Sanidad

Los hospitales mantienen su baja ocupación a la espera de la gripe

  • Profesionales sanitarios confían en que la epidemia será este invierno más liviana

Una usuaria recibe una vacuna antigripal en El Torrejón. Una usuaria recibe una vacuna antigripal en El Torrejón.

Una usuaria recibe una vacuna antigripal en El Torrejón. / Canterla (Huelva)

Los tres hospitales de la provincia:Juan Ramón Jiménez, Infanta Elena y Riotinto mantienen esta semana, un nivel bastante bajo de ocupación respecto a lo que es habitual en esta época del año. En los tres centros asistenciales se “cuenta con muchas camas libres”, según se informó desde la Delegación Territorial de Salud.

Con ello se mantiene la tónica que se ha estado repitiendo durante todo el otoño y las últimas semanas de diciembre respecto al uso de las instalaciones hospitalarias. La razón que explica de manera preferencial esta tendencia, es la benignidad de las temperaturas aunque esto puede tener los días contados.

El cambio de tendencia puede venir de la mano de la irrupción de la gripe lo que hasta el momento, no ha sucedido. Sin embargo, esto podría ocurrir en escasas fechas dado el camino habitual que el virus de la influenza recorre por toda la península cada invierno y que suele tener una dirección Norte-Sur.

Según los datos proporcionados por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, Andalucía ha terminado 2018 con una incidencia nula. Por nulo se entiende el nivel en el que “los informes indican que no hay evidencia de actividad gripal confirmada por laboratorio”. En lo que llevamos de campaña, tan solo en la semana 49 del año pasado en la que se alcanzó el penúltimo de los niveles en importancia: el local en el que se entra cuando se registran “casos aislados de infección gripal confirmados por laboratorio, o un brote en una sola institución, con incidencia basal o por debajo de los niveles basales” que se estipulan en 43 casos por 100.000 habitantes.

La evolución que durante la presente semana está teniendo la gripe en otras regiones del país, hace prever que la situación también empeorará aquí.Según señalaron fuentes profesionales del SAS, se espera que el pico de la gripe se registre este año, en esta primera quincena de enero aunque las estimaciones indican que no se llegará a los niveles de la campaña anterior. Esto tiene dos explicaciones.La primera de ellas es que la campaña de vacunación ha sido más efectiva que la del año anterior y que las cepas de los diferentes virus de la influenza que están en circulación, parecen no tener la misma agresividad que en 2018. Hay que recordar que las vacunas que se pusieron en el otoño de 2017 no resultaron tan eficaces como en años precedentes pues no atinaron lo suficiente como para dar una cobertura completa a los que recibieron las dosis.

Estas mismas fuentes añadieron que las buenas temperaturas que se registraron el pasado mes de diciembre fueron una contribución excepcional a que los niveles de gripe se mantuvieran tan bajos. La razón hay que encontrarla en el hecho de que la falta de frío hace que la gente haga más vida en la calle y no se recluya tanto en espacios cerrados, lugares en los que se transmiten los contagios de manera más eficaz.

Con la llegada de la gripe, es de esperar que como sucede todos los inviernos, tanto las Urgencias hospitalarias como las alas de hospitalización se llenen.La razón de ello no está tanto por la gripe en sí sino por los efectos que ésta ejerce en pacientes de avanzada edad o los pluripatológicos que les lleva a yun estado de descompensación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios