Huelva

La Universidad de Huelva realiza el estudio de viabilidad de la explotación del café-cultural de la Almagra

  • El Centro de Interpretación Arqueológica ‘Huelva, Ciudad Milenaria’, habilitado en 2017 para el nuevo uso de carácter hostelero, permanece cerrado desde hace más de ocho años

El edificio convertido en café-cultural en la cima del Cabezo de la Almagra.

El edificio convertido en café-cultural en la cima del Cabezo de la Almagra. / Josué Correa (Huelva)

La Universidad de Huelva realiza el estudio de viabilidad de la explotación de la concesión de servicio del café-cultural en el que se ha transformado el Centro de Interpretación Arqueológica ‘Huelva, Ciudad Milenaria’, ubicado en el Cabezo de la Almagra, en el campus del Carmen. El estudio de viabilidad “es un requisito obligatorio y previo a la licitación”, destacaron desde el Vicerrectorado de Universidad Digital y Campus Sostenible.

Las obras para reacondicionar la original edificación para convertirla en un establecimiento hostelero se llevaron a cabo entre finales de julio de 2016 y enero de 2017 con un presupuesto de 228.024,91 euros. Una barra de bar ocupa gran parte de la que era la superficie expositiva de la primera planta, mientras que el sótano se destina a almacenes y cocina.

La intervención no altera la configuración arquitectónica del edificio, diseñado por el arquitecto onubense Sebastián Cerrejón. Se ha construido un patio inglés en su fachada norte, a nivel de sótano, para la maquinaria de climatización y ventilación, y en su fachada sur se ha colocado un umbráculo, junto a los restos arqueológicos.

El edificio fue inicialmente diseñado como elemento vertebrador de un parque temático sobre la historia de Huelva. Supuso una inversión de 1,5 millones de euros, a cargo de las arcas municipales. En febrero de 2008, el Ayuntamiento cedió oficialmente a la Universidad los terrenos del Cabezo de la Almagra y con ello el Centro de Interpretación Arqueológica ‘Huelva, Ciudad Milenaria’ para su gestión, instalaciones que no abrieron sus puertas hasta el 14 de diciembre de 2011, para cerrarse un año y medio después, concretamente en junio de 2013.

Se inauguró con escaso contenido (nueve paneles informativos) pero estaba previsto ampliarlo con restos arqueológicos y se contemplaba un área dedicada a la investigación. Nada de ello se llevó a cabo. El Centro de Interpretación Arqueológica se cerró para realizarse unas obras de mejora, la Universidad apostó por modificar su uso y desde hace más de ocho años permanece cerrado. Las instalaciones se reabrirán como un espacio cultural-café una vez que se licite la concesión de la explotación del establecimiento hostelero.

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Huelva, dirigidos por el catedrático de Arqueología Juan Manuel Campos, halló los restos arqueológicos en el año 2002. Estos determinan que hubo una dilatada ocupación en el tiempo en este área de la ciudad debido principalmente a dos factores: su posición estratégica y la disponibilidad de un potencial agrícola con un red hídrica que permitió el mantenimiento de una villa rústica en época romana, una alquería islámica y de un cortijo rural en época moderna-contemporánea.

En el cabezo de la Almagra se propone un recorrido por la historia, que comienza por los restos de la almazara, un complejo industrial islámico, datado entre los siglos X y XIII dC, y continúa por los de un cortijo contemporáneo; la alquería, un complejo habitacional islámico, del X al XIII ; el lugar donde se encontró un silo romano, del I al VI dC , y un complejo habitacional moderno-contemporáneo.

En 2019 la Universidad de Huelva invirtió 12.043 euros en la limpieza y restauración de los restos arqueológicos del Cabezo de la Almagra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios