Huelva

Los vecinos de Costa de la Luz retoman las movilizaciones para exigir una solución

  • Saldrán a la calle los jueves a partir de este próximo 3 de octubre a las 19:00 horas y el día 18 se concentrarán ante la puerta de la Audiciencia Provincial

Una de las concentraciones de los vecinos de Costa de la Luz Una de las concentraciones de los vecinos de Costa de la Luz

Una de las concentraciones de los vecinos de Costa de la Luz / Josué Correa (Huelva)

Los vecinos y comerciantes de la avenida Costa de la Luz y calle Punta Umbría han decidido retomar las movilizaciones "ante la desidia que muestran las autoridades ante la ocupación de un inmueble en el barrio, propiedad de Aliseda, y que se ha convertido en centro neurálgico de drogadictos, prostitutas y gorrillas", señalan en un comunicado.

Los vecinos se muestran "cansados de ver como cada día que pasa el barrio sufre una mayor degradación, las continuas reyertas y el hostigamiento que vienen sufriendo desde hace más de dos años" por lo que saldrán a la calle los jueves desde este próximo 3 de octubre a las 19:00 horas. Para ello convocarán una concentración frente al local ocupado, para desde ese punto iniciar una manifestación por las calles del barrio para exigir la presencia permanente de las fuerzas de seguridad en la zona y la actuación de las autoridades para solucionar de una vez por toda "este grave y acuciante problema".

Asimismo, la Asociación de Vecinos Costa de la Luz tiene previsto convocar a los vecinos y comerciantes a una concentración en las puertas de la Audiencia Provincial el día 18 de octubre para demandar la máxima celeridad a la Administración de justicia para que de una vez ordene el desalojo del inmueble, actuación que vienen demandando desde que conocieron que la propietaria del local había interpuesto una demanda por lo penal en el Juzgado de Instrucción número 4 de Huelva.

De hecho, la asociación vecinal se dirigió el pasado mes de mayo al titular de dicho juzgado solicitándole audiencia para transmitirle a su señoría el conflicto creado por los okupas y la alarma social generada por éstos. Además de advertirle que "el inmueble no reúne las mínimas condiciones de habitabilidad, suponiendo un grave peligro para las 32 familias que viven encima de este local".

Asimismo, exigían que "se recabara informes de la Policía Nacional y Local sobre las actividades que se están desarrollando en dicho inmueble, conocido como el fumadero o el cuartillo, que se ha convertido en un punto de inseguridad y de continuo menudeo de drogas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios