Toros

Miranda y Vanegas emocionan en un emotivo broche al ‘Ciclo Los Toros’

  • Juan Ramón Romero modera una tertulia en torno al ejemplo humano y social del torero

David de Miranda y Manolo Vanegas, junto al resto de invitados en el ‘Ciclo Los Toros’. David de Miranda y Manolo Vanegas, junto al resto de invitados en el ‘Ciclo Los Toros’.

David de Miranda y Manolo Vanegas, junto al resto de invitados en el ‘Ciclo Los Toros’. / P. Guerrero (Huelva)

Jornada de cierre de la tres programadas por el Ciclo Los Toros de la Fundación Cajasol. Ayer, David de Miranda y Manolo Vanegas dos jóvenes toreros que han visto como la dureza de la Fiesta saludaba al inicio de sus respectivas andaduras eran los protagonistas.

Habló Manuel Jesús Montes, coordinador del ciclo, de lo gratificante que le resultaba esta jornada porque servía para poner el foco en el valor social del torero. “Dos héroes con mayúsculas; dos referentes sociales a los que los toros han puesto a prueba y aquí están dando ejemplo de superación como es el caso de David de Miranda, cercano para nosotros, y el de Vanegas porque también sirve a ese ejemplo que el torero da a la sociedad”, resaltó.

Junto a los toreros estuvieron también Luis Sánchez y Pepe López, fisioterapeuta y preparador físico, respectivamente, que están trabajando con Vanegas y Miranda diversos aspectos de su trabajo diario.

Atinado en esa labor mediadora de que la conversación llegara a buen termino para el abarrotado salón de actos estuvo el periodista Juan Ramón Romero, responsable entre otros aspectos del carrusel taurino de Canal Sur y que al relance de su primera intervención expresó su idea de “lo mal que comunica el mundo del toro sus circunstancias más determinantes como es el ejemplo de dos hombres jóvenes queriendo olvidar el dolor que ambos sufrieron, sí, pero queriendo resaltar que esa superación, ese ejemplo humano no se lo hemos expresado al resto del mundo. Ese mensaje humano no ha salido al exterior”, argumentó Romero.

Noche metida de lleno en emociones personales. Unas más contenidas que otras pero sinceras y llenas de vida todas ellas.

“Siempre me cuesta recordar todo lo que pasó. Está superado pero sé que siempre va a estar ahí porque es un reto que me dio la vida”. Fue el inicio de David de Miranda quien prosiguió en esa afirmación de que “después de aquello miras la vida de otra forma. Muchas veces no valoramos el simple hecho de respirar. Ahora sé diferenciar las cosas que no tienen importancia. Sé quienes son mis amigos. Intento ser mejor persona con quienes han estado allí”.

Pepe López comentó los diversos perfiles desde los que acomete el trabajo diario “con un hombre al que ya conocía antes de que fuera David de Miranda. Es necesario tener en cuenta qué tipo de persona tienes delante cuando planificamos ese trabajo. En el caso de David hay tres bloques distintos. Uno el propio toreo salón y tientas que el realiza”.

“Después está el entrenamiento físico de potencia y capacidad. Tener este tipo de lesión realizando ejercicios con poco impacto articular pero siempre buscando una frecuencia cardiaca alta porque esa es la situación en la que un torero afronta la lidia”, destacó.

Por su parte el fisioterapeuta salmantino que ayuda a Vanegas en la recuperación argumentó el ejemplo de valor y constancia que le ha aportado personalmente el diestro venezolano.

La Fundación Cajasol culmina la vigésimo octava edición de la tradicional cita taurina

“El torero se entrega en cuerpo y alma a su recuperación. Terminan siendo diferentes a cualquier paciente. También me lo he tomado como un reto. Muchas veces la monotonía de nuestro trabajo nos termina de sorprender. Un viaje con Manolo me hizo descubrir ese valor de volver a la humildad de lo íntimo. Al tesón, la constancia dentro de la naturalidad con la que lo hacen. Estar con este tipo de pacientes te hace a ti también volver a ese fondo que nunca asoma”, argumentó Luis Sánchez.

Pepe López y David de Miranda, anoche. Pepe López y David de Miranda, anoche.

Pepe López y David de Miranda, anoche. / P. Guerrero (Huelva)

Al hilo de su primeras palabras Manolo Vanegas resaltó que “mi mente está puesta ahora mismo en recuperar a la persona. Hoy día puedo andar y estar de pie. No se dónde va a llegar esto, dónde está el final pero donde esté lo voy a buscar cada día en mi lucha”.

Vanegas intentaba que reflotar a su familia en una sociedad dura. “Todo fue una cuesta arriba. Mentalmente el motivo ese sigue teniendo importancia. Recién el accidente mi familia quería venir. Dije que no. Yo quería darle el mismo abrazo que ellos me dieron cuando me vine: de pie. Esa era mi meta. Esto ha sido la universidad de mi vida. Muy duro pero muy bonito”, relató el venezolano.

Como compendio de una noche de emociones bien puede servir esta frase de Miranda en un momento de su intervención. “No fui de verdad feliz y libre hasta que salió el toro de Huelva la tarde de mi reaparición”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios