Huelva

Dimite la decana del Colegio de Arquitectos de Huelva por la “falta de correspondencia” de su equipo

  • Dabrio indica que tiene como filosofía de vida “dar el máximo” siempre en los proyectos

La arquitecta Miriam Dabrio. La arquitecta Miriam Dabrio.

La arquitecta Miriam Dabrio. / Josué Correa (Huelva)

Miriam Dabrio dimite como decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Huelva (COAH) un año y diez meses después de tomar posesión de su cargo. Dabrio apunta en un comunicado que la decisión adoptada se debe a “la falta de correspondencia a mis continuos reclamos y requerimientos de renovación de compromisos o pasos a un lado” por parte de su equipo.

Comenta que conseguir los objetivos que se había planteado cuando se presentó a las elecciones del colegio requiere “un esfuerzo diario ímprobo, una intensa y diligente actuación y labor propositiva, ejecutiva y resolutiva prácticamente diaria que conlleva implícitamente una dedicación máxima de todos los miembros que conforman el equipo gubernativo del colegio en relación a las tareas, funciones y departamentos que cada uno tienen asignados”, todo ello, “en convivencia con las circunstancias individuales, familiares y laborables de cada uno de sus integrantes”.

Considera que el equilibrio y proporción del reparto “ha de compaginarse con la disponibilidad y compromisos renovados constantemente de todos, sin dar lugar a conformismos”, ya que “nos encontrarnos en la peor etapa de la profesión de arquitecto de la historia”. Siendo conscientes “de la enorme fortuna de poseer por primera vez un amplio equipo de diecinueve personas que redunda en posibilidades de alternancia natural en casos de desgaste, sin embargo, desde hace tiempo, a mi juicio y entender, observo que no se vienen dando las circunstancias antes relatadas”.

Es por ello que “me veo en la necesidad de dimitir y dar un paso atrás para que otro u otros puedan llevar a cabo la dirección de este colegio bajo el prisma, forma y concepto que lícita y respetuosamente conciban”, pues se trata de un colegio “abierto, democrático y plural, donde todos los modelos tienen cabida siempre que garanticen la defensa del ejercicio en todos sus ámbitos de la profesión así como la sostenibilidad del mismo; sin que lo segundo impida lo primero, si se da la innovación constante y adecuada”.

Dabrio subrayó que su filosofía de vida “es dar el máximo siempre” en los proyectos que la vida le ofrece y no concibe otra forma de actuar.

Entre sus objetivos como decana del COAH estaba reducir o eliminar la situación de déficit económico del colegio con un plan de saneamiento y ajuste económico “que fuera compatible con un colegio eficiente, que optimizara y rentabilizara en mayor medida sus recursos, tanto humanos como técnicos, que no prescindiera de ningún servicio al colegiado, antes al contrario, que potenciara y modernizara los mismos”, emprendiendo en este sentido una reforma y modernización tecnológica, informática y funcional del Colegio de Arquitectos. 

También se apostaba por un organismo colegial “que luchara, sin cese ni reparos, contra el intrusismo profesional y defienda el marco competencial de nuestra profesión, al tiempo de representar, regir y dirigirlo desde la transparencia, el rigor y la independencia, tanto ante todo tipo de ideologías y convicciones políticas y sociales y frente a todo tipo de instituciones, tanto colegiales como no colegiales, y siempre alejando de guerras de poder”.

Otros de los fines era la ordenación territorial e infraestructuras de la provincia onubense “que den futuro a Huelva y por ende a sus arquitectos”; la proyección de la imagen pública del COAH “con presencia constante de la arquitectura en nuestro entorno universitario y social y la defensa del patrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios