Cultura

Roberto Quintana continúa su andadura teatral con 'Galileo'

  • Comienzan los ensayos de la primera obra del 'Proyecto Lear' que el actor estrenará en otoño junto a Juan Ruesga

El actor y profesor de la Escuela de Arte Dramático de Sevilla Roberto Quintana acaba de sumergirse en un nuevo proyecto teatral en el que contará la historia de Galileo, montaje que recibe el nombre del propio personaje. Acompañado por el escenógrafo Juan Ruesga, Quintana encabeza una obra que piensa estrenar a mediados de noviembre y en la que, en palabras del actor, "ambos asumimos juntos todo el espectáculo, desde el texto a la interpretación pasando por la puesta en escena".

La historia que cuenta Galileo es todo lo que le ocurre al astrónomo y físico durante las horas anteriores a su declaración ante el Tribunal de la Inquisición. La obra es un monólogo fragmentado que se rompe en un momento en el que el protagonista comparte escenario con el actor Manuel Monteagudo para mostrar el encuentro de Galileo con el Cardenal Maculano. Además, cuenta con la interesante aportación de las voces en off de Blanca Portillo, Imanol Arias y el sevillano Juan Diego.

"Estoy aquí en sus manos, haga lo que le plazca", le dice el científico al religioso. Con la misma valentía, Quintana deja por un momento su aclamada interpretación de La Celestina para adentrarse en la piel de un genio indiscutible que es cuestionado por todos, hasta por él mismo, y que tanto Ruesga como él han concebido como "una figura monumental de la historia de la ciencia y del conocimiento que también posee una faceta humana muy contradictoria". Ruesga declara que "en él se da un equilibrio entre ideología, vocación y lo que se presenta día a día".

"El personaje de Galileo se encuentra en un momento de madurez plena, justo en el instante en el que le quedan muchas cosas por hacer", dice Ruesga, que compara el momento de la vida del científico con el de ellos mismos, el de dos "locos" emprendedores. Cuando comenzaron con esta idea el verano pasado buscaban a un personaje que les permitiese componer una obra de formato reducido -su duración estimada será de una hora y la escenógrafía tiene poco más que una mesa y dos sillas- y centrada en el trabajo de Roberto Quintana; "entonces encontramos al magnífico Galileo", dice Ruesga.

El esquema de los ensayos ya está definido. Durante todo este mes realizarán una planificación general del trabajo para encuadrar al personaje y dar los últimos retoques a los monólogos que componen la obra. Finalmente, en octubre, ultimarán el montaje y empezarán los ensayos generales que los llevarán al día del estreno absoluto.

Uno de los puntos clave de este espectáculo es la figura del espectador. Las cabezas pensantes del proyecto lo tienen muy claro. "Pretendemos involucrar al espectador para que tome decisiones y entre en las propias contradicciones del protagonista", comenta Quintana, mientras que Ruesga afirma que sus funciones "necesitan un público expectante que complete el espectáculo en su mente".

El escenario del estreno todavía no está decidido aunque parece ser que se llevará a cabo en la Semana del Teatro en El Puerto Santa María "y si no, en alguna de las salas de Sevilla", afirma Quintana.

'proyecto lear'

"Galileo es de alguna manera la primera piedra en el camino para la consecución del Proyecto Lear", afirma Roberto Quintana. Este proyecto se inició con el objetivo principal de convertir la Sala Cervantes en el lugar de referencia en Sevilla para los amantes del teatro clásico. De esta manera, explica Juan Ruesga, "se recuperaría para la ciudad uno de sus teatros más antiguos".

El plan, de momento, está parado debido sobre todo a la crisis económica. "Cuando comenzamos con él hace cinco años, el panorama de las infraestructuras privadas era muy distinto al que hay ahora", asegura Quintana. "De todos modos, el Proyecto Lear no es un objetivo sino una herramienta". "Por otro lado, -continúa el actor- también hay que ver si nuestra idea aporta algo a la cultura escénica de la ciudad, si Galileo funciona o no". "Prefiero tener muchas obras y exponerlas en otras salas sevillanas a una sala sin obras, aunque evidentemente el Proyecto Lear quedaría cerrado con la consecución de ambas ideas", concluye el escenógrafo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios