Mar orfila - cantante de mürfila

"Caperucita es el cuento más sexual que he leído"

  • Ella es así: sexy, mordaz y creativa hasta decir basta. Para comprobarlo, basta que metan Miss Líos en su reproductor de CD o lean lo que viene a continuación.

Hay regalos que pueden marcar una vida, como un globo terráqueo o una guitarra. Seguro que el padre de Mar no imaginaba que, cuando le regaló aquel instrumento a los 14 años, estaba marcando el destino de esta catalana que ya tiene en el mercado dos discos de rompe y rasga.

-Ahora se lleva mucho eso de la producción de discos como latas de envasado: en masa y a uno por año. Sin embargo usted ha optado por gestar a su última criatura de forma artesanal, durante tres años. ¿No cree que en ese estrés creativo reside el cáncer de la industria musical?

-Te aseguro que me hubiera gustado terminarlo antes, pero las condiciones no eran fáciles... De todas formas, es verdad que los álbumes caducan muy rápido y se le pide al artista mucha inmediatez, como si fuera un panadero haciendo bollos. Yo soy de las que piensa que los discos maduran con el tiempo, que se hacen grandes, y como no tengo prisa, ahí voy, a mi ritmo.

-¿Se puede sonar en Los 40 y mantener una identidad propia?

-Depende de la personalidad del cantante. Pero yo he visto a artistas muy auténticos y con mucho carisma sonando en Los Cuarenta Principales.

-Ya que hablamos de la personalidad... En más de una ocasión ha catalogado a Miss Líos como "un trabajo muy egocéntrico". ¿Qué quiere decir con eso?

-Bueno... Estarás de acuerdo conmigo en que no se hacen a penas discos en los que se hable por ejemplo de la ablación del clítoris o de la mafia china. Con eso quiero decir que somos muchos los que sacamos discos hablando de y para nosotros. Eso es egocéntrico.

-La letra del polémico tema Money dice así: "Quiero ser rica y famosa, quiero ser rica y hermosa, quiero ser una chica boom y ligarme a Orlando Bloom". Su crítica queda servida pero, en los tiempos que corren, ¿puede alguien escapar a ese espíritu materialista?

-¿Cómo?, ¿Tú no quieres ser bella y rica? La diferencia es que yo quiero eso, pero si no lo tengo, me da igual.

-Esta claro que a usted no le ponen los metrosexuales ni las niñas tontas que se crían en los gimnasios. ¿Qué motiva a Mar Orfila? Háganos una radiografía de sus pasiones.

-Me encanta el chocolate, la serie Lost, los parques de atracciones, los desiertos, la honestidad, Baz Luhrmann y mil cosas más... ¡Mira que siempre me hacen esta pregunta, pero me vuelve a pillar en bragas otra vez!

-¿Hay alguna diferencia entre usted y su alter ego, Mürfila?

-Mar Orfila friega los platos y va al súper, mientras que Mürfila pisa escenarios con zapatos de tacón. Por lo demás, es lo mismo.

-Este disco es mucho más rockero que el anterior y ya en "las tapas" se nota la diferencia. Aparece luciendo un look más sexy, más agresivo. ¿Por qué escogió esta estética pin up para presentar su nuevo trabajo?

-Es que... ¡Quería verme colgada en una taquilla de algún gimnasio!

-En esta ocasión ha dado rienda suelta a sus instintos y regala a sus incondicionales letras calentitas, como la de Caperucita. ¿Qué hizo saltar los resortes para que se inspirase en este clásico infantil?

-Caperucita es el cuento más sexual que he leído jamás. Me interesa todo lo que tenga que ver con una niña y un ser peludo.

-Sin embargo, en la canción Que fluya lo cursi se intuye que esta mujer 'cañera' tiene a una romántica por ahí escondida. ¿Es así?

-Soy hiper romántica, no sólo para el amor, sino para la vida en general. Vivo más allá que aquí. Tanto es así que tengo que ponerme piedras en los zapatos.

-Vamos a hacer pupita fue un auténtico bombazo. ¿Cree que el antibelicismo es una moda o que se están produciendo un cambio de mentalidad?

-Definitivamente y muy a mi pesar, es una moda, como Beckam o Lord of the rings. Y la moda se crea entre gente de corbata y una mesa interminable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios