Celebración El Rocío refuerza su seguridad este fin de semana con motivo de la celebración de la Candelaria

Turismo

El sector turístico espera un buen verano tras un positivo mes de abril

  • La provincia de Huelva logra la cifra de visitantes más alta de los últimos siete años y las pernoctaciones crecen un 16,5%

  • Los empresarios aspiran a igualar y mejorar ligeramente en la temporada alta los números del año pasado

Varios turistas descansan en sus hamacas durante su estancia en uno de los hoteles de la costa onubense.

Varios turistas descansan en sus hamacas durante su estancia en uno de los hoteles de la costa onubense. / Alberto Domínguez

Coyuntura turística hotelera en Huelva en el mes de abril Coyuntura turística hotelera en Huelva en el mes de abril

Coyuntura turística hotelera en Huelva en el mes de abril / Dpto. de Infografía

Los datos turísticos mejoran en el mes de abril y dejan buenas sensaciones en la provincia para la temporada veraniega que está a la vuelta de la esquina. Casi todos los factores reflejan un crecimiento respecto a las cifras del pasado año. En algunos casos, incluso, se fijan cotas históricas. Aunque los empresarios anotan matices que llevan más al realismo que al optimismo, aseguran, la mejora es ya un hecho contrastado en este 2019 y hace que “las sensaciones”, llegadas también de las propias reservas cerradas a estas fechas, apunten a “cifras muy similares a las del año pasado, con posibilidades de una ligera mejora de dos a tres puntos”.

La estadística recogida por el INE en la Encuesta de ocupación hotelera del mes de abril parece dejar datos concluyentes en Huelva. Primero, el número de turistas, que llega hasta 91.717 viajeros, que supone una cuarta parte más de los que se registraron el año pasado y la cifra más alta desde 2011.

Más significativo es, quizá, el dato de pernoctaciones, con más relación directa con los resultados del sector. Este abril pasado se cerraron 385.306 en los hoteles de la provincia, máximo histórico desde que se manejan datos, también de la época previa a la recesión.

La Semana Santa ha sido uno de los alicientes turísticos de este mes pasado. Y el Festival Village en Punta Umbría, con miles de estudiantes portugueses. También el buen tiempo ha acompañado para los primeros baños en las playas. Pero todos estos factores marcan la estadística de este mes esto últimos años, como en 2017, cuando hubo una cifra similar de viajeros (90.562) pero una cifra sensiblemente inferior de pernoctaciones (340.670), que da más valor a las cotas alcanzadas este año.

Ni siquiera en 2007, antes de la crisis, cuando se alcanzó el máximo de visitantes en este mes en la provincia, con 102.044 turistas, se llegó a una cifra parecida de pernoctaciones: la estadística la dejó en 309.705, superada también en años posteriores.

La otra cifra que deja “una lectura positiva” de la estadística de abril es el grado de ocupación de las plazas hoteleras. La media del mes llega al 50,41%, también el número más alto de la serie histórica, casi cinco puntos por encima del año pasado y casi doce respecto al dato de 2009.

“Se ha confirmado la tendencia y le hemos dado la vuelta a la tortilla”, asegura el secretario general del Círculo Empresarial de Turismo. Rafael Barba se refiere a ese “cambio de ciclo” experimentado a partir de febrero, explica, después de un inicio en negativo que condicionaba el desarrollo de este año 2019.

Los empresarios se apoyan en el comportamiento del sector durante la Semana Santa para lanzar sus previsiones de verano. Es de donde salen esas “sensaciones” que ahora llevan a “manejar cifras muy similares a las del año pasado, con una ligera posibilidad de mejorar dos o tres puntos” los datos de pernoctaciones y el grado de ocupación.

Mayo sigue la estela

La cautela manda por ahora y se hace difícil marcar con más cifras esa leve mejoría esperada, pero ya en este mes de mayo que ahora acaba se contempla un aumento “de tres a tres puntos y medio, siendo conservadores, respecto a 2018”, y un mes de junio “muy en la línea del año pasado”.

Otra cosa será lo que ocurra en julio, con un punto de partida bajo por el mal tiempo sufrido hace un año. Por eso se prevé superarlos fácilmente, sobre cinco puntos, para llegar al nivel que debió alcanzarse entonces, “siempre se repitan aquellas condiciones”. Porque en agosto se mantendrá la línea de 2018, con una ocupación entre el 85 y el 90%. “Es difícil mejorar esas cifras aún más”.

Este buen desarrollo del sector ha llevado a que también los números de abril dejen un dato muy positivo, máximo histórico también: las 2.715 personas empleadas en los hoteles de la provincia.

“Ya el año pasado creamos 800 puestos más”, recuerda Rafael Barba. “La tendencia es a reforzar el empleo. Tenemos claro que hay que competir con el servicio prestado y no podemos flaquear”.

Las cifras de negocio, en cambio, “serán muy similares a las del año pasado”, admite también, en esa otra realidad que no deja pasar por alto: el aumento de visitantes y pernoctaciones no se refleja en los precios, que mantienen los niveles e incluso, en casos particulares, se mueven a la baja. “No es un mensaje negativo, sino realista”. Un factor más para competir y suplir otras carencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios