Balance 2019: Pesca

El cerco sigue en parada y sin saber la cuota de sardina para este año

  • Los pescadores del Golfo de Cádiz demandan una asignación de 4.000 toneladas. El sector pesquero rechaza el cupo provisional de capturas establecido por la UE para 2020

Descarga de pesca en el puerto de Isla Cristina. Descarga de pesca en el puerto de Isla Cristina.

Descarga de pesca en el puerto de Isla Cristina. / H. Información (Huelva)

De “insuficientes” ha calificado el sector pesquero del Golfo de Cádiz las cuotas de captura establecidas recientemente por la Unión Europea (UE) para 2020. El cupo del boquerón se reduce un 20%, la merluza sufre pequeños recortes y se mantiene la cigala, pero nada se sabe de la sardina.

La propuesta inicial para la zona XIa tras evaluar los informe científicos del Ices , y que afecta a Andalucía, fue de una reducción del 50 % para el jurel, del 36 % para la cigala, del 20% para la merluza, del 40 % para el lenguado, y del 3,5 % rape.

Finalmente, tras unas negociaciones” se mejoró en parte dicha propuesta, logrando un aumento de cuota del 24 % para el jurel, el mantenimiento de la de 2019 para la cigala, y un descenso de las reducciones iniciales que se sitúan en el 5 % para la merluza y en el 20 % para el lenguado; la propuesta para el rape no se ha modificado.  El cuota de boquerón para 2020 se ha reducido un 20 % respecto a 2019 y la cuota de cigala se ha mantenido.

El cerco inició el pasado 1 de diciembre una parada biológica de dos meses para la regeneración del caladero. Los 82 barcos de Huelva y Cádiz permanecerán amarrados a puerto hasta el próximo 31 de enero. Armadores y marineros recibirán ayudas por el paro forzoso.

Alrededor de 40 barcos del sector del cerco de la provincia de Huelva están en parada, un número de embarcaciones que se reparten entre los puertos de Punta Umbría e Isla Cristina.

Las flotas de cerco y arrastre recibirán ayudas por los paros biológicos

El sector del cerco volverá a faenar el 1 de febrero, mientras espera la aprobación de un nuevo plan de pesca para la sardina. El pasado 21 de noviembre cofradías de pescadores y armadores de esta modalidad de España (Golfo de Cádiz y Cantábrico Noroeste) y Portugal se reunieron en la localidad lusa de Matosinhos para abordar el futuro de la pesquería. En el encuentro se trató la campaña de la sardina ibérica, así como la asignación de cuotas de boquerón y jurel.

El cerco solicita una cuota de sardina para el año próximo de 4.020 toneladas. La cifra resulta del reparto que le correspondería a las embarcaciones andaluzas del cupo total de 30.000 toneladas que el sector hispanoluso solicita, una cuota que demandan a los gobiernos español y portugués que defiendan en Bruselas, atendiendo a los informes del ICES, que indican un stock de más de 300.000 toneladas.

Del total de las toneladas solicitadas, el 66,5% le corresponderían a Portugal y el 33,5% restante a España. Del cupo para las embarcaciones españolas, el 60% sería para el Cantábrico Norte y el 40% para el Golfo de Cádiz, de forma que los barcos andaluces podrían capturar 4.020 toneladas de sardina, casi tres veces más que la cuota asignada para 2019.

El stock de sardina ha ido aumentado de forma progresiva en los últimos años, mientras que la cuota se ha ido reduciendo. En 2017 el stock fue de 103.000 toneladas y la cuota de 17.000; en 2018 de 180.000 y 12.000, respectivamente; y en 2019 de 223.000 toneladas de stock y de 10.800 de cuota.

Los pescadores consideran que para garantizar la supervivencia de la industria la asignación no pueden ser inferior a 30.000 toneladas de sardina para el próximo año, que equivalen al 10% de las reservas actuales.Por la parada biológica, las embarcaciones de cerco tendrán derecho a unas ayudas, que han sido aprobadas por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. La convocatoria de 2019 contempla subvenciones para el cerco por valor de 900.000 euros (700.000 para tripulantes y 200.000 para armadores) destinados a la flota para la captura de especies pelágicas como boquerón, sardina, jurel o caballa.

Un marinero repara una red de pesca. Un marinero repara una red de pesca.

Un marinero repara una red de pesca. / H. Información (Huelva)

El Gobierno autonómico destinará 1,15 millones de euros (900.000 euros para tripulantes y 250.000 para armadores) para la flota de arrastre de fondo de las zonas costeras de Huelva y Cádiz para la captura de especies demersales (gambas, cigalas, pijotas, pulpos, lenguados o acedías, entre otras).

La flota de arrastre está compuesta por 125 barcos, en los que trabajan alrededor de 600 marineros y cuentan con un periodo de veda que comprende del 16 de septiembre al 31 de octubre.

Alrededor de 60 embarcaciones de arrastre de la provincia onubense que pescan en el Golfo de Cádiz, permanecieron amarradas a puerto del 16 de septiembre al 31 de octubre por la parada biológica. En total fueron 46 días los que estuvieron sin faenar las embarcaciones de esta actividad, las cuales se dedican a la pesca de especies como la merluza, la cigala, la gamba o el rape.

La inactividad afectó a unos barcos 30 de Isla Cristina, 20 de Punta del Moral y unos 15 de Punta Umbría y Lepe, así como a unos 450 profesionales que trabajan en ellos. En esa fecha, junto al arrastra entraron en paro los barcos de pesca artesanal del pulpo. Lo estuvieron para permitir también la cría y reproducción del cefalópodo.

La parada de estas embarcaciones de pequeño tamaño se extendió el 13 de septiembre al 31 de octubre y afecta a unos 280 barcos de Huelva. A la imposibilidad de capturar pulpo se sumaron los daños que ocasionó a esta modalidad la presencia de la alga asiática en las costas onubenses que diezmó las capturas.

Si bien durante la parada biológica las embarcaciones de pesca artesanal pueden faenar otras especies que no sea el pulpo los trasmalleros renunciaron a hacerlo por las algas invasoras y el coste que supuso salir a pescar y volver con las redes cargadas solo de sargazos. El alga se concentró en los primeros veinte metros desde la orilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios