Huelva

El fin de la gratuidad dejará 75.000 euros en el Museo al año

  • La Junta señala que cobrar en los centros culturales se explica por las “carencias” a nivel de instalaciones

Los cuadros de una exposición realizada en el Museo de Huelva son contemplados por dos personas. Los cuadros de una exposición realizada en el Museo de Huelva son contemplados por dos personas.

Los cuadros de una exposición realizada en el Museo de Huelva son contemplados por dos personas. / Alberto Domínguez (Huelva)

La cultura que atesoran los museos andaluces dependientes de la Junta será de pago por vez primera. La consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo informó de la intención del Gobierno de Juanma Moreno de cobrar una media de tres euros “solo al 50% de los 4,4 millones de personas” que visitan los diferentes enclaves culturales y arqueológicos de la región andaluza cada año. En Huelva, el Museo Provincial recibió a lo largo del año pasado 25.000 visitas, lo que supone que podrá ingresar una media de 75.000 euros al año.

El motivo de esta normativa, que según del Pozo, “no nace de forma repentina, sino que se barajaba desde hace varios meses”, radica en aumentar los recursos del área de cultura para la conservación de los edificios catalogados y de las obras. En este sentido, la cantidad de dinero que se estima recaudar con esta propuesta es de alrededor de siete millones de euros respecto a los 137.000 euros que se obtuvieron en 2018.

En Huelva esta nueva medida incidirá en el Museo, cuya entrada dejará de ser gratuita. Si a comienzos de semana, el delegado territorial de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta en Huelva, José Manuel Correa afirmaba “no tener constancia” de que la normativa se extendiera a Huelva, su discurso se ha visto modificado conforme se sucedieron los días.

Correa explica que esta medida viene dada por las “múltiples carencias” que presentan los museos andaluces y, a nivel particular, el de Huelva. Por ello, considera justificado el “pequeño” pago de 3 euros por persona con objeto de trabajar sobre las instalaciones para mejorar el patrimonio cultural de toda la provincia, así como la exhibición de los mismos. No obstante, el sindicato Ustea (Unión de Sindicatos de Trabajadores y Empleados de Andalucía) establece que para ello la Junta tiene que cambiar su estructura presupuestaria, pues actualmente es “imposible reinvertir en estos sitios”.

El Gobierno andaluz espera recaudar siete millones de euros con la nueva normativa

Por su parte, el crítico cultural y comisario independiente, Sema D’Acosta considera “positiva” el cobro de una cantidad simbólica a los asistentes siempre y cuando la recaudación se dirija íntegramente al apartado cultural. De este modo, califica de “deficiente” la situación por la que pasan los museos en cuanto a instalaciones y trabajadores. No obstante, D’Acosta advierte de la necesidad de que la Junta disponga una partida exclusiva, pues el peligro viene si “del fondo común se coge dinero para gastarlo en otros sectores”.

El establecimiento de un importe podría acarrear una reducción en las visitas, pero el crítico cultural sostiene que para subsanar esta posible situación es “vital” reforzar la promoción de los museos, desde aspectos tan básicos como son los folletos, hasta la organización de “actividades para toda la familia”. Con iniciativas que fomenten la participación del público, Sema D’Acosta apunta que el cobro de un precio simbólico “no sería impedimento” para generar visitas.

En relación al coste de los museos, la consejera de Cultura sostiene que nunca se han actualizado los precios establecidos con la Ley de tasas y precios públicos en 1988, de modo que “únicamente pagan los ciudadanos que no son de la Unión Europea”. Sin embargo, sí que hay exposiciones temporales que tienen un coste, así como centros culturales como el Museo Picasso, de Málaga, o el Centro de Arte Contemporáneo en Sevilla.

Actualmente, el espacio museístico onubense cuenta con la particularidad de que no tiene aún ni restaurador ni director del centro, después de que Pablo Guisande dimitiera hace un año. Tal situación, según Ustea, debe acometerse antes de establecer cualquier precio a la entrada al mismo. En este sentido, Correa apunta que “antes de final de año” se espera tener un nuevo director, una vez que se revisen exhaustivamente las propuestas de todos los candidatos.

Este vacío es empleado por el sindicato Ustea para justificar “la diferencia de trato entre museos y conjuntos” por la Junta. En base a ello, definen como “caótica” la situación por la que pasan los centros, pues “subsisten con los trabajadores trasladados o adscritos temporalmente por años de otro pretendidamente más dotado”. Igualmente, en el Ibero de Jaén no hay colección propia.

Estas situaciones evidencian “los desbarajustes en categorías y funciones de los museos”, según Ustea, de manera que hay centros que integran categorías específicas que otros no disponen, a pesar de “tener los mismos servicios”.

Este es uno de los motivos por los que desde la formación sindical consideran que es “imposible” el cobro de la entrada a los museos. Igualmente, denuncian que esta imposibilidad se explica también por la falta de expendedores o taquilleros ya que los museos presentan “un déficit de personal”, si bien es cierto que algunos como Itálica o La Alcazaba no cuentan con ningún taquillero en su plantilla. A su vez, critican que, a pesar del incremento de las visitas, la nómina de trabajadores “apenas ha cambiado”, lo que supone que haya espacios con una nómina de “personal mínima”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios