Sucesos Un fuego calcina varios coches en mitad de un camino en Lepe

Huelva

La trabajadora social del centro de salud de El Torrejón agredida aún presenta hematomas y lesiones

Concentración en el centro de salud de El Torrejón por la agresión a la trabajadora social.

Concentración en el centro de salud de El Torrejón por la agresión a la trabajadora social. / M. G.

La trabajadora social del centro de salud de El Torrejón que fue agredida el pasado jueves continúa recuperándose de las lesiones sufridas. Mientras atendía a una usuaria, esta le tiró una silla a la cabeza causándole lesiones y numerosas heridas, según explicaron a este diario desde el propio centro. 

Según ha podido conocer esta redacción, la víctima sufrió una luxación en el hombro y, por ende, lleva el brazo en cabestrillo. "La herida que le hizo sangrar por la nariz está cicatrizando y su rostro aún presenta hematomas en el ojo, cara y pómulo", afirman fuentes del centro de salud. 

Una vez sufrida la agresión, el mayor daño no es el físico, "sino el psicológico", tanto para la víctima como para los profesionales del centro de salud, que se han encontrado con "la agresión de mayor brutalidad registrada en los últimos 30 años". Es por ello que ha tenido un "importante impacto psicológico" en ellos, dado que, apuntan, "trabajamos por el bienestar de los demás y no es plato de buen gusto toparte con este tipo de agresiones, ya sea físicas o verbales"

En actitud de repulsa a la agresión y por solidaridad con la víctima, los profesionales del centro de salud de El Torrejón paralizan su actividad todos los días de esta semana a las 12:00 durante cinco minutos. El objetivo es concienciar a los usuarios para que este tipo de acciones no se produzcan. 

La agresión se produjo en consulta y "mientras atacaba a la trabajadora, casualmente, el director del centro pasaba por allí y fue testigo de los hechos, pudiendo parar la agresión. Si no, no sabemos cómo podría haber acabado. Aún así, la profesional tuvo que ser atendida por los daños en el Hospital Juan Ramón Jiménez", explicaban desde el Sindicato Médico de Huelva. 

El vocal de Atención Primaria, Joaquín González, aseguraba no entender cómo, tras lo ocurrido, el centro de salud puede continuar sin, al menos, un vigilante que garantice la seguridad de manera continua durante las 24 horas del día. "Tras un ataque tan duro a una trabajadora hay que tomar medidas. No puede ser que esto ocurra porque se recorte en servicios de seguridad, sobre todo, en una de las zonas más conflictivas de la capital como es El Torrejón", sostiene.

El ataque se produjo al mediodía, una franja horaria en la que el centro de salud no cuenta con vigilante de seguridad. Esta figura se encuentra en el edificio desde su apertura hasta el cierre, exceptuando tres horas (10:00-13:00), según confirman desde el centro de salud. 

El Sindicato Médico recuerda que hace dos meses ya denunció la disolución del servicio de vigilancia 24 horas, "que llevaba funcionando como una parte más del equipo desde hace más de 20 años". Ahora el servicio es rotatorio, es decir, pasa por varios centros de salud de la capital, debiendo ser llamado "cuando se produce una incidencia y, por tanto, debiendo desplazarse al centro de salud en cuestión desde el que se encuentre a aquel donde existe un conflicto", subrayan.

A este respecto, apuntan que la función del vigilante de seguridad "no es detener, no es aquel al que hay que activar ante una agresión", sino que es el personal capacitado y formado para "prevenir, disuadir y reconducir situaciones conflictivas que puedan derivar en agresiones físicas o verbales". Por ello, piden la presencia permanente del mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios