HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Es tan inevitable como humano no sentir nostalgia en este Domingo de Ramos en el que se abren las puertas de una Semana Santa distinta, muy distinta, en la que el Martes Santo no podré acompañar al Cristo de la Sangre, de mi Hermandad de Estudiantes, para hacer estación de penitencia. Se me hace extraño, porque hasta ahora la fuerza mayor siempre había sido la maldita meteorología.

La Cuaresma se inició apasionante, como cada Miércoles de Ceniza, con un calendario de cultos, ensayos, viacrucis... y que para mí, como hermano de Tres Caídas se antojaba especialmente emocionante por la efeméride de su 75 Aniversario fundacional. Pero lo establecido se frustró. Aunque afortunadamente hemos podido vivir momentos que ya forman parte de nuestra historia como la imposición de la Medalla de Huelva a Nuestro Padre Jesús de las Penas, el viacrucis oficial del Consejo de Hermandades, algunos besapiés y besamanos o la Exaltación de la Saeta de este periódico, que ya es un acontecimiento que forma parte del calendario cofrade. Además, como costalero he podido disfrutar de algún que otro ensayo con mis cuadrillas de las Hermandades de Estudiantes y Oración en el Huerto. No obstante, ha sabido a poco.

Pero de toda esta situación sacamos un aprendizaje y es la madurez, la calidad humana y el verdadero sentido de nuestras hermandades, que están demostrando un evidente compromiso social con los más necesitados. Como cofrade y como alcalde, me reconforta ver esa faceta solidaria que en muchos casos no trasciende pero que desgraciadamente esta coyuntura está reflejando. A todas ellas, gracias por estar al servicio de la sociedad.

El Covid-19 ha alterando muchas de nuestras costumbres, pero de lo que nunca nos puede privar es de nuestras creencias, de nuestra fe ni de nuestra esperanza, tenemos que mantener viva la ilusión porque volveremos a la normalidad y habrá más Semanas Santas y primaveras con aroma a azahar, tardes efervescentes de Domingo de Ramos en las puertas de San Pedro, lunas llenas que iluminarán a la Huelva que acompaña a su Señor en la Madrugá y recogimiento de Viernes Santo con el Santo Entierro... volveremos a ver candelerías encendidas, a oler a cera quemada y a escuchar redobles de tambores y cornetas...

Mientras llega, que llegará, resignémonos recordando todos esos momentos que hemos vivido y volquemos todos nuestros esfuerzos en soñar con lo que nos queda por vivir. Os aseguro que desde el Ayuntamiento de Huelva lo estamos haciendo, porque queremos que el día después del levantamiento del estado de alarma tengamos todos los recursos a nuestro alcance para que Huelva vuelva a latir, en ello estamos trabajando, y lo estamos haciendo con cabeza, pero sobre todo, con corazón, con mucho corazón. Siempre de frente.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios