Huelva

Diecisiete menores se forman este curso con el proyecto Jabato 15

  • El objetivo de la iniciativa, que se lleva a cabo en la Fundación Valdocco, es luchar contra el absentismo y abandono escolar

Mercedes Camacho, Estela Villalba y Jaime de Vicente en la Fundación Valdocco. Mercedes Camacho, Estela Villalba y Jaime de Vicente en la Fundación Valdocco.

Mercedes Camacho, Estela Villalba y Jaime de Vicente en la Fundación Valdocco. / Josué Correa (Huelva)

Diecisiete menores, con edades comprendidas entre los 13 y los 15 años, participaron durante el curso 2018/19 en el proyecto Jabato 15, una nueva edición que se clausuró en las instalaciones de la Fundación Valdocco, donde se lleva a cabo la iniciativa, con la colaboración de la Junta de Andalucía y el apoyo de la Fundación Cajasol.

El objetivo de este proyecto es luchar contra el absentismo y el abandono escolar. El presidente de la Fundación Valdocco, Jaime de Vicente, señaló que “han sido nueve meses de formación para jóvenes que tienen dificultades para culminar la Enseñanza Secundaria Obligatoria”.

Según De Vicente,“es uno de los programas más ilusionantes de la Fundación Valdocco, es un ejemplo de colaboración entre instituciones públicas y privadas, enfocado al sector de la juventud, que es clave, y esperamos que todos los jóvenes que han participado adquieran herramientas para desarrollar su vida profesional y personal de un modo idóneo”.

El director gerente de la Fundación Valdocco, Carlos González, comentó que a los 17 jóvenes que han participado en el programa Jabato 15, ocho chicos y nueve chicas, se les ha formado “en lo que son las competencias básicas, manteniendo un nivel para poder volver al sistema educativo” y además se les han impartido talleres de mecánica y estética.

González destacó que ha sido un trabajo conjunto con los centros educativos “y ha sido una experiencia muy positiva”. Explicó que de los 17 jóvenes que han participado en el programa, ocho no continuarán los estudios, mientras que el resto se seguirá formando a través de la Formación Profesional básica, en Mecánica, dos de ellos; en Estética, tres chicas, y otros regresarán al instituto.

Los jóvenes que participan en el programa Jabato 15 proceden de distintos puntos de la ciudad. “Hay alumnos del IES San Sebastián y sobre todo del IES La Marisma, que son con los que trabajamos”. Apuntó que colaboran con los centros educativos cuando “hay ciertas problemáticas” con los chavales “y se rompe la dinámica del instituto”.

La delegada territorial de Educación, Estela Villalba, recalcó que para la Junta de Andalucía este proyecto “es un ejemplo clarísimo de que cuando se juntan las políticas sociales e inciden con el entorno educativo, y entra el dinero público y privado, las fundaciones sacan adelante proyectos importantes que van a ayudar a alumnos concretos, de manera personalizada, y van a luchar contra la tasa de abandono escolar”.

Villalba indicó que hay una tasa de abandono escolar alta, “cada vez en edades más tempranas, hay chavales que se desconectan del sistema educativo, que no encuentran respuestas y hay que arbitrar este tipo de proyectos, que les van a ayudar a reengancharse en el sistema, a pasar esos años duros y los van a acompañar en otro entorno, dándoles otras respuestas hasta que maduran y vuelven al sistema educativo”.

Aseguró que este tipo de programas “son efectivos, y les ayudan a que no se pierdan en esa etapa de 12, 13 y 14 años, a mantenerlos dentro del sistema educativo y que puedan entrar después en un programa de Formación Profesional básica o en otro tipo de formación”.

Mercedes Camacho, gestora de Programas Educativos de la Fundación Cajasol, manifestó que le satisface realizar una acción social con la Fundación Valdocco, “con la que tenemos una vinculación de hace más de treinta años, porque la apoyamos en su constitución y hemos estado ahí, siempre han podido contar con nuestro apoyo y especialmente en un proyecto de estas características, que aúna el aspecto social y la educación”.

Incidió en que “es básico para romper el círculo de pobreza el apoyo a la educación. Los resultados son más lentos, hay políticas sociales que tienen un impacto más inmediato, pero la educación a largo plazo es realmente lo que transforma a las personas y lo que consigue que ese círculo de pobreza se rompa”.

Camacho subrayó que la Fundación Valdocco “entiende muy bien que la dificultad fundamental es la motivación, sacar adelante, a través de las distintas dinámicas, a estos chicos, encontrar lo que a ellos les impulsa y darle esa ayuda que necesitan para que puedan reengancharse a cualquiera de las opciones formativas que les ofrece el sistema. Es necesario seguir trabajando en ello”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios