Crítica de Cine cine

Un 'Full Monty' rural

El actor François Cluzet, convertido en una estrella internacional tras 'Intocable', regresa a los cines. El actor François Cluzet, convertido en una estrella internacional tras 'Intocable', regresa a los cines.

El actor François Cluzet, convertido en una estrella internacional tras 'Intocable', regresa a los cines. / d. s.

Philippe Le Guay debutó hace ya bastantes años con Los dos Fragonnard, típico europudding correctamente filmado que tira del éxito de la novela histórica y del cine europeo que trata a los grandes personajes históricos como si fueran celebrities (ojo: nada que ver con la divertida naturalidad del Korda de La vida privada de Enrique VIII o el Feyder de La kermesse heroica) al modo de Shakespeare enamorado o La joven de la perla. Tras ella se dedicó a la comedia con mejores resultados comerciales que creativos y algún título interesante como Molière en bicicleta. Ahora se hace un Full Monty o un Las chicas del calendario con ganaderos normandos a los que el alcalde, aprovechando la forzada estancia de un famoso fotógrafo que al modo de Spencer Tunick gusta de hacer composiciones con gentes en pelotas, pretende que los vecinos posen desnudos para llamar la atención sobre la crisis que les afecta. Sólo resumir el argumento da pereza. ¿Otra vez? Pues sí, otra vez.

Amable, entretenida para quien no exija mucho, tratando superficialmente temas de importancia, la película funciona bien gracias a sus dos intérpretes principales (el François Cluzet convertido en estrella internacional tras Intocable y ese gran secundario -entre los dinosaurios de Bayona pueden encontrarlo- que es Toby Jones) y a las pequeñas historias que la componen como un mosaico no siempre bien ajustado. En el universo de la literatura y el cine francés esta película se inscribe en el gusto por lo rural y provinciano (cosa curiosa en un país tan fuertemente centralista) que tuvo en Balzac y Flaubert sus maestros y en Pagnol su autor más popular, y en Fernandel o Bourvil sus rostros cinematográficos más reconocibles. El éxito de esta película en Francia demuestra que el tópico sigue teniendo éxito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios