Crimen de Almonte Las víctimas solicitan formalmente la protección del Ministerio Fiscal

  • Aníbal Domínguez pretende reunirse con la subdelegada para informarla sobre los ataques que sufre

Aníbal Domínguez y su padre, Antonio, en una de las jornadas del juicio del crimen de Almonte. Aníbal Domínguez y su padre, Antonio, en una de las jornadas del juicio del crimen de Almonte.

Aníbal Domínguez y su padre, Antonio, en una de las jornadas del juicio del crimen de Almonte. / Josué Correa (Huelva)

Aníbal Domínguez, hermano y tío de Miguel Ángel y María (asesinados a cuchilladas en su casa de Almonte en abril de 2013), ha formalizado la petición de protección a la Fiscalía de Huelva a través de un escrito dirigido al fiscal jefe de Huelva, Alfredo Flores, ante los "insultos, injurias y calumnias" que viene recibiendo en los últimos años a través de las redes sociales.

En el documento, al que ha tenido acceso Huelva Información, el almonteño expone que "desde que acabó el proceso judicial por el doble asesinato de mi hermano y mi sobrina han sido reiteradas las veces que vengo recibiendo" las descalificaciones. Las considera, subraya, "de máxima gravedad" puesto que algunos se atreven a insinuar –o a señalarlo directamente– "como el asesino" de sus seres queridos.

Estos incidentes, explica Domínguez al Ministerio Público, han sido denunciados reiteradamente y desde hace varios años ante la Guardia Civil, concretamente en la Comandancia de Huelva y en los puestos de Almonte y La Palma del Condado, "sin que hasta la fecha hayan arrojado ningún resultado".

El último de estos desagradables episodios se produjo hace solo unos días, como adelantó este diario, y fue denunciado ante la Benemérita palmerina: una usuaria de Facebook dejaba caer en el muro de Aníbal Domínguez que él podría ser el autor del asesinato de su hermano.

Dicho mensaje, eliminado poco después pero a cuya captura tuvo acceso este rotativo, señalaba que "por qué toda la culpa al que no es y no buscáis al culpable de una vez, a ese señor que habla" (apuntando a Aníbal Domínguez) "puede ser hasta él porque nunca ha querido a su hermano, lo conozco desde pequeño".

Este tipo de ataques provocan en la familia de los asesinados "un perjuicio y sufrimiento profundos", confiesa el almonteño en su escrito al fiscal jefe. "La gravedad del asunto es tal que no entendemos cómo ninguna instancia ni autoridad ha actuado aún con objeto de proteger a los familiares de las víctimas, que nos vemos en el más absoluto de los desamparos".

Domínguez considera que "existe una impunidad absoluta a la hora de que individuos e individuas tengan la osadía de proferir tales injurias", por lo que pide el amparo del Ministerio Público.

En paralelo, solicita a Alfredo Flores una entrevista en sede judicial "con la finalidad de mostrarle nuestra más absoluta indignación y hacerle ver la necesidad que tenemos de recibir amparo" por parte de la Fiscalía de Huelva.

Por último, recalca que "nos vemos en la más auténtica de las desolaciones, entendiendo que no es de recibo, bajo ningún concepto, que tales intromisiones injuriosas en la dignidad y honor de mi persona se puedan seguir consintiendo sin que ninguna autoridad intervenga para cortar estas acciones".

En paralelo, el hermano de Miguel Ángel Domínguez ha solicitado también por escrito una "reunión urgente" con la subdelegada del Gobierno en Huelva, Manuela Parralo, "para trasladarle nuestra difícil posición". Aníbal recuerda en la instancia, que también obra en poder de este periódico, que "no solo es que este caso no tenga un culpable", ya que el único sospechoso fue enjuiciado y quedó absuelto, sino que a todo se añade "el escarnio público al que me veo sometido en Almonte y los ataques y señalamientos a mi persona".

De manera muy gráfica, Aníbal Domínguez exponía en su perfil de la red social que "imaginaos que le dijeran a Ruth Ortiz, a Antonio del Castillo, a Juan José Cortés, a Juan Carlos Quer que pueden ser los asesinos de sus hijos e hijas", algo que tachó de "crueldad malintencionada".

Se preguntaba además que si tal afirmación con respecto a las familias de asesinados "¿podría eso aguantarse? No se puede mirar para otro lado ante tanta maldad". En el mismo texto pedía ayuda a sus allegados para "no consentir ni un segundo más que se cometa esta barbaridad propia de salvajes". Agregaba que "la situación se está volviendo más insostenible" y que "todos sabéis que se trata de una campaña orquestada para que el caso quede en silencio", lo que finalizaba con un contundente "no más ataques a las víctimas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios