Huelva

Coronavirus Huelva: Los bares y restaurantes con comida para llevar serán los primeros en abrir

  • Los hosteleros barajan que las terrazas con mesas abran antes del 25 de mayo, aunque ven "inviable" que sea sólo con el 30% de su capacidad. Esperarán a conocer el decreto del Gobierno para adoptar medidas  

Mesas y sillas apiladas de la terraza de un establecimiento hostelero.

Mesas y sillas apiladas de la terraza de un establecimiento hostelero. / Josué Correa (Huelva)

Los hosteleros trabajan para reactivar el sector cuanto antes para intentar salir del cierre que mantienen desde que se decretó el estado de alarma, el pasado 14 de marzo. Actualmente trabajan con varias hipótesis para poner en marcha la desescalada que empezará a darles un respiro y en todas se contemplan varias fases, en función del tipo de establecimiento del que se trata.

Según ha podido saber Huelva Información en la primera de ellas se baraja la incorporación de locales que se dedican únicamente a elaborar comida para llevar y podría ponerse en marcha a partir de la próxima semana, aunque aún la fecha está sin determinar, según los escenarios que maneja la Asociación Provincial de Hoteles del Círculo Empresarial de Turismo.

La segunda, la abrirían las terrazas con mesas, con una limitación de aforo en torno al 30%, algo que ven "totalmente inviable", aunque el Ayuntamiento de Huelva estudia la posibilidad de ampliar espacios para poder compensar la fuerte caída de actividad que se prevé a pesar de la apertura, por la puesta en marcha de las medidas de seguridad relativas, fundamentalmente, al distanciamiento de mesas; el sector trabaja para que las terrazas se puedan abrir antes del 25 de mayo, aunque es una fecha que no tiene aún confirmadas.

Después llegaría la apertura de locales de más de 70 metros cuadrados de superficie manteniendo la reducción similar a la de las terrazas, de un tercio de su aforo, siempre que sea compatible con las medidas de separación. En esta fase, tan sólo habría servicio de mesas o para llevar (no de barra).

Los hosteleros barajan que esta fase puede durar un mes y a partir de ahí, para terminar con la puesta en marcha de la última, que incluiría el resto de establecimientos (terrazas sin mesas, interior sin mesas, etc.) y de subsectores para los que intentan que abran en un 75% del aforo.

Ante estos escenarios, la propuesta que realizó la Asociación Provincial de Hostelería, que se reunió el lunes con el Ayuntamiento de la capital, de modificación de la ordenanza para permitir más zonas de veladores cuando sea posible y no limitarlos a los metros cuadrados del local interior como ahora está planteado, cobra más sentido, ya que se presenta como una pequeña vía de escape para compensar en cierta medida las dificultades que van a tener, por ejemplo, los establecimientos interiores que no disponen de mesas, ya que serán los últimos en poder abrir sus puertas al público, según estos escenarios en los que trabajan actualmente.

Respecto a la propuesta de la Junta de Andalucía de abrir los establecimientos hosteleros el 25 de mayo, el chef Xanty Elías señaló que “todo depende de que el Estado diga si se puede o no abrir”. Indicó que “la intención de que se pueda abrir cuanto antes para nosotros sería lo mejor pero sería una imprudencia”.

De hecho, “ya es una imprudencia decir que se abran el 25 de mayo sin saber cómo se van abrir, pero sería más imprudente no tener tiempo de preparación para que los establecimientos puedan abrir con esas condiciones, que tiene que decir el Estado”. Subrayó que cuando tras hablar el Estadodecir cómo hacerlo, debatirlo y llegar a un consenso “para generar confianza”.

Según el chef onubense, “el mensaje claro que debemos enviar desde el sector al Gobierno es que los establecimientos de hostelería (bares, restaurantes y cafeterías) somos la herramienta perfecta para generar confianza ante la ciudadanía, que tiene miedo”. En este sentido, recalcó que “tenemos que abrir seguros, cuanto antes, pero seguros”.

El empresario de la hostelería apuntó que desde Acánthum y el Grupo Xanty Elías “vamos a empezar de cero. Lo que tenemos claro es que Acánthum no va a renovarse, va a renacer”.

Incidió en que “desconozco las medidas que hay que adoptar. Hasta el momento son conjeturas, no podemos basar la reapertura en rumores, hay que basarla en la verdad, la ley y la seguridad de los clientes y de nuestros empleados”. Comentó que en el momento en el que los ciudadanos vean un bar abierto y puedan entrar “van a tener una sensación de seudonormalidad, porque la normalidad tal y como la conocemos no la vamos a volver a tener, vamos a volver a una nueva normalidad”.

Para Manuel Gómez, del Portichuelo, “cuanto antes abramos, mejor ,pero el Gobierno no ha dicho nada en firme. Todo el mundo hace propuestas, pero hasta que el Gobierno no saque un decreto todo son conjeturas”.

El hostelero remarcó que si se acuerda que se abra en una fecha concreta “nos tendrán que dar una normativa y dárnosla con tiempo”, a lo que añadió que “no se podrá abrir con las mismas condiciones y se nos plantean muchos problemas”, entre ellos, por ejemplo, con cuántos empleados, ya que “si no hay un tercio de clientes, esto es una ruina. El Gobierno tendrá que sacar un decreto y decirnos lo que tenemos que hacer”. Hasta entonces, Gómez no tomará ninguna medida respecto a su establecimiento.

Juan María Oraque, propietario de Oraque, D’altura y Piedra Larga, manifestó que “una cosa es que se abran y otra que entre la gente” en bares y restaurantes, así como que “se mantengan los gastos con respecto a los ingresos”. Él considera “imprudente” que se abran los establecimientos en fechas que ronden el 25 de mayo. No obstante, cree que la posibilidad de hacerlo no se puede valorar hasta que el Gobierno marque las pautas para ello.

El hostelero está convencido de que si se abren en mayo “vamos a perder bastante dinero porque la gente tiene mucho miedo y no va a entrar en un sitio cerrado. Para mí es completamente inviable que se pueda abrir ahora con las condiciones que tenemos, es imposible. Ya me gustaría a mí que la gente no tuviera miedo pero tiene miedo porque a nivel sanitario no hay test suficientes para que esté tranquila, tiene que haber tranquilidad en la población y no la hay”.

“Puede que se tomen alguna cerveza o que vayan a comer algunos pero los ingresos van a ser tan distantes a lo que teníamos antes. Entre la restricción que va a poner en Gobierno y el miedo que tiene la gente voy a tener unos ingresos de entre un 30 o un 40% y eso siempre siendo muy optimista”, explicó Oraque, que incidió en que “hay muchas dudas, los gastos van a superar los ingresos, para que haya más ingresos tiene que pasar un tiempo prudencial, que a la gente se le quite el miedo y pueda salir con confianza”.

Esto no quiere decir “que yo esté en desacuerdo con abrir, estoy en desacuerdo con abrir con la cantidad de dudas con la que lo vamos a hacer, yo prefiero hacerlo bien o no hacerlo porque es mucho peor lo que va a venir después, es preferible ser coherente con lo que está pasando y muy respetuoso”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios