Día de la Universidad de Huelva La rectora pide financiación para cumplir con la sociedad

  • María Antonia Peña destaca el papel de la Onubense en el contexto económico de la provincia y reclama más presupuesto para potenciar la transferencia

  • Fija las prioridades en el aumento y estabilidad del personal

La rectora se dirige al público durante su discurso. La rectora se dirige al público durante su discurso.

La rectora se dirige al público durante su discurso. / Alberto Domínguez

Hace años que la financiación se ha convertido en tema recurrente en los discursos institucionales de la Onubense, como la referencia a las infraestructuras en los de los empresarios. La rectora, María Antonia Peña, no dejó pasar la oportunidad ayer, en la celebración del Día de la Universidad de Huelva, y recuperó un caballo de batalla que trae de cabeza a los rectores hace tiempo: un nuevo modelo de financiación universitaria en Andalucía “basado en indicadores contrastables y objetivos estratégicos, que busque un sistema andaluz compensado en el que podamos alcanzar la convergencia con las demás universidades”.

La intervención de Peña estuvo marcada por esa demanda de financiación, especialmente necesaria, señaló, para la Onubense, y en un contexto que debe presidir toda relación que debe darse entre la Universidad y la sociedad, en su entorno inmediato, en la ansiada transferencia de conocimiento, que centró también las palabras de la rectora ayer.

Hablaba de la Universidad como “locomotora de desarrollo, cultura y bienestar”, para lo que es necesario, “en este momento crucial, un impulso financiero que debe nacer, no de apoyos retóricos, sino de una toma de conciencia política y social del papel que las instituciones universitarias deben tener en nuestro país”.

Las primeras palabras de Peña fueron para situar en el contexto provincial la Onubense, en ese “extraordinario valor añadido que la Universidad de Huelva transfiere actualmente a nuestra sociedad”.

“Cada empleo de nuestra Universidad crea de media en la provincia 2,5 empleos nuevos, y cada euro asignado a nuestro presupuesto genera 4 euros de beneficio a la sociedad onubense”, dijo la rectora citando un informe reciente sobre el impacto social, cultural y económico de la UHU.

Otro dato, en este aniversario del nacimiento de la institución: de entre los miles de estudiantes que han pasado estos años por sus aulas hay más 45.000 egresados, lo que en una provincia que tiene algo más de 500.000 habitantes, “pocas familias quedan hoy ajenas a la influencia ejercida por la institución”.

“De todas las revoluciones culturales, en el amplio sentido de la palabra, que ha registrado nuestra sociedad en su historia reciente, ésta es, sin duda, la mayor”, afirmó rotunda.

Peña insistió en que el valor añadido que proporciona la Universidad de Huelva a la sociedad “es superior a las transferencias económicas que recibe”. “Por eso es difícil de comprender por qué la Universidad no acaba de ser concebida en España como una cuestión de estado o por qué no figura entre las principales inversiones de carácter social de los sucesivos gobiernos que están al frente del país”.

Hubo una cifra más para sostener la línea del discurso, con el recorte de los presupuestos en un 20% en los últimos años de media, con consecuencias dramáticas en la disminución de puestos docentes y de administración y servicios, “con la consiguiente pérdida de talento muy difícil de recuperar”.

Esto, “especialmente preocupante en Huelva”, hace necesaria la renovación y especialización de los perfiles de estudios, adaptándose “a la modernización intelectual y profesional”.

Equilibrio

En el horizonte está, con la convergencia adecuada de la dignificación de la institución y de la incorporación de los grandes retos del siglo, una “Universidad equilibrada, que atienda al conocimiento básico no aplicado”, pero que también “favorezca la formación de buenos profesionales”, siempre con una “investigación ambiciosa y de impacto” detrás.

Peña volvió a subrayar la necesidad de financiación, “sometida a planificación” para que también “pueda desarrollarse un gasto eficiente y programado”.

Lo siguiente pasaría por marcar las prioridades, para las que apunta la rectora al personal docente para lograr “mayor estabilidad laboral”, y al personal de administración y servicios, “para lo cual son necesarios una mayor flexibilidad en la cota salarial y el final de la tasa de reposición”.

La rectora puso como medio para ganar credibilidad el trabajo de su equipo para reducir “significativamente” la deuda, que estima en más de dos millones en cuanto a la liquidación de las obras de la Escuela de Ingeniería y los reintegros de la Universidad Digital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios