Huelva

La empresa adjudicataria retira la grúa del antiguo edificio del Banco de España en Huelva

  • Cuando se le rescindió el contrato se comprometió a asegurar los trabajos realizados y la mantuvo hasta hacerlo

Grúa desmontada en el pavimento junto al antiguo edificio del Banco de España. Grúa desmontada en el pavimento junto al antiguo edificio del Banco de España.

Grúa desmontada en el pavimento junto al antiguo edificio del Banco de España. / Josué Correa (Huelva)

La UTE Construcciones Sánchez Domínguez-Sando S.A. Construcción, Asfalto y Construcciones S.A., anterior adjudicataria de las obras de remodelación del antiguo edificio del Banco de España, retiró la grúa que aún permanecía junto a la emblemática edificación, ubicada en la céntrica Plaza de las Monjas.

Desde la Junta de Andalucía indican que cuando se le rescindió el contrato, la UTE se comprometió a asegurar los trabajos realizados en el edificio y es ese el motivo de que permaneciera allí la grúa. Una vez asegurados los trabajos realizados se ha procedido a la retirada de la máquina.

Las obras se paralizaron tras la aparición de unos restos arqueológicos, lo que ha obligado a realizar un nuevo proyecto para incorporarlos a lo que será el Museo Arqueológico de Huelva. Desde la Junta de Andalucía apuntan que se está redactando el proyecto con las nuevas condiciones de la actuación, de manera que cuando se finalice se volverán a sacar a licitación las obras de adaptación del edificio para su nuevo uso.

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Huelva dio en julio el visto bueno a la aprobación inicial del estudio de detalle del proyecto de conversión del edificio del antiguo Banco de España en el futuro Museo Arqueológico.

Éste se centra en la modificación de la volumetría con el objetivo de reubicar los espacios e instalaciones que siguen siendo necesarias pero que no pueden implantarse en el sótano del edificio por los hallazgos arqueológicos encontrados tras el resultado de la actividad arqueológica preventiva realizada en la parcela, al no ser compatible la ejecución del sótano planteado inicialmente con la conservación de los restos arqueológicos documentados. Se trata, por lo tanto, de un rediseño del proyecto con el fin de integrar los restos en la edificación.

El planteamiento inicial del proyecto establecía en la planta sótano, con una superficie aproximada de 250 metros cuadrados, una serie de elementos de servicio destinados a espacios de carga, almacenes y talleres de mantenimiento, así como a alojar instalaciones eléctricas, de fontanería, de climatización, centro de transformación y centro de protección de datos.

El hallazgo de los restos arqueológicos impide que dichas instalaciones pueden implantarse en la ubicación prevista pero, al ser éstas imprescindibles para dar servicio al futuro Museo Arqueológico, se ha propuesto la reubicación de las mismas en una torre técnica proyectada, modificando la volumetría que ésta tenía anteriormente, con la siguiente configuración: en planta sótano se mantiene exclusivamente la escalera de acceso y el ascensor, para hacer accesible la futura cripta arqueológica que ocupará la superficie correspondiente en el sótano; y en las cinco plantas superiores se incrementa la superficie de la torre técnica unos 50 metros por planta, adosándose completamente a la medianera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios