Huelva

El incendio de La Hispanidad fue fortuito y lo provocó el sobrecalentamiento de un alargador

  • La jueza archiva la causa penal, con cuatro víctimas mortales, porque no hay indicios de delito en el incendio de Salvador Rueda. No se observa la presencia de acelerantes en el piso

Estado en el que quedó el salón de la vivienda afectada tras el incendio, punto de origen del fuego. Estado en el que quedó el salón de la vivienda afectada tras el incendio, punto de origen del fuego.

Estado en el que quedó el salón de la vivienda afectada tras el incendio, punto de origen del fuego. / Alberto Domínguez (Huelva)

La titular del Juzgado de Instrucción 1 de Huelva, la magistrada María José Maqueda, ha acordado el sobreseimiento provisional y el archivo de la causa penal abierta por el incendio que el pasado 7 de enero se desató en el 4º B del número 10 de la calle Salvador Rueda, en la barriada onubense de La Hispanidad, un siniestro que se cobró las vidas de cuatro miembros de la familia Palma Bravo.

Como consta en el auto de sobreseimiento, al que ha accedido en primicia Huelva Información, la instructora del caso indica que, de lo actuado, "no aparece debidamente justificada la perpetración del delito, al no resultar indicios de comisión de infracción penal".

Se basa para realizar esta apreciación en el resultado de las diligencias emprendidas por los investigadores de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional de Huelva, un informe sobre la inspección ocular del piso de La Hispanidad en el que se concluye que "el fuego se inició en el salón de la vivienda de forma fortuita, no observándose la presencia de material acelerante, y que fue producido probablemente por el sobrecalentamiento de aparatos eléctricos".

En este punto también se señala que las autopsias realizadas por los forenses del Instituto de Medicina Legal de Huelva concluyen que "nos encontramos ante una muerte violenta de etiología accidental", debida a la intoxicación por monóxido de carbono en el foco del incendio en el caso de Noelia Palma (de 24 años) y de su hermano Jesús Manuel Kiki (de solo 15 años), y de un "fallo multiorgánico secundario a intoxicación por monóxido de carbono" en el caso del bebé Francisco Jesús, de solo unos días e hijo de Noelia, que pereció una semana más tarde, el 15 de enero.

Noelia, Kiki, Francisco Jesús y Loli fallecieron por la inhalación de monóxido de carbono

Meses después la matriarca de la familia, Loli Bravo, madre y abuela de las primeras víctimas, también perdería la vida tras permanecer en estado de coma hasta el 6 de abril.

La Brigada de Policía Científica de la comisaría de Huelva determinó, tras la investigación de la escena del suceso, que hubo un único foco inicial del incendio, que se ubicó en el salón de la vivienda y se produjo como consecuencia del "calentamiento excesivo de la alargadera eléctrica, que al adquirir una temperatura muy elevada, o ha ardido o ha transmitido esa elevadísima temperatura a alguno de los elementos del domicilio, destacando también la influencia del brasero por la elevada potencia de consumo del mismo, unos 2.000 vatios, así como porque al tener caliente la estancia ha elevado la facilidad para que prendieran los elementos del mobiliario".

La alargadera que se sobrecalentó y provocó el siniestro de La Hispanidad. La alargadera que se sobrecalentó y provocó el siniestro de La Hispanidad.

La alargadera que se sobrecalentó y provocó el siniestro de La Hispanidad. / H. Información (Huelva)

La estufa de la camilla, se destaca en el auto judicial a tenor de los resultados de la investigación, no fue la fuente de ignición pero sí fue "una parte muy activa en el inicio del fuego".

En resumen, se expone en el sobreseimiento que el origen del incendio de La Hispanidad estuvo en la alargadera eléctrica, de tipo circular sobre las que se enrolla un cable extenso y que dispone de cuatro enchufes.

El fuego, por tanto, fue "provocado accidentalmente, sin intervención humana, razones por las que procede decretar el sobreseimiento provisional de las actuaciones".

A los supervivientes de la tragedia solo les queda, pues, la vía civil para tratar de conseguir la reparación de un daño difícil de cuantificar, puesto que los Palma Bravo han perdido a cuatro miembros de su familia.

Es por ello que han decidido acudir a los tribunales para reclamar al seguro de la vivienda de Salvador Rueda que los indemnice por tamaña pérdida. Lo hacen de la mano del letrado David Hernández, del bufete De la Rosa & Álvarez Abogados, quien presentó la semana pasada una demanda en reclamación de cantidad por daños y perjuicios que se eleva a más de 922.000 euros, como avanzó este periódico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios