Huelva

La reparación de la fachada del centro Mora Claros de Huelva está pendiente del informe de ejecución

  • Hace diecinueve días se desprendieron partes de la moldura de una ventana y desde entonces está acordonada la zona

Moldura de la que se desprendieron varias partes. Moldura de la que se desprendieron varias partes.

Moldura de la que se desprendieron varias partes. / Alberto Domínguez (Huelva)

Aún no se ha reparado la fachada del Centro de Participación Activa (centro de día) para Personas Mayores Mora Claros y tampoco hay una fecha establecida para ello. Hace ya diecinueve días que se desprendieron partes de la moldura de una de las ventanas del emblemático edificio proyectado en 1912 por Moisés Serrano.

Ubicada en una de las calles más transitadas del centro de la capital onubense, la construcción está incluida en el Catálogo de Edificios, Elementos y Espacios Urbanos de Valores Singulares de Huelva.

Desde el pasado día 11 permanece acordonada la zona donde cayeron los cascotes, en la calle peatonal Alcalde Mora Claros. Desde la Junta de Andalucía indican que están pendientes de que el Ayuntamiento de Huelva les presente “el informe de ejecución” para poder llevar a cabo la reparación del elemento decorativo de la fachada. Indican que hasta que no reciban el documento no se puede establecer una fecha de inicio de las obras.

Señalan desde la administración autonómica que una vez que reciban el informe de ejecución “se empezará a trabajar”, teniendo en cuenta lo que se recoja en el documento, para arreglar la deteriorada moldura de la ventana. Hay otra que presenta grietas.

Según la Junta de Andalucía, aparte de la reparación de este elemento decorativo se estudiará si hay que realizar alguna intervención más en la edificación. Hay previsto “realizar trabajos de inspección, revisión y detección de posibles daños similares a los producidos y con esa información encargar la correspondiente reparación”.

El edificio proyectado por Moisés Serrano fue totalmente reformado en 1919 por José María Pérez Carasa, que remató la esquina con un torreón amansardado, destruido con el seísmo de 1968 y posteriormente reconstruido. En la década de los noventa la edificación se sometió a una restauración a cargo del arquitecto Carlos Barranco. En la fachada hay mezcla de estilos regionalistas y neorenacentistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios