Hospital Juan Ramón Jiménez

Salud Mental aplica una nueva terapia a pacientes resistentes a los fármacos

  • El tratamiento se dirige a depresiones extremas o cuadros psicóticos

Profesionales involucrados en la nueva terapia. Profesionales involucrados en la nueva terapia.

Profesionales involucrados en la nueva terapia. / H.I. (Huelva)

El Hospital Juan Ramón Jiménez ha iniciado una terapia orientada a la mejora de la calidad de vida de determinadas personas con enfermedad mental grave. Las patologías más sensibles a este tratamiento que acaba de introducirse, denominado terapia electroconvulsiva (TEC), son la depresión extrema y los cuadros psicóticos resistentes a los fármacos y a la psicoterapia.

La TEC es un procedimiento que se lleva a cabo con anestesia general y consiste en la estimulación  repetitiva,  por  inducción  eléctrica,  de  las neuronas del sistema nervioso central durante unos segundos de forma controlada y ajustada a cada paciente, para desencadenar una convulsión breve de manera intencional. Esta terapia produce cambios en la neuroquímica cerebral que pueden revertir los síntomas de algunas enfermedades mentales, si bien puede no funcionar en todas las personas.

De acuerdo a la evidencia científica disponible, la TEC está indicada en un número muy reducido de pacientes, si bien la eficacia se sitúa entre el 70% y 85% en estos casos. En concreto, pueden beneficiarse de la misma las personas con determinados cuadros profundamente resistentes (depresiones graves con inhibición extrema y algunos desórdenes psicóticos) con nula respuesta a la terapia psicofarmacológica, que es el primer tratamiento de elección. La incorporación de esta terapia en el centro hospitalario se enmarca en la línea de mejora continua que viene realizando en los últimos tiempos para disponer en Huelva cada vez de un mayor número de prestaciones sanitarias y evitar los desplazamientos de pacientes a otras provincias. Para ello, ha sido necesario contar con un nuevo equipo de electroterapia, así como la formación previa de los profesionales sanitarios implicados para la adquisición de las competencias específicas para su aplicación.

Todo ello supone un gran avance en la Unidad de Gestión Clínica de Salud Mental y un cambio cualitativo para las personas que sufren algunas de estas patologías, aumentando los recursos y la variedad de tratamientos disponibles en la provincia para mejorar la calidad de vida de dichas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios