Bajada de la Patrona de Huelva

La Virgen Chiquita recibe a 16 nuevos corazones

  • La víspera de la bajada se vive con un acto sencillo y entrañable de la Hermandad de La Cinta

Un nuevo hermano besa la medalla que se le va a imponer. Un nuevo hermano besa la medalla que se le va a imponer.

Un nuevo hermano besa la medalla que se le va a imponer. / Domínguez (Huelva)

Comentarios 0

El tercer fin de semana de agosto se convierte en cintero desde hace ya mucho tiempo. Aunque el momento importante se vivirá este domingo con la bajada de la Virgen y su llegada hasta la Merced, el sábado suele ser un día de más recogimiento en el que la Hermandad que lleva el nombre de la Patrona de Huelva, se prepara para todos los actos que culminarán el 8 de septiembre. Son semanas de devoción mariana y choquera que tuvieron este sábado, dos momentos íntimos y muy bonitos que los siguió un buen número de personas que dejó pequeño el santuario del Conquero.

El hermano mayor porta la imagen de la Virgen Chiquita. El hermano mayor porta la imagen de la Virgen Chiquita.

El hermano mayor porta la imagen de la Virgen Chiquita. / Domínguez (Huelva)

Es el día en el que la hermandad recibe a sus nuevos miembros que en esta ocasión han sido 16. Es el hermano mayor Bienvenido González el encargado de ponerles la medalla que es el símbolo que les vincula de por vida a la devoción de La Cinta.El segundo y hermoso acto fue el del traslado de la Virgen de la Cinta hasta su paso procesional. La imagen, como bien se sabe en Huelva, se encuentra en el altar derecho mientras que el paso, en el izquierdo. Algo en el paso mostraba sintomáticas diferencias tan solo con un día antes.

La imagen del Niño ya no se encontraba allí. El bello templete se encontraba vacío a la espera de recibir a la Virgen Chiquita, lo que ocurrió de manos de Bienvenido González. Antes de que diera comienzo la celebración eucarística, el florista Antonio Rivera, encargado del exorno tanto del templo como del paso, ultimaba detalles y a las 20:30, comenzó la misa presidida por el capellán del santuario Andrés Vázquez.En su disertación, el sacerdote hizo una invitación a todos los presentes, para que no nos “acostumbremos a oír la Palabra de Dios, sino que ésta siempre provoque en nosotros una revolución interna”.

Prueba de ello puso a María que no fue indiferente a lo que Dios le dijo y se convirtió en la primera cristiana, es decir, seguidora de Jesús:“Cuando María recibió el saludo del ángel y el mensaje del Señor, asumió la voluntad de Dios a pesar de los problemas que le podrían acarrear”.Esta víspera de la bajada, finalizó con la Virgen ya dispuesta en su paso a la espera de recibir el cariño de los choqueros que siempre la reciben a miles en una cita con una fuerte carga de intimidad mariana. La Patrona llegará a la catedral a eso de las 10:45. Un año más, la bella imagen saldrá a la calle en su portentoso paso, obra realizada en 1940 en el taller del orfebre Manuel Seco Velasco.

La imagen que procesiona es una obra atribuida a Benito Hita del Castillo, de la segunda mitad del siglo XVIII.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios