El sector turístico ante el nuevo año

La lejanía del destino reprime al turista extranjero y estanca al sector

  • El número de visitantes se queda por debajo del millón por el desplome (-14,50%) de los extranjeros

  • El Círculo Empresarial reclama el aeropuerto porque “sin él no hay forma de salir adelante”

Un grupo de turistas extranjeros pasea por La Rábida. Un grupo de turistas extranjeros pasea por La Rábida.

Un grupo de turistas extranjeros pasea por La Rábida. / Josué Correa

Con el año aún por cerrar oficialmente las previsiones apuntan a un balance en el que no se llega al millón de turistas, con lo que se pone fin a dos años de crecimiento constante. El freno llega de la mano del turismo extranjero que deja un recorte más que significativo en el número de visitas y en el de las pernoctaciones que genera.

El turismo en Huelva El turismo en Huelva

El turismo en Huelva

Las previsiones que maneja el Círculo Empresarial de Turismo hablan de menos de 993.000 viajeros en los últimos doce meses. Esto supone un descenso de casi cinco puntos (4,93%) que llega fundamentalmente por la caída, de hasta un 14,51%, del numero de visitas de los turistas que proceden de fuera de nuestro país (las nacionales prácticamente se quedan igual, con un 1,54% menos).

En esos resultados mucho tiene que ver la falta de infraestructuras que sufre históricamente Huelva y que se reclamaran con una manifestación que esta misma semana recordaba la FOE que aún está pendiente de convocatoria, una vez que empresarios, agentes sociales, sindicales e incluso políticos están dispuestos a secundar.

Cae el número de visitantes, como también lo hace el número de pernoctaciones y eso que las noches de hotel de los turistas nacionales se incrementan un 6,28% según los datos del sector;pero ese alza se descompensa totalmente con la caída del 11,53% en las que originan los extranjeros.

Un joven lleva una maleta en el interior de un hotel. Un joven lleva una maleta en el interior de un hotel.

Un joven lleva una maleta en el interior de un hotel.

Hablar de Huelva es hablar de turismo y este año es crucial para despegar de un punto que permanece demasiado tiempo en pausa. El presidente del Círculo Empresarial de Turismo, José ManuelDíaz, lo tiene claro y la situación la resume en tres palabras Winter is coming (se acerca el invierno). Con esa expresión viene a la memoria la vieja advertencia que la hormiga le hacía a la cigarra en la fábula de Esopo: el frío arruina cosechas, cierra verbenas y obliga a ser previsores si no se quiere perecer de frío y hambre. “Y a buen entendedor, pocas palabras bastan”.

El destino está bien valorado y una vez que se conoce se elige de nuevo para el disfrute de las vacaciones. “A Huelva se vuelve a venir y eso da la idea de la calidad que hay en el destino y de sus instalaciones”. Lo sabe bien el presidente del Círculo, que también conoce el otro lado de la balanza que pasa por lo “lejos” que está de cualquier otro punto de origen. En turismo el tiempo es oro porque ya no hay grandes períodos de vacaciones, sino puentes y fines de semana largos en los que no se puede dedicar un día en llegar al destino y otro en regresar.

Un grupo de turistas camina por el centro de la capital. Un grupo de turistas camina por el centro de la capital.

Un grupo de turistas camina por el centro de la capital. / Alberto Domínguez

Tras dos años de crecimientos y después de haber superado el millón de turistas, se dibuja un cambio de ciclo. Huelva, como el resto de destinos nacionales se ha beneficiado en este tiempo de la cesión de visitantes que dejó la inestabilidad de Túnez, Egipto y Turquía. Huelva ganó parte de los turistas que ellos dejaron de recibir y ahora ha llegado el momento de comenzar a devolvérselos. En ese mismo momento, el destino da síntomas de cierto estancamiento porque a pesar de que la estancia media y el grado de ocupación logran mantenerse, e incluso crecer en el segundo caso (se pasa de una media anual del 49,63% al 50,91%) las visitas y las estancias en los hoteles disminuyen.

Con todo, en el resto de indicadores de 2018 han conseguido mantener “más o menos” los niveles de 2017, que fue un año bueno para el turismo. En los precios también se ha percibido la presión de otros mercados y se ha tendido a la “moderación”.

Pero las cifras no engañan y a pesar de la frialdad que transmiten suponen un fiel reflejo de la realidad. El sector sabe que el futuro pasa por el impulso del turismo de extranjeros porque el nacional “ya prácticamente no puede crecer” más, como detalla Díaz. Además es el cliente internacional el que puede romper con la fuerte estacionalidad del destino.

Dos turistas en un punto de información turística de la capital. Dos turistas en un punto de información turística de la capital.

Dos turistas en un punto de información turística de la capital. / Josué Correa

La actividad turística depende al 80% del segmento sol y playa. Sólo hay cuarto meses al año (junio, julio, agosto y septiembre) en los que se superan los cien mil visitantes y el 50% de ocupación hotelera. Y lograr el giro de tendencia sólo puede llevarse a cabo de la mano de los turistas que llegan de fuera de nuestras fronteras.

A todos estos indicadores se suman el efecto de la economía emergente que llega desde Brasil y las consecuencias que tendrá el Brexit para el sector. Aún suponen una incógnita, pero está claro que “habrá efecto, aunque de momento no se sepa ni cuándo ni hasta dónde llegará”.

El presidente del Círculo entiende que 2019 se debe mirar “sin dramatismos”, pero que “hay que ser conscientes de que es el principio de un cambio”. Ante ello, “hay que tomar medidas y no hacer caso omiso a los síntomas que ya percibimos”.

El programa para este año debe insistir en la filosofía de los ejercicios anteriores en cuanto a actualización del destino, con la ejecución de las mejoras que sean necesarias. Y la tarea pendiente desde hace décadas: la accesibilidad. “Huelva tiene un grave problema en este sentido y si la forma de crecer es a través del turismo extranjero... Debemos hacer algo de forma casi inmediata”, explica Díaz.

Acercar al turista internacional pasa, sin posibilidad de esquivos, por la apuesta en marcha de un aeropuerto. “Es la gran ilusión del sector para este año y para hacerla realidad no hace falta nada más que voluntad política para darle a Huelva lo que se merece y dejar de echar balones fuera y hacer promesas que nunca llegan”.

Díaz es tajante: “Sin aeropuerto no hay forma de salir para adelante”. Y es que para el sector no es “reemplazable” el proyecto de iniciativa privada que hay en Huelva con la instalación sevillana de San Pablo o la de Faro, que operan a una hora de distancia de la capital onubense.

Balance por segmentos

El pinchazo en el ámbito del turismo internacional se deja sentir en el segmento del golf, que ha comenzado 2019 con un descenso en la ocupación que no es habitual. Tras un cierre de año en el que se han mantenido los datos de años atrás en líneas generales, el sector muestra preocupación por el repunte de otros destinos competidores que han tirado de la bajada de precios para elevar sus niveles de ocupación.

Ese recorte en las tarifas no es asumible por los empresarios de Huelva porque “precisamente una de nuestras ventajas competitivas ha sido siempre el precio y no lo podemos bajar ”, advierten desde el Círculo.

El cierre del año se ha celebrado en el segmento de los campings, donde las estadísticas muestran claramente el efecto de la apertura del Camping Doñana, clausurado el año anterior tras el devastador incendio del entorno del parque nacional en el verano de 2017. Los objetivos para este año pasan por el impulso del cliente internacional, “que tiene mucho potencial” y es “esencial” para seguir creciendo.

Clientes en las terrazas de la avenida martín Alonso Pinzón. Clientes en las terrazas de la avenida martín Alonso Pinzón.

Clientes en las terrazas de la avenida martín Alonso Pinzón. / Alberto Domínguez

En ese sentido, ya se estudia una campaña específica para captar mayor número de clientes. Además, el sector está pendiente del decreto que se aprobó en febrero del año pasado y que se ve como un elemento que “encorseta” las estancias. Por ello, los empresarios están a la espera de ver cómo afronta la situación el nuevo Gobierno.

También ha sido bueno el año en el ámbito rural con un alza del 25,845 en el número de viajeros. Incremento que llega de la mano del turista nacional porque el internacional se mantiene prácticamente sin cambios.

En la hostelería se cierra el ejercicio con resultados similares a los de 2017 por el lastre que supuso el mes de julio para el sector. De nada han servido los buenos resultados del segundo semestre del año, que sólo han podido equilibrar el resultado final de 2018.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios