TOROS

Fernando Cuadri protagoniza el inicio del XXVIII Ciclo taurino de Cajasol

  • El matador de toros Luis Francisco Esplá y el ganadero Adolfo Martín completan la participación

Luis Miguel Parrado, Fernando Cuadri, Luis Francisco Esplá y Adolfo Martín. Luis Miguel Parrado, Fernando Cuadri, Luis Francisco Esplá y Adolfo Martín.

Luis Miguel Parrado, Fernando Cuadri, Luis Francisco Esplá y Adolfo Martín. / Fundación Cajasol (Huelva)

El ganadero onubense Fernando Cuadri ha sido el primer protagonista del XXVIII Ciclo Los Toros de la Fundación Cajasol en Huelva.

Como en ediciones precedentes ocurriera con Litri y Chamaco, Cuadri ha sido destacado en esta ocasión como una de las grandes personalidades del mundo del toro onubense de las últimas décadas, alguien que ha contribuido a llenar una de las etapas más brillantes de la historia taurina en la provincia.

“Mi padre fue un hombre espabilado, prudente, y supo dejarse aconsejar de la gente que era de su confianza, como Litri. Pero sobre todo, tenía en grado sumo algo fundamental en la ganadería: paciencia y memoria”, aseguró un Fernando Cuadri que no duda en repartir responsabilidades en su familia.

“Desde 1973 que me puso mi padre, yo he sido el representante de la ganadería, pero la aportación de mis hermanos Juan y Luis y de José, nuestro mayoral, fue imprescindible”. “Sólo me siento un eslabón del tiempo entre mi padre, mis hermanos y ahora mis sobrinos y mi hijo. Ellos son el futuro y unos grandes aficionados”, destaca. Cuadri reflexiona sobre el rol del ganadero. “Lo pasa mal un día de toros.

El hierro onubense ha contribuido a llenar una de las etapas más brillantes de la historia taurina en la provincia

Porque nuestra influencia no pasa del 40%. El resto depende de elementos que es imposible dominar: el viaje, cómo comen, si descansan, si se pegan…”. Además, mostró su admiración por Esplá, “el torero que más ha lucido nuestros toros por su forma de andarles sin que les toque los trastos, trayéndoselo de largo y llevándolos muy lejos, siendo generoso con ellos”.

La cita llega también ahora que, como un día hiciera su padre, Celestino Cuadri, con él mismo y sus hermanos, Fernando cede el testigo de la gestión diaria y en el campo de la ganadería a sus sobrinos después de muchos años de ostentar la representación de la misma. Va culminando así un tiempo de resultados sobresalientes al frente del que se ha convertido en uno de los hierros de referencia de la cabaña brava en España.

Acompañándole ha estado uno de los toreros con vinculación más estrecha a la casa Cuadri, con la que le une una admiración recíproca y un cariño muy especial, como es Luis Francisco Esplá, quien, por ejemplo, en el San Isidro de 1996 se midió en Las Ventas de Madrid al toro Poleo, un mítico ejemplar de Cuadri, con el que Esplá firmó una faena para la historia.

Este recuerda que “los toros de Cuadri siempre fueron muy difíciles de banderillear. Es un animal exigente que reclama de los toreros mucho valor. Sólo su mirada ya es distinta, especial”. Esplá echó la vista atrás y rememoró “la tarde de ese toro en Las Ventas, que la disfruté mucho. Y eso que fue un toro exigente, pero luego rompió en lo bueno de Cuadri: ese toro que se abre, que se entrega, que es agradecido…”.

También le acompañó Adolfo Martín, otro ganadero de culto y de referencia para los aficionados y amigo muy cercano, además de compañero, del criador de toros triguereño. El acto ha contado con la conducción del periodista Luis Miguel Parrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios