Huelva

El autor del apuñalamiento del policía de Punta ingresa en prisión

  • El Juzgado envía a la cárcel de manera provisional al principal implicado, que no será acusado de homicidio en grado de tentativa

  • Su hermano y el bañista quedan en libertad con cargos

El principal implicado de los hechos, Fernando C.M., a punto de entrar en el furgón de la Guardia Civil para su traslado a prisión. El principal implicado de los hechos, Fernando C.M., a punto de entrar en el furgón de la Guardia Civil para su traslado a prisión.

El principal implicado de los hechos, Fernando C.M., a punto de entrar en el furgón de la Guardia Civil para su traslado a prisión. / Alberto Domínguez

El presunto autor –que responde al nombre de Fernando C.M.– del apuñalamiento al jefe de la Policía Local de Punta Umbría, Antonio Garrido, el pasado miércoles en una operación contra la venta ambulante ilegal, ingresó ayer en prisión de manera provisional, comunicada y sin fianza. Así, lo resolvió el Juzgado de Instrucción número 5 de Huelva por la presunta comisión de un delito de atentado a agente de la autoridad con la agravante de utilización de instrumento peligroso en concurso ideal con un delito de lesiones y otros cuatro delitos leves de lesiones. De esta forma el principal acusado esquivó la acusación de homicidio en grado de tentativa por la que fue detenido tras el suceso ocurrido en plena playa del municipio puntaumbrieño, después de que propinara cinco puñaladas al subinspector local.

También estuvo detenido su hermano, Maikel C.M., retenido en la Comandancia de la Guardia Civil hasta la mañana de ayer, que finalmente quedó en libertad provisional con la medida cautelar de prohibición de acercarse y comunicarse con el jefe de la Policía Municipal. Está investigado por la presunta comisión de un delito de atentado a agente de la autoridad y tres delitos leves de lesiones. El tercer investigado, el bañista que entró en la trifulca generada a pie de playa, que responde al nombre de Manuel P.V., no compareció ayer en calidad de detenido y será juzgado por la presunta comisión de un delito de resistencia a la autoridad y un delito leve de lesiones. Todo ha quedado pospuesto al juicio que se celebrará el próximo día 21.

Este fue el resultado de una maratoniana jornada, que en principio parecía que no iba alargarse en el tiempo pero que finalmente rondó las diez horas. Los dos detenidos salieron desde la Comandancia a primera hora de la mañana y llegaron sobre las 09:20 al lateral de la puerta de la Audiencia Provincial. Allí, numerosos familiares los recibieron con gritos de apoyo a los detenidos: “¡Fernando, tranquilo!, que nosotros no hemos hecho nunca nada”, “¡Estamos contigo!”.

A las 10:00 llegó andando a la puerta principal el jefe de la Policía Local de Punta Umbría, Antonio Garrido. Quien no se vio llegar hasta el espacio judicial fue el bañista, que es de la provincia de Badajoz y que veranea frecuentemente en Punta Umbría, según pudo saber Huelva Información.

Con todos los implicados allí dentro, además del resto de policías que actuaron en los hechos del pasado miércoles –al menos tres más aparte de Antonio Garrido–, fue turno del médico forense para analizar las lesiones de cada uno. Este paso alargó la jornada en la sede judicial ya que hasta poco antes de las 16.00 todavía no habían tomado declaración ante el juez los dos detenidos. Por entonces ya había salido de la Audiencia Provincial Antonio Garrido junto al resto de policías, sin hacer ningún tipo de declaración sobre lo sucedido. También había hecho lo propio el bañista. Su abogado, José Andrés Cortés, señaló que su cliente “no ha atentado ni se ha resistido a la autoridad en ningún momento” por lo que “intentaremos que quede demostrado en el juicio”. Asimismo remarcó que Manuel P.V. “nunca ha dicho que saliera en defensa de los vendedores, salió a mediar. No agrede, ni atenta, ni se resiste”, además de hacer referencia al famoso vídeo que ha dado la vuelta al país.

Manuel P.V. quedó en libertad provisional y salió a la carrera de los juzgados sobre las 18:08, donde en la calle lateral le esperaba una furgoneta. Cuarenta minutos después, Fernando C.M. accedió al el furgón de la Guardia Civil que le conduciría a prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios