Sanidad

El Infanta y Riotinto contarán con unidades de Dolor a partir de junio

  • Cerca de 20.000 pacientes onubenses se trasladan cada año a los centros asistenciales sevillanos

La viceconsejera -centro- junto a los responsables de la sanidad pública onubense. La viceconsejera -centro- junto a los responsables de la sanidad pública onubense.

La viceconsejera -centro- junto a los responsables de la sanidad pública onubense. / Correa (Huelva)

Los hospitales Infanta Elena y de Riotinto verán incrementada su cartera de servicios con la puesta en marcha de sendas unidades de Atención al Dolor, con el fin de prestar un tratamiento integral y preventivo a los pacientes que sufren dolor crónico de origen no oncológico, ofreciéndoles nuevas alternativas asistenciales cuando otras opciones terapéuticas previas, como la quirúrgica o la rehabilitadora, no han surtido el efecto deseado.

La provincia no cuenta hasta la fecha con esta prestación. Existió en Riotinto hasta octubre de 2017. En aquel entonces se cerró argumentando falta de profesionales. A día de hoy, los onubenses que precisan de esta atención deben trasladarse hasta los centros hospitalarios de Sevilla, en una cifra que se acerca a los 20.000 al año.Pero ese no es solo el problema. Allí quedan incluidos en una lista de espera que comparten con los pacientes de esa provincia. Sin embargo, las cosas parece que van a cambiar a partir de junio.

La viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, ha mantenido este martes una reunión con la delegada territorial del ramo en Huelva, Manuela Caro, y los gerentes de los hospitales y distritos sanitarios de la provincia, para informar entre otras medidas, de la puesta en marcha de estos nuevos dispositivos. El principal objetivo de esta iniciativa, que requiere del trabajo coordinado de los profesionales de Atención Primaria y de Anestesia, es proporcionar alivio a los pacientes que presentan este problema, teniendo en cuenta que, según la Encuesta de Salud de Andalucía, el dolor de espalda, cuello, hombro o cintura afecta al 18,1% de la población y la prevalencia aumenta progresivamente con la edad, pasando de un 4,4% en el grupo de edad más joven al 35,5% en el grupo de edad de 75 y más años.

Para ello, la Unidad del Dolor del Hospital Infanta Elena estará integrada por anestesistas, así como por traumatólogos y rehabilitadores, además de dos profesionales del ámbito de la enfermería, e incorporará un nuevo ecógrafo como refuerzo al equipamiento. En el caso de Riotinto, su plantilla estará compuesta por un anestesista, un especialista en Medicina Interna y una enfermera.

Estas unidades se encargarán del tratamiento de pacientes que presenten dolor crónico que no responden a la terapia convencional o que requieran de un abordaje más complejo propio de una Unidad del Dolor. También de aquellos en los que las dosis de analgésicos provoquen efectos indeseables intolerables o en los que no se consigue una analgesia adecuada con una estrategia farmacológica por vía oral. Las alternativas terapéuticas que se llevarán a cabo por parte de la unidad incluirán, aparte del manejo de la medicación oral, la realización de técnicas de infiltración de nervios periféricos, así como la realización de bloqueos nerviosos periféricos y centrales, con el objetivo de incorporar las técnicas de neurolisis por radiofrecuencia para el tratamiento de determinadas patologías.

Caro indicó que asociaciones como las de las pacientes de fibromialgia las venían reclamando desde hace tiempo. La viceconsejera, por su parte, concretó que tanto el Infanta como Riotinto, arrancarán con profesionales procedentes de Sevilla. Será para 2020, con la aprobación de los presupuestos de la comunidad, cuando estas unidades podrán proveerse de plazas propias. Respecto al Juan Ramón Jiménez, hay también un proyecto futuro para una unidad. En el Infanta Elena, y de forma conjunta con los profesionales de la red de Atención Primaria, se ha elaborado un protocolo de derivación a esta unidad, estando previsto que se inicie la actividad, de forma piloto con el centro de salud de La Palma del Condado, con el fin de extenderlo de forma progresiva a todos las zonas básicas que dependen del centro hospitalario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios