Crimen de Laura Luelmo La juez tomará nueva declaración a Montoya por videoconferencia

  • Señala el 4 de abril para la diligencia y avanza que, en base a la nueva versión de Bernardo, acordará la testifical de su exnovia y la madre de esta

Bernardo Montoya es conducido a un coche de la Guardia Civil después de la reconstrucción de los hechos. Bernardo Montoya es conducido a un coche de la Guardia Civil después de la reconstrucción de los hechos.

Bernardo Montoya es conducido a un coche de la Guardia Civil después de la reconstrucción de los hechos. / Alberto Domínguez (El Campillo)

La juez instructora del crimen de Laura Luelmo, Elvira Mora, ha ordenado una nueva toma de declaración a Bernardo Montoya, el único investigado por esta causa, señalando la fecha para el próximo 4 de abril.

Así consta en una providencia a la que ha tenido acceso en primicia Huelva Información y en la que la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Valverde del Camino accede a la práctica de la totalidad de las diligencias instructoras solicitadas por las partes, al estimar que todas ellas son "pertinentes y útiles" para esclarecer el caso.

La segunda declaración judicial de Montoya se producirá en presencia de su letrado, Miguel Rivera, pero desde la prisión de Sevilla II (en Morón de la Frontera) "a través del sistema de videoconferencia", por lo que Bernardo no será trasladado hasta el Palacio de Justicia valverdeño, como sí pretendía su representante legal.

La juez quiere escuchar lo que transmitió en el penal a dos funcionarios de prisiones, la tercera versión en la que inculpa en la muerte violenta de la profesora zamorana a su exnovia, la jerezana Josefa Carmina G.C., de la que dice que agredió a Laura con un martillo por celos.

La instructora requiere el cotejo de la conversación del novio de Laura con ella a través de Whatsapp

Una vez que se produzca el nuevo testimonio de Bernardo, avanza la instructora del procedimiento, "se acordará sobre la pertinencia de declaración" de la ex de Montoya, así como de la madre de la misma, lo que podría abrir un nuevo horizonte judicial a la causa.

El propio Miguel Rivera ya indicó a este diario que "Bernardo me cuenta que las versiones anteriores las dio por proteger a Josefa, intuyo que porque sentimentalmente seguía unido a ella pese a que su mujer está en la prisión de Huelva". Si prospera la toma de declaración de Josefa Carmina, lo siguiente será "solicitar las grabaciones de las gasolineras donde dice que estuvieron y que la Guardia Civil busque por tierra mar y aire el martillo", adelantó Rivera a este periódico.

En paralelo, la juez requiere al novio de Laura Luelmo para que exhiba su teléfono móvil ante un letrado de la Administración de Justicia de Zamora, de modo que se pueda proceder al cotejo de su conversación con la víctima a través de Whatsapp, "incluyendo archivos de audio en el periodo que va desde el 3 de diciembre al 13 de diciembre de 2018".

Además, insta a los profesionales de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil encargados del caso para que procedan a la filiación de un hombre al que dos testigos hacen referencia en sus declaraciones. En ellas ambos relatan cómo vieron a Montoya acercarse a la casa de la calle Córdoba el 14 de diciembre, dos días después de la desaparición de Laura, y huir al detectar la presencia policial delante de su vivienda.

Finalmente, establece que debe testificar de nuevo un vecino de la calle Córdoba que vio a Bernardo Montoya acercarse un par de veces a Luelmo y hablar con ella antes de su desaparición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios