Huelva

Un atípico Día de los Difuntos en Huelva

  • El cementerio de la Soledad ha contado con un refuerzo en los servicios de limpieza y un dipositivo especial de seguridad por parte de la Policía Local

Un atípico día de los difuntos Un atípico día de los difuntos

Un atípico día de los difuntos / Josué Correa (Huelva)

El Día de los Difuntos suele ser una jornada emotiva y especial para muchas personas que acuden a los cementerios a visitar a sus seres queridos y limpiar sus tumbas.

Pero este año ha sido una jornada distinta a la de otros años y la pandemia del coronavirus que se padece a nivel mundial ha marcado también el Día de los Difuntos. Un día en el que se ha visto muy reducida la afluencia de visitas al cementerio onubense de Nuestra Señora de la Soledad.

Quizás sea el hincapié que han hecho las autoridades, sumado a las advertencias llamando a la prudencia para evitar aglomeraciones, pero el caso es que los onubenses se han comportado con responsabilidad y no solo han reducido las visitas, si no que las han escalonado durante los días previos para evitar las concentraciones de personas en un sólo día que ocurría otros años.

Así lo ha explicado Chari, una de las floristas del camposanto, quien ha lamentado el bajo número de visitas de este año, “algo que viene a sumarse al difícil año que estamos viviendo y que ha hecho que nuestras ventas de flores se reduzcan hasta en un 30%”. Unas ventas que, según ha trasladado la florista, han tenido a las margaritas como protagonistas por su alta tolerancia a las altas temperaturas, desbancando al clásico clavel rojo, “ya que estamos viviendo unos días de mucho calor y la gente quiere que las flores luzcan el mayor tiempo posible en las tumbas de los familiares”.

Por otro lado, Juani y Manuel, dos hermanos que se han acercado a visitar a sus padres, “porque por desgracia hace muchos años que nos faltan y siempre vivimos este día de forma muy especial, así que este año, a pesar de las circunstancias y el miedo, no queríamos que faltaran las flores frescas en sus tumbas”. En este sentido, han querido destacar la buena organización que han encontrado en el cementerio, “y la sensación de seguridad que hemos tenido en todo momento”.

Responsables de mantener este orden que comentan Juani y Manuel son los trabajadores del camposanto onubense, quienes se han esforzado estos días por mantener las instalaciones en perfecto estado permanentemente. Tal y como ha comentado Joana, responsable de la limpieza de los baños del cementerio, quien ha querido destacar el tesón de los trabajadores durante estos días, “ya que, por ejemplo, entre otras cosas, hemos reforzado la limpieza de los baños y siempre que alguien hace uso de ellos a continuación paso a limpiarlos, para asegurarnos el buen estado de los mismos”.

Esta medida es una de las que ha puesto en marcha el Ayuntamiento como consecuencia de la situación especial que se está viviendo a causa del COVID-19, medidas de las que también forma parte la decisión de cortar el agua de los grifos, así como la retirada de las escaleras, “algo que han hecho con la intención de evitar que todos los toqueteen, pero que la mayoría de la gente no lo sabía por lo que no se ha evitado su manoseo y además ha generado descontento porque se han encontrado con la falta de agua para limpiar las tumbas de sus familiares”, nos comentan trabajadores del camposanto como receptores de las quejas.

Este año, si algo tenían claro las autoridades responsables era la necesidad de garantizar la limpieza y la seguridad del cementerio, por lo que a las medidas comentadas anteriormente hay que sumar el refuerzo realizado por la Policía Local que, tanto el Día de los Difuntos como los días previos, ha puesto en marcha un dispositivo especial formado por dos patrullas “destinadas a controlar el aforo, regular los aparcamientos y estar pendientes de cualquier incidencia que pudiera surgir”.

Pero aunque el día 2 de noviembre sea un jornada especial, para muchos es tan solo un día más para visitar a sus familiares, ya que suelen acudir con frecuencia para mantener en buen estado las tumbas de sus seres queridos.

Sin duda en plena segunda ola de pandemia todos tenemos la sensibilidad a flor de piel y este este atípico Día de los Difuntos, como todo lo que está tocando pasar desde que comenzó esta lucura, ha sido especial. O almenos así se ha vivido en el cementerio de la capital, donde todos los que se han acercado a recordar a los ausentes han compartido un deseo común: que pase esta pandemia que tanto está haciendo sufrir a todo el mundo desde principios de este 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios