en la fotogalería de nuestra web.

Desde la Delegación de Cultura, ya se ha asegurado que los restos se conservarán y serán visibles en las nuevas dependencias administrativas. Confiemos en que el trabajo de supervisión y asesoramiento de los expertos de la Universidad de Huelva que investigan en el yacimiento permita hacerlo de la forma más adecuada. Y que se haga todo lo necesario para evitar una mala praxis sobre la correcta conservación de unos vestigios que parecen de gran importancia histórica.

Es lo mismo que se ha dicho estos días de la propuesta de construir un túnel que atraviese media ciudad para solucionar los problemas de tráfico generados en la salida y entrada de Huelva por el puente del Odiel. Este periódico informó de esta posibilidad recogida en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible recién aprobado. Por el momento es sólo una propuesta de los expertos redactores del documento, pero desde la población ya se ha apuntado a las cautelas que debería llevar parejo un futuro proyecto, en caso de que pudieran resultar afectados posibles restos arqueológicos presentes en los terrenos bajo los que discurriría la infraestructura viaria.

La riqueza de la Huelva milenaria en el subsuelo está fuera de duda y nunca suficientemente valorada ni protegida. Pero en esta ciudad, y sobre todo en la provincia, se olvidan los tesoros que aguardan en los fondos fluviales y marinos.

Hay un extraordinario patrimonio por recuperar a través de la arqueología subacuática, de la que sólo se ocupan unos pocos en Huelva y a quienes poco caso hacen autoridades y colectivos ciudadanos. Hace un par de semanas también se contaba en este periódico la historia de El Rayo, galeón hundido frente a Mazagón poco después de la batalla de Trafalgar. Es uno de los cientos de pecios que esperan a ser descubiertos o investigados; si quiera a prestarles nuestra atención. Muchos están en el fondo de la ría, de época fenicia, incluso. Y a lo largo de todo el litoral. Quizá ha llegado el momento de ponerles el foco para evitar que se degraden más y se pierdan para siempre.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios