Cultura

La Residencia de Estudiantes edita un nuevo epistolario de Zenobia Camprubí

  • El libro reúne más de 540 misivas y tarjetas postales a lo largo de 40 años

Zenobia Camprubí junto a Juan Ramón Jiménez. Zenobia Camprubí junto a Juan Ramón Jiménez.

Zenobia Camprubí junto a Juan Ramón Jiménez. / M. G. (Huelva)

La Residencia de Estudiantes, en colaboración con la Fundación Cajasol, ha sacado a la luz un nuevo epistolario, con edición de Emilia Cortés Ibáñez, sobrina-nieta de Juan Ramón Jiménez, que reúne cartas escritas por la mujer del Nobel, Zenobia Camprubí, durante cuarenta años de sus vidas.

Zenobia Camprubí. Epistolario II, 1895-1936 es el nombre de este libro que, según explican desde el Servicio de Publicaciones de la Residencia de Estudiantes, está compuesto por las cartas que la catalana envió desde que, con sólo ocho años, escribió a la neoyorquina revista Saint Nicholas, hasta que, unos meses antes de que estallara la Guerra Civil, se dirigió a la hispanista Mathilde Pomès, traductora de Juan Ramón Jiménez, para proponerle una serie de planes.

No podía imaginar en ese momento que quedarían truncados por el inicio de una contienda que pronto la obligaría a salir de España con su marido y a vivir desde entonces en un exilio no elegido ni planeado.

Separan estas dos misivas más de 540 cartas y tarjetas postales escritas en las diferentes circunstancias de la trayectoria vital de Zenobia y dirigidas a cien receptores de toda índole.

Ello permite conocer a la polifacética Zenobia en todas sus dimensiones: la familiar, en especial a través de las cartas que envió a su madre (más de doscientas); la intelectual -desde muy niña lee sin parar y publica cuentos en revistas neoyorquinas, y acaba convirtiéndose en la traductora al español de Rabindranath Tagore-, y "la desenvuelta y sociable" que emerge durante los cuatro años que Zenobia vive en Nueva York, de donde regresa con un puñado de amigas íntimas y con un pretendiente, Henry Lee Shattuck, que la acompañarán en la correspondencia el resto de su vida.

También permiten descubrir a la Zenobia "altruista y filantrópica" que al llegar a La Rábida pone en marcha una escuelita rural para ayudar a los hijos de los trabajadores de la zona, o que más tarde participa en iniciativas como el Comité para la Concesión de Becas a Mujeres Españolas en el Extranjero; y "la emprendedora y comerciante" que comienza a exportar artesanía popular española y portuguesa a Estados Unidos, monta un negocio de alquiler de pisos en Madrid, abre una tienda de Arte Popular Español con su socia y amiga Inés Muñoz, e incluso decora la Casa de las Españas de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Pero también la comprometida, defensora de los derechos de las mujeres, y la apasionada viajera son facetas que desvelan este epistolario de esta mujer.

Aunque el epistolario no incluye las cartas que Zenobia envió a Juan Ramón, sirve para ver la evolución de su relación desde el rechazo inicial hasta que, a pesar de la oposición de su madre, se casa con él en Nueva York. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios