Cultura

El maestro de los musicales Andrew Lloyd Webber celebra su 70 cumpleaños

  • Grandes éxitos como 'Jesucristo Superstar', 'Evita' o 'El fantasma de la ópera' avalan la trayectoria del músico británico

Lloyd Webber con la característica máscara de 'El fantasma de la ópera'. Lloyd Webber con la característica máscara de 'El fantasma de la ópera'.

Lloyd Webber con la característica máscara de 'El fantasma de la ópera'.

Tan sólo el año pasado volvió a batir un récord cuando cuatro de sus obras coincidieron a la vez en cartelera de ese olimpo de los musicales que es Broadway: El fantasma de la ópera, School of Rock, Cats y Sunset Boulevard con la estrella del cine Glenn Close. El famoso compositor británico Andrew Lloyd Webber celebra mañana su 70 cumpleaños con su familia, amigos, dos ex mujeres, miembros del mundo del teatro y compositores.

Lloyd Webber nació en 1948 en una familia de músicos: su padre era compositor, su madre daba clases de piano y animó a sus hijos a tocar. El joven Andrew compuso ya con nueve años sus primeras piezas, que después interpretaba en el salón. Con becas consiguió entrar en una escuela privada y después ir a la Universidad de Oxford.

Sin embargo, pronto abandonó la universidad de élite para estudiar música en Londres. Un estudiante de Derecho y copositor llamado Tim Rice le escribió en 1965 para pedirle una reunión. Así comenzó una fructífera colaboración que duró diez años: primero crearon Joseph and the Amazing Technicolor Dreamcoat (1968), una historia bíblica sobre José, el hijo de Jacob, en Egipto que en realidad estaba pensada para ser representada en escuelas.

En 1971 dieron el salto a la fama con Jesucristo Superstar, pero tras Evita (1978), sobre la mujer del presidente argentino Juan Perón, sus caminos se separaron. "Tim estaba harto de mis ataques de ira. En mi defensa diré que para mí es muy importante conseguir el sonido correcto", explica Lloyd Webber en sus memorias, Unmasked, que salieron a la venta hace dos semanas. "Cuarenta años después no he cambiado. Debido al sonido en el teatro me he comportado de forma detestable más veces de las que me gustaría admitir".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios