Huelva

Los vecinos de El Molino y Huerta Mena se movilizan en Huelva contra los okupas

  • Las casas ocupadas de la calle Rodrigo de Triana son demolidas y sellan el bloque de Macías Belmonte. Recogen firmas para que se finalice la remodelación de las plazas de La Orden  

Concentración de los vecinos en El Molino contra los okupas. Concentración de los vecinos en El Molino contra los okupas.

Concentración de los vecinos en El Molino contra los okupas. / Rafa del Barrio (Huelva)

Vecinos de los barrios de Huerta Mena y El Molino de la Vega se movilizaron en 2020 para exigir a las administraciones una solución a la ocupación ilegal de inmuebles, una situación que estaba generando inseguridad en ambas barriadas.

En Huerta Mena, los vecinos decidieron pasar a la acción y señalizaron dos casas ocupadas en la calle Rodrigo de Triana con carteles de prohibido el paso y balizas de señalización para dar visibilidad al peligro que suponía el estado y el uso que se le daba a estas viviendas.

Según los vecinos, estos inmuebles se habían convertido en un punto de venta de drogas. Aparte, denunciaron que los okupas los intimidaban y robaban. Incluso recogieron firmas para exigir la limpieza de la zona, que se había convertido en un “vertedero”, y además de ser un foco de infecciones también suponía un riesgo constante de incendio, por lo que reclamaban que se demolieran las casas.

El Grupo Municipal de Vox se hizo eco de las demandas de los vecinos y pidió al equipo de Gobierno que interviniera para darle una solución a los ciudadanos afectados.

Finalmente, la empresa propietaria del inmueble, a instancias del Ayuntamiento, derribó las dos viviendas abandonadas de la calle Rodrigo de Triana al objeto de acabar con los problemas de suciedad e inseguridad en la zona.

El concejal de Urbanismo, Medio Ambiente y Transición Ecológica, Manuel Gómez, comentó entonces que, “tras muchos meses de negociación con la propiedad de estas casas y después de varios requerimientos”, se había conseguido que se llevara a cabo la limpieza de la zona y la demolición de las viviendas, “evitando así que haya más ocupaciones ilegales y que se restablezca la tranquilidad en el barrio”.

En El Molino, tras realizar durante quince días una cacerolada en los balcones como medida de protesta contra las ocupaciones ilegales de inmuebles en el barrio, los vecinos, cansados de aguantar la situación provocada por los okupas de un bloque de viviendas de la calle Macías Belmonte, iniciaron a principios de julio un calendario de movilizaciones, que se desarrolló los miércoles, para exigir una solución urgente al problema.

Durante varias semanas, los miércoles, los vecinos llevaron a cabo una concentración con pitadas, cacerolada y corte de la calle Macías Belmonte.

Aparte del bloque de viviendas ubicado en el número 14 de la calle Macías Belmonte, había okupas en una nave situada en Santiago Apóstol, que fue desocupada tras declararse un incendio en su interior.

A finales de julio se completó el desalojo del edificio de la calle Macías Belmonte, una actuación que se inició por mandato judicial con la implicación de varios servicios municipales y la Policía Local al objeto de acabar con la salida de los okupas del inmueble y restaurar la normalidad en la zona.

El concejal de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Luis Albillo, destacó que el desalojo de los últimos ocupantes se llevó a cabo de manera voluntaria, tras lo cual se procedió a la limpieza del bloque de viviendas y al sellado de los accesos.

Por otra parte, los vecinos de La Orden se movilizaron para pedir que se retomaran las obras de remodelación de las plazas de Los Templetes y Andalucía, enmarcadas en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado de Huelva (Edusi). José Manuel Padial, vecino de la calle Condado, presentó a finales de febrero en el Ayuntamiento de Huelva setecientas firmas para que continuaran las actuaciones, que llevaban seis meses paralizadas.

Tras reiniciarse el 2 de marzo volvieron a tener un parón al decretarse el estado de alarma por el coronavirus para retomarse unos meses después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios