Balance de la temporada turística de Huelva La falta de servicios y conexiones empañan la buena cifra de viajeros en verano

  • La campaña arroja un alza en la ocupación y las pernoctaciones

  • El Círculo Empresarial de Turismo alerta de un cambio de ciclo y pide más implicación a las Administraciones

Numerosas personas disfrutan de la playa de Punta Umbría. Numerosas personas disfrutan de la playa de Punta Umbría.

Numerosas personas disfrutan de la playa de Punta Umbría. / Canterla

Es innegable la fuerza turística que tiene la provincia de Huelva cuando el buen tiempo asoma en el techo de luz del litoral. El destino onubense es una opción que escogen miles de visitantes para hacer un paréntesis en su vida laboral. Los números refuerzan estas afirmaciones cuando el final del estío viste de nubes a un mar que se evapora de sombrillas de colores. Desde el año 2015 el turismo en Huelva, que representa casi un 11% del Producto Interior Bruto provincial, traza una senda de crecimiento sostenido a juzgar por las cifras que balancean a mediados del mes de septiembre. El grado de ocupación hotelera ha dejado un mes de junio y julio con números positivos de hasta un 4,34% y un 3,26% de aumento con respecto a 2018, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Y se espera que agosto crezca un buen 6,16% –para llegar a un 81,7% de ocupación–, mientras que septiembre lo hará un 3,33% superior al ejercicio pasado. Así lo prevé el Círculo Empresarial de Turismo, la cabeza visible del sector que aguarda su labor para que la provincia siga brotando en uno de los desarrollos económicos más importantes de la productividad onubense.

Las pernoctaciones alcanzan también un valor superior durante este verano. De junio a septiembre crecen con respecto a 2018 –agosto y septiembre todavía son estimaciones–, donde julio ha presentado un alza del 26,8%, mientras que en agosto se contabilizarán presumiblemente más de 730.000 noches turísticas. Además, estos datos van ligados a los días que los turistas pasan de media en la provincia onubense. Su estancia cada vez se alarga más –menos en junio que cayó un 0,6%– como ocurre con la previsión de agosto –mes estrella– con 4,63 días de media.

El perfil habitual que llega hasta tierras onubenses en verano, como es costumbre, es el del turista nacional aunque en el mes de junio los datos de pernoctaciones entre visitantes nacionales (293.363) e internacional (229.120) se equipara a una cierta distancia. A partir de ahí las pernoctaciones nacionales superan con creces el medio millón en los meses de julio y agosto y también crecen –según las estimaciones del Círculo Empresarial de Turismo– un 5,66% durante septiembre. Sin embargo, los números negativos se reflejan en el impacto turístico en el extranjero. Existe una caída importante de los visitantes internacionales, quienes sus pernoctaciones descienden entre junio y septiembre, llegando incluso a un 9,3% en agosto. Esto se debe en parte a la nueva oferta de destinos emergentes que hacen presagiar al sector un futuro a corto y medio plazo con una ralentización de la actividad turística.

Esta es una de las caras negativas del escenario. Sin embargo el resto de números positivos no son una victoria a celebrar con un abultado optimismo ya que van ligados a una dificultad en la comercialización de la oferta. Esto quiere decir que ha habido un sobre esfuerzo del sector para cumplir con los objetivos estadísticos, sobre todo ligado a una “incertidumbre” en el mes de julio y la segunda quincena de agosto. El turista ya no reacciona como antes a las ofertas de última hora que además significa un descenso del 3,5% en el precio medio de las habitaciones sumado a una menor rentabilidad. Y es que desde el Círculo Empresarial de Turismo advierten de que no es lo mismo cuando se lanzan reservas anticipadas que, aunque el precio es menor, ya se juega con esos números antes de empezar la temporada, cuestión que no ocurre con las ofertas de última hora.

Más allá de los números, que con este cambio de ciclo no va a ser fácil mantenerlos según avisan desde el Círculo, muchos son los factores que inciden en que Huelva sea el destino turístico escogido por los visitantes. Para seguir luchando en la brecha de uno de los sectores productivos por excelencia en este esquina del sur occidental todos los agentes deben remar en la misma dirección. “O definitivamente se hace una apuesta por el sector turístico por parte de las administraciones con carácter general y las locales en particular en nuestra provincia, o a corto-medio plazo, no se podrán incrementar ni siquiera mantener los resultados que en los últimos años se han alcanzado”, advierten desde el Círculo Empresarial de Turismo. Esta voz de alarma la lanzan ya que piensan que existe una “falta de implicación” desde las Administraciones locales “en el mantenimiento de los espacios y destinos turísticos” hasta tal punto que se ha convertido en un “problema estructural”.

El Círculo asegura que de manera frecuente llegan quejas de los visitantes acerca de la “limpieza” de los espacios ya sea en viales, zonas ajardinadas e incluso las playas. También acerca de la falta de mantenimiento en acerados y vías urbanas, y la ausencia de aparcamientos en diferentes puntos. “Este año, en particular, la proliferación de algas, su acumulación y posterior abandono en cuanto a su recogida por parte de algunos ayuntamientos”, también ha sido uno de los motivos y factores que inciden negativamente en el impacto turístico.

Un visitante descarga sus maletas a su llegada a la provincia de Huelva. Un visitante descarga sus maletas a su llegada a la provincia de Huelva.

Un visitante descarga sus maletas a su llegada a la provincia de Huelva. / Canterla

Hay que reseñar la fidelidad del cliente que llega a Huelva gira entorno al 25% y cada persona que pisa tierras onubenses se convierte en un potencial evaluador del destino así como de un hilo conductor cuando regresa a su lugar de origen con el coloquial, boca a boca. Los hoteleros aseguran que no piden una ayuda económica ni ningún tipo de subvención para solventar los problemas o los números que puedan acarrear en el ámbito turístico sino que “sólo pedimos las herramientas necesaria para poder garantizar el desarrollo de nuestra actividad económica y la seguridad y bienestar de los más de 17.000 trabajadores que viven directamente de este sector, sin contar los indirectos”. En este sentidos, desde el Círculo Empresarial demandan “las condiciones mínimas” para el desarrollo turístico “con cierta garantía de éxito”.

Entre estas cuestiones desde el Círculo piden que los planes de playa de cada año no sean “un caballo de batalla hasta bien entrada la temporada”, cuando estas localizaciones son el “principal activo turístico” que hay en la provincia. En la lucha por desestacionalizar el destino onubense, que ya se alarga en el principio y el final de la temporada, “no es de recibo que a comienzos de la Semana Santa tengamos todas las incertidumbres posibles respecto de con qué servicios públicos y privados se puede contar en las playas para poder ofrecer un producto de calidad”, un hecho ante el que existe “improvisación y falta de interés” en la actualidad. Ante la iniciativa de la Junta de la aprobación de estos planes antes de la Semana Santa, los hoteleros piden que se “homogenicen en las medida de lo posible las infraestructuras de servicios en todo el litoral”.

Entre otras reivindicaciones, el Círculo Empresarial de Turismo no se olvida de la conectividad del destino, así como las “permanentes deficiencias” en los servicios hasta tal punto que “nos parece una tomadura de pelo el tratamiento que Renfe y Adif están dando a nuestra provincia, ya que no sólo afecta a la operatividad de esta conexión, sino que incide en una pésima imagen de nuestro destino”. Al mismo tiempo el Círculo exige una mejora de la conexión municipios onubenses mediante el desarrollo de un plan de conectividad. También reclaman a las administraciones que luchen contra las “acampadas ilegales” de las autocaravanas, así como contra la competencia desleal del sector. Desde el Círculo aseguran que la oferta turística clandestina en Huelva alcanza “casi la totalidad de las plazas turísticas legalizadas disponibles”.

Así, los números turísticos del verano salvan la temporada pero con la voz de alarma de fondo ante lo que está por venir. Desde el Círculo Empresarial de Turismo piden unión y trabajo para hacer de la provincia un destino turístico de calidad a la altura de los mejores y mantener o incluso incrementar los números de un sector que aporta a las arcas municipales, a través del IBI, 11 millones de euros, sólo en hoteles.

La hostelería es uno de los principales sectores de la temporada estival onubense. La hostelería es uno de los principales sectores de la temporada estival onubense.

La hostelería es uno de los principales sectores de la temporada estival onubense. / Canterla

La facturación hostelera recupera terreno perdido

Que los datos turísticos crezcan de un año para otro supone prácticamente un aumento en la facturación de los bares, restaurantes, chiringuitos y de todo el sector hostelero en general. A eso se suma el aumento del empleo y el imprescindible desarrollo económico en el territorio onubense. Una rueda en la que no puede fallar ningún eslabón, donde el turismo juega un papel crucial para que todo funcione y que implica de lleno a la empleabilidad. Tanto es así que Huelva es la segunda provincia del país donde más sube el empleo turístico en el mes de agosto con casi 22.000 trabajadores, un 5,5% más que en el último año, según los datos de la Confederación Empresarial de Hostelería de España.

Lo que sí es cierto es que en el sector hostelero no existen controles estadísticos ni por parte de la Administración ni por parte de los propios establecimientos, por lo que el Círculo Empresarial de Turismo se guía, señala, básicamente por los resultados económicos basados casi en exclusividad en la facturación media. Así, de un análisis realizado en establecimientos situados en el litoral y en la capital onubense, el Círculo Empresarial de Turismo apunta que la facturación media ha aumentado un 2,5% en el mes de junio con respecto al pasado ejercicio, un 0,75% en julio, un 1,55% en agosto, y un mantenimiento de las cifras en el mes de septiembre. No todo se pinta de color en este sector puesto que es el “más afectado” explican desde el Círculo por la climatología, sobre todo la de julio, cuando el año pasado perdió una facturación del 4,8%.

La mala climatología en algunas jornadas del comienzo del verano “no ha permitido un disfrute intensivo en las zonas de veladores y exteriores, y que sin duda han condicionado el resultado total de la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios