HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Huelva

El pacto municipal con Urbaser reduce la limpieza de parques a un servicio de mínimos

  • El PSOE denuncia que el nuevo contrato del Ayuntamiento "abre la puerta a los despidos" · El concejal Arias asegura que no es definitivo y se está negociando para "levantar el ERTE y mantener los servicios públicos"

El plan de recortes del Ayuntamiento fuerza nuevos protocolos de supervivencia para los servicios públicos y el que atañe al mantenimiento y limpieza de zonas verdes sigue bloqueado por una deuda municipal que la concesionaria Urbaser fija en 8,5 millones de euros. El contrato con esta empresa -que mantiene en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) al 100% de su plantilla- lleva paralizado desde el pasado noviembre, en paralelo a unas negociaciones que están fijando un servicio de mínimos para el cuidado de los parques y jardines. Un pacto entre el equipo de Gobierno del PP y su acreedor, por el que "se abre la puerta a los despidos", como ayer denunciaron desde la oposición socialista.

La estrategia queda documentada en el trámite que aprobó la Junta de Gobierno local el pasado 13 de febrero, la propuesta de resolución por mutuo acuerdo del contrato del servicio. Según manifestó en rueda de prensa el concejal del PSOE Alejandro Márquez, los términos pactados con Urbaser suponen "una mala noticia para la ciudad, para los onubenses y los trabajadores, ya que se condena a las zonas verdes a un mantenimiento precario y se arrojan serias dudas sobre el futuro de los 93 trabajadores que pertenecen a la empresa concesionaria del servicio".

Como figura en el documento de la resolución, al que ha tenido acceso este periódico, el contrato que se suscribió en 2009 se rescindirá de forma anticipada el 31 de diciembre de 2012 "por causas no imputables a la empresa". En este sentido, el Consistorio achaca la maniobra a la "actual coyuntura económica", de forma que a partir de ahora el servicio se tendrá que prestar en función de las "posibilidades económico-financieras reales y actuales del Ayuntamiento, con el objeto de no seguir incrementando la deuda pública [la que reconoce el informe de Intervención con esta entidad es de 6,6 millones de euros]". Hasta la fecha de resolución del contrato, el servicio se reanudará progresivamente. Con una antelación mínima de diez días, el Ayuntamiento pedirá a la empresa el reinicio de los trabajos, detallando los servicios necesarios, su emplazamiento, el número de trabajadores necesarios y su categoría profesional. Urbaser tendrá que aceptar la propuesta y acordar un precio. El servicio se prestará, pues, a demanda, y mensualmente se emitirá una factura que deberá abonarse en un plazo máximo de 30 días. En caso de incumplimiento, Urbaser quedará facultada para paralizar los trabajos, restableciendo la suspensión total del contrato.

"Como consecuencia de la modificación contractual aprobada, -recogen las actas de la resolución- el Ayuntamiento compensará económicamente a Urbaser los costes derivados de amortización de medios personales, o materiales, al objeto de mantener el equilibrio económico-financiero de la concesión". Con estos mimbres, los socialistas ven en este nuevo contrato un claro indicio de que la situación del Ayuntamiento es "más grave de lo que en un primer momento han podido pensar los propios concejales del PP", apostilló Márquez. "Este caos generalizado y descomposición absoluta han sido provocadas por 17 años de Gobierno de un PP superado por los acontecimientos, -concluyó- sin respuestas ni soluciones".

Al paso de estas declaraciones salió en un comunicado la Concejalía de Infraestructuras y Servicios Municipales, encabezada por el teniente de alcalde Felipe Arias, indicando que las negociaciones que se están llevando a cabo con Urbaser no llegarán a un pacto definitivo hasta que el Pleno del Ayuntamiento lo ratifique y que, en todo caso, el objetivo de estas conversaciones es "levantar el ERTE que afecta a la empresa y reactivar los servicios públicos". Ambas partes pretenden "elaborar un documento en el que se contemplen todas las alternativas posibles y circunstancias que puedan desencadenarse de esta situación. Según Arias, la resolución a la que ayer se remitió el PSOE, es un documento de trabajo o borrador "en el que se contemplan circunstancias poco probables que, sin embargo, ofrecen garantías para la estabilidad de la empresa, para la posible permanencia o renovación del contrato, todo tipo de alternativas para solucionar el ERTE. Lo único que estamos haciendo es trabajar para resolver el problema, que es justo lo que los ciudadanos esperan de los políticos", precisó Arias, lamentado que el PSOE, al hacer público un documento que aún no es definitivo, intente una vez más "boicotear la negociación, perjudicando no sólo al Ayuntamiento de Huelva, sino también a los trabajadores de Urbaser. El PSOE onubense -enfatizó- representa lo peor de la política, porque no le interesa resolver los problemas, no le preocupan los trabajadores, ni solucionar una situación que viene derivada de la mala gestión de la crisis económica realizada por su presidente Zapatero". Según Arias, "los únicos ERE que preocupan al PSOE son los que ha realizado la Junta de Andalucía destapando el tipo de gestión que lleva a cabo su partido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios